Emisoras comunitarias del Catatumbo, claves en la construcción de paz

Lunes, 28 de Diciembre de 2020
Callar nunca ha sido una opción para los periodistas de esta región.

Si ejercer el periodismo en Colombia, conlleva riesgos, en la región del Catatumbo, donde la violencia se ha ensañado con sus habitantes y la presencia de grupos armados ilegales está a la orden del día, ejercerlo es más una vocación, que una profesión. 

En esta región de Norte de Santander, compuesta por 11 municipios, existen actualmente 9 emisoras comunitarias que día a día luchan por informar en un contexto en el que la violencia se impone y la información que se transmite puede acarrear problemas para quienes las lideran. 

“Los periodistas tenemos un rol crucial en la construcción de la memoria histórica de un país que necesita conocer y entender su pasado de violencia para no repetirlo; en la búsqueda de la verdad, para identifi car las causas, el desarrollo y las consecuencias de esa violencia; y en la construcción de la paz, para cambiar el presente y mirar hacia el futuro, y así lograr tener un país en el que sea posible pensar diferente sin que a nadie le cueste la vida”, dice Nubia Rojas, periodista y consultora independiente especializada en temas de paz y asuntos sociales, políticos y humanitarios, sobre el rol de los medios de comunicación en la construcción de paz en Colombia.

En el Catatumbo, hablar de emisoras comunitarias, es hablar de participación ciudadana. Viviendo en medio de la guerra y las amenazas constantes, han demostrado que su único objetivo es ser la voz de los más desfavorecidos.

Bajo ese horizonte, hablamos con siete de ellas para conocer cuál ha sido su papel en la construcción de paz para su región y saber si luego de 4 años de fi rmado el Acuerdo con la guerrilla de las Farc, este territorio ha experimentado algún cambio.

Sardinata stéreo

Sardinata Stéreo 88.2 FM hace parte de las emisoras comunitarias del departamento. Desde hace más de 20 años, ha tenido un firme propósito: generar espacios radiales de participación ciudadana, especialmente de la zona rural en el municipio de Sardinata.

Carlos Omar Jiménez Moncada es el actual coordinador de la emisora y quien desde hace varios años ha estado al frente de esta organizando la parrilla de contenidos y velando porque la información que se brinde sea veraz y se maneje con mucho cuidado y responsabilidad. “Las emisoras comunitarias tienen una responsabilidad social y precisamente con el asunto del conflicto, se tiene la claridad de lo que significa ayudar o aportar a través de la locución y del periodismo radial para construir escenarios de paz, especialmente para la zona del Catatumbo de difícil acceso”, dijo Carlos Omar.

Jiménez reconoce que, aunque Sardinata ha sido uno de los municipios del Catatumbo que históricamente ha tenido que superar distintas violencias y la emisora claramente no ha sido ajena a esta realidad, ha sido resiliente y se ha mantenido con el pasar de los años. “Creo que cada uno, desde lo individual como locutor, ha vivido algún tipo de acoso, por precisamente tener ese lugar y esos micrófonos abiertos para informar. Pero la respuesta de la comunidad con la emisora ha sido favorable porque sabe que uno se la juega toda por decir la verdad”, agregó el coordinador. Aunque los riesgos están latentes todos los días por vivir e informar en medio de un confl icto que aún se hace presente, desde la emisora Sardinata Stéreo reconocen que la Comisión de la Verdad ha sido una gran gestora de paz.

“La Comisión de la Verdad es de las pocas organizaciones que logran dar visibilidad a todos los hechos victimizantes. Además, corresponde a un escenario de garantía para las víctimas, pero también para los victimarios. He visto cómo hacen grandes esfuerzos y avances desde la comunicación estratégica. Permanentes acciones entre victimarios y víctimas, en donde lo que se busca es decir la verdad y que haya una reparación colectiva”, mencionó el coordinador de la emisora comunitaria. 

Carlos considera que ya hay signifi cativos ambientes de paz en su región, reconociendo que los medios de comunicación alternativos han sido fundamentales en la construcción de estos. “Las radios comunitarias en el Catatumbo han sido vitales porque se han generado espacios de reconciliación. En Sardinata se respiran ambientes de paz y tengo la certeza de que alguien que llegue al municipio, por ejemplo, de Cúcuta, se va a dar cuenta de que aquí hay unos escenarios de paz impresionantes y que la gente está unida en medio del dolor; que la gente disfruta de los ríos y de los grandes paisajes”, puntualizó Jiménez. 

Teorama Stéreo

La emisora comunitaria del municipio de Teorama, Teurama Stéreo 107.2 FM, inició en 1999 y ha venido desarrollando diferentes trabajos en el campo de la comunicación, con el fi n de educar, recrear e informar a los oyentes, permitiéndoles su participación en espacios de interés colectivo para facilitar la resolución de confl ictos y promover el desarrollo sociocultural, la democracia y la paz desde una perspectiva pluralista e incluyente.

Miguel Ángel Santiago es quien está al frente del cañón con la emisora y reconoce que la radio comunitaria fue hecha para la comunidad y en el tema de la construcción de paz, “siempre hemos buscado enfocarnos en un campo muy abierto que nos identifi ca, y son los temas culturales, deportivos, campesinos”. A través de la niñez, la juventud, las mujeres cabezas de hogar y los campesinos, buscan resaltar el trabajo que estas comunidades realizan en la construcción del tejido social, fundamental para hablar de paz en las zonas del Catatumbo. “Hemos sufrido durante el proceso con el tema de los enfrentamientos, pero aún en medio de estos, las emisoras comunitarias han sido esa voz que acompaña a las personas que han sido víctimas del confl icto, que han sufrido el fl agelo de la desaparición de sus familiares”, detalló Santiago.

El equipo de Teurama Stéreo ha tenido que ir ‘aprendiendo sobre la marcha’ a informar en medio de un confl icto que no ha cesado y que les ha enseñado que hacer periodismo diario en medio de zonas urbanas y libres, no es lo mismo a informar y hacer periodismo en medio de la violencia. 

“Por ejemplo, cómo y de qué manera se debe abordar una entrevista con una persona que fue afectada por la violencia en el marco del confl icto. Poco a poco fui aprendiendo, hasta lograr que mi vida no corriera riesgo”, explicó el director de Teurama Stéreo. Quizás por esto, el periodismo para esta emisora se ha ido transformando, sin dejar a un lado su misión por construir escenarios de paz, enriqueciéndose a través de otras miradas como la ambiental, deportiva, cultural, etc. 

“Como emisora comunitaria, estuvimos comprometidos al 100% con el proceso de paz. Para la región del Catatumbo, después de tantos años en que no se ha podido vivir en paz, de una lucha constante sobre el confl icto armado, ese proceso era una luz de esperanza y esa luz había que apoyarla de una u otra forma”, agregó el locutor. 

Miguel Ángel mantiene la esperanza de que algún día se logre la paz verdadera que Colombia anhela, pues cuando en la emisora se han desarrollado temas explicando cada ítem sobre el proceso de paz, la respuesta de la comunidad ha sido favorable. 

Sabrosa stéreo

Agustín Mac Gregor, director de la emisora Sabrosa Stéreo de Ocaña (107.2), ha hecho equipo con las emisoras de la provincia para promover siempre escenarios de paz. Mac Gregor resaltó que los micrófonos de su cabina siempre han estado abiertos para quienes quieran establecer diálogos encaminados a la búsqueda de la paz, dando como ejemplo al consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, quien utiliza mucho nuestros medios para enviar mensajes. “Nosotros siempre estamos buscando que las noticias sean positivas, dando a conocer lo que está haciendo el Gobierno Nacional, pero también mostrándole a él las necesidades que tienen las poblaciones”.

Desde la emisora comunitaria de Ocaña sienten que han ayudado a la construcción de una zona que está en confl icto, dando voz a las comunidades campesinas para que expresen sus problemas e invitando también a los grupos armados a entrar en diálogo para que, en conjunto, logren una paz verdadera. “Hasta el momento, el periodismo en el Catatumbo se ha podido ejercer con tranquilidad. Celebran el periodismo que estamos haciendo, porque es un periodismo sano, de unión, de paz, de comprensión”, dijo Mac Gregor. Para esta esta región, es fructífero el trabajo hecho por la Comisión de la Verdad, pues el campesino ha sentido el apoyo y muchas víctimas han logrado encontrar la verdad sobre lo sucedido con sus familiares en medio de la guerra. Asimismo, sienten que, en Ocaña, a pesar de que aún hay falencias y difi cultades, se puede hablar de territorios de paz, pues anteriormente caminar por las calles de la provincia era aterrador.

Ecos del Catatumbo

La emisora Ecos del Catatumbo 99.7 FM, es la radio ofi cial de la Diócesis de Tibú en Norte de Santander y está a cargo del padre Jorge Luis Gualteros, quien señala que su filosofía es trabajar por el desarrollo integral y la paz del Catatumbo. “Buscamos, a través de nuestra programación, contribuir a que la comunidad tenga participación en ella, que puedan mostrar las acciones de paz que realizan. Buscamos sembrar valores en la ciudadanía, motivar a la cultura, la reconciliación, al diálogo fraterno comenzando desde la familia y hasta con los mismos grupos armados que hacen presencia en el territorio; con ellos también se motiva a entrar en diálogo y evitar el confl icto”, dijo Gualteros. 

En Ecos del Catatumbo, la programación mantiene el enfoque de trabajar por la paz, siempre bajo un lenguaje muy prudente y contenidos neutros, en los cuales le dan espacio a toda la comunidad, pero manejando siempre la imparcialidad. 

“Las personas escuchan bastante nuestra emisora y siempre se busca mostrar un camino de paz y de reconciliación para el territorio, que la violencia y las armas no son la salida para solucionar los problemas e inconvenientes”, agregó el sacerdote.

El presbítero mencionó que la Comisión de la Verdad ha hecho un gran aporte en el territorio, trabajando de la mano con la Diocésis de Tibú, realizando varios encuentros con los jóvenes y víctimas del confl icto armado, llevando acompañamiento y adelantando los procesos para el esclarecimiento de la verdad. Aunque para hablar de ambientes de paz, el padre Gualteros considera que aún falta mucho por hacer, reconoce que en la zona del Catatumbo hay personas “muy buenas que están comprometidas con la paz y saben que la violencia no es la salida para solucionar los problemas”.

Por tal razón, invita a la comunidad a que continúe trabajando por la paz, con el apoyo de las emisoras del Catatumbo, en donde tienen abiertos los micrófonos para contar su verdad y participar activamente de todas las acciones que en estos territorios se desarrollan en la búsqueda de una paz verdadera. }

Palma stéreo

El municipio de Hacarí ha sido uno de los más golpeados por la violencia, pues los grupos armados aún controlan algunas zonas de su territorio; no obstante, para Delio Contreras, director de Palma Stéreo 107.2 FM, el papel de la radio comunitaria ha sido fundamental para generar consciencia en todo el territorio y convocar a las comunidades a generar espacios de diálogo y tolerancia. “El medio nos ha dado la oportunidad de llegar a las diferentes regiones del Catatumbo y eso nos permite concientizar a los habitantes para que busquemos la paz”, señaló Contreras. 

Resaltó que la emisora es esencial sobre todo para la zona rural que está distante del sector urbano, pues les permite recibir información relevante para sus necesidades y mantener contacto con lo que sucede en el municipio. 

Reconoce que la Comisión de la Verdad sí ha ayudado en el esclarecimiento de la verdad, pero como en todo proceso, aún quedan muchas cosas por hacer y situaciones por aclarar. Enfatiza en que, sí se puede hablar de ambientes de paz, pero “la comunidad exige a gritos una paz verdadera, una paz que llegue acompañada de inversión social con proyectos productivos”, finalizó Contreras. 

Café stéreo

En San Calixto, a través de la emisora Café Stéreo 102.7 FM, Fabián Ernesto Moreno, director de la misma, ha tratado de llevar siempre una voz de paz a cada comunidad y a cada familia. “Siempre que hay eventos sobre derechos humanos, hemos estado allí para que ese mensaje llegue a cada campesino y a cada casa, a cada familia. 

Todo lo que sea para la comunidad, siempre tiene espacio en nuestra programación”, dijo Moreno. Aunque han pasado por momentos difíciles en medio del confl icto, Fabián considera que la respuesta de la comunidad hacia la emisora y la construcción de paz ha sido favorable, pues “nosotros realizamos una especie de noticiero donde presentamos los avances que da la alcaldía y a la vez incluimos las noticias relevantes del municipio. La gente confía en lo que nosotros decimos y por eso somos muy cuidadosos de nuestros relatos”, agregó.

Por ahora, desde la zona de San Calixto manifiestan que no se puede hablar de ambientes de paz, porque si bien es cierto que el confl icto ha disminuido, aún continúa en muchas partes de la región. “Ojalá todas las emisoras comunitarias dieran espacio a la gente para que cuente las cosas como verdaderamente han pasado; esa debería ser la apuesta de estas emisoras”, dijo Moreno. 

Asunción stéreo

El padre José Trino es actualmente el director de Asunción Stéreo 88.2 FM, de El Tarra, la cual tiene como objetivo informar y abrir los micrófonos a las comunidades, entidades y líderes para que expresen sus denuncias y mensajes, siempre bajo la base del diálogo y la reconciliación.

Informar en medio de una guerra que, aunque ha mermado su intensidad, aún está latente, no ha sido fácil. Sin embargo, han contado con el apoyo de toda una comunidad que se ha manifestado favorablemente sobre el trabajo que llevan a cabo para construir escenarios de paz y verdad.

“Sabemos que aún falta mucho por hacer y en el contexto de la fe se escuchan comentarios de la comunidad que son muy difíciles y lamentables, porque se ha arraigado una cultura de violencia, pero como hombre de fe, también puedo decir que sí hay escenarios de paz en nuestra región y seguiremos trabajando para que estos crezcan cada día más”, añadió el director. Construir paz a través de los micrófonos y en medio del confl icto no ha sido una tarea sencilla para la zona del Catatumbo. 

Periodistas y locutores han sido víctimas de esta guerra que por más de medio siglo ha azotado a Colombia y que los ha dejado entre la espada y la pared: informar o callar. Algunos consideran que, para lograr una paz verdadera, se deben incluir todos los grupos armados en los procesos de diálogo, pues en el país no solo operan las Farc, situación que ha impedido que se esclarezcan todos los hechos.

“Aún hay temor, no hay confianza para que el campesino pueda salir a hacer sus trabajos o las administraciones municipales puedan desarrollar con tranquilidad, a cualquier hora, sus acciones. Cuando no se tiene esa tranquilidad, se sobreentiende que todavía no hay una paz clara”, mencionaron.

Educación, participación, inclusión social, fomento cultural, el aprendizaje autodidacta y la recursividad, son claves para el proceso de construcción de paz a través de las emisoras comunitarias. El compromiso y la perseverancia han sido fundamentales para el mantenimiento de estas emisoras que, a pesar de las problemáticas de violencia y amenazas, continúan trabajando para generar paz en sus territorios.