En el Catatumbo claman cese de hostilidades durante vacunación contra COVID-19

Jueves, 11 de Marzo de 2021
Lideres sociales del Catatumbo claman treguas o un cese de hostilidades, con el fin de facilitar cobertura a las comunidades rurales.

Voceros comunales proponen a las fuerzas militares y grupos alzados en armas un cese bilateral de hostilidades para garantizar el plan de inmunización contra la COVID-19 en regiones apartadas de la convulsionada zona del Catatumbo.

Recomiendan una protección especial de la guardia campesina a la misión médica durante el proceso de vacunación, encaminado a lograr la cobertura en la población y así evitar la propagación del coronavirus.

En medio de las tensiones propias del conflicto armado, los habitantes de la región están a la espera de las fechas y estrategias encaminadas a la aplicación de los biológicos.

Recalcan sobre la imperiosa necesidad de implementar un cese al fuego de forma bilateral por parte de grupos armados y la fuerza pública, para lograr el transporte de las dosis y evitar contratiempos con el personal médico asistencial.

El presidente de la Asociación por la Unidad Campesina del Catatumbo, Olger Antonio Pérez Quintero, señala que, así como se han efectuado treguas por factores humanitarios entre actores armados en el país, es necesario avanzar en un cese de hostilidades para implementar el plan regional de vacunación en las áreas rurales.

"El conflicto social está latente y puede entorpecer la efectividad del proceso, entonces es importante un cese al fuego, mientras se aplican las vacunas a todos los habitantes del Catatumbo”, dijo el líder social.

 Asegura que en el corregimiento de Filo Gringo, comprensión rural del municipio de El Tarra  fueron capacitados los miembros de la Asociación que hacen parte de la guardia campesina que se encargaría de la custodia de las dosis asignadas para la región.

"En la Asociación hay cerca de 300 labriegos dispuestos a proteger y llevar las vacunas a cada lugar del Catatumbo. Hay familias que viven de 8 a 10 horas de distancia de los cascos urbanos y es necesario llegar a sus territorios, además de intercesores en la comunidad, sería mejor que ellos acompañen estos traslados", precisó.

También proponen a las autoridades departamentales de salud, analizar la posibilidad de aplicar la vacuna de Johnson & Johnson, que requiere de una dosis debido a la distancia y la dificultad para acceder a sus territorios, en especial a comunidades dispersas como los indígenas.

“Dadas las condiciones de seguridad, topografía, el mal estado de las vías y extenuante recorrido es mejor ubicarlos en la zona sin obligarlos a trasladarse hacia los cascos urbanos o centros poblados. Estamos planteando una solución para que el Gobierno Nacional no esgrima la excusa que por la situación del orden público no llegan a las regiones apartadas”, recalcó.

El director de la Corporación y la Red Departamental de Derechos Humanos de la provincia de Ocaña, Nelson Enrique Arévalo Carrascal, avala la propuesta por la facilidad de una sola dosis y no requiere conservar con equipos especializados de refrigeración.

“Corresponde a zonas de difícil acceso, a veces no hay luz y se puede transportar en neveras portátiles. Entonces se debe facilitar el procedimiento”, recalcó. 

 Desde el Hospital Emiro Quintero Cañizares de Ocaña se coordina la recepción y posterior transporte de los biológicos hacia los municipios de la zona del Catatumbo.

La directora del Plan de Inmunización, enfermera jefe Samira Angarita Castro, manifiesta que se está a la espera del segundo lote de acuerdo con los lineamientos del Ministerio de Salud para la población priorizada. 

El comandante de la Trigésima Brigada del Ejército Nacional, general Marcos Evangelista Pinto Lizarazo, mencionó que juntamente con la Fuerza Aérea y la Policía Nacional se coordina con el Instituto Departamental de Salud (IDS), el traslado con helicóptero de las vacunas hacia la zona del Catatumbo.   

El periodo de vacunación coincide con los anuncios del ministro de Defensa, Diego Molano Aponte, de retomar los planes de fumigación de los cultivos ilícitos en la zona del Catatumbo.

Los campesinos insisten en la sustitución gradual y concertada como los establecen los acuerdos de paz en la Habana-Cuba. Califican como equivocada las políticas del Gobierno Nacional y estarán participando de grandes movilizaciones.

Image
Javier Sarabia