Escuchar este artículo

Acoso laboral y otras denuncias agrietan al Centro de Memoria

Lunes, 8 de Noviembre de 2021
Contratistas denunciaron que hay un mal ambiente laboral en la entidad.

La intempestiva renuncia de la directora del Museo de la Memoria, Laura Montoya –el pasado viernes–, es solo una mínima parte de la fractura que se vive en el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) por las diferencias de criterios y los manejos administrativos que se dan en la entidad bajo la dirección de Darío Acevedo.

Lea aquí: Cambiarse el nombre es mucho más fácil de lo que parece

La dimisión de Montoya fue justificada en una misiva en la que se advierte cómo el director se interpuso a que la funcionaria realizara acercamientos con movimientos de víctimas y con Redes de Memoria, entidades que han sido opositoras a la gestión de Acevedo por no sentirse representadas en esta administración, más cuando este mismo ha manifestado en ciertas oportunidades no reconocer que en Colombia hay un conflicto armado.

“El director general retiró su respaldo a mi gestión y, en adelante, se enfocó en dificultar todas las acciones de la dirección técnica sin justificación evidente o demostrada”, explica Montoya en la carta.

Las denuncias sobre las malas relaciones de Acevedo con varios de los contratistas tienen un alcance en el tiempo: durante los dos años de su gestión, cinco directores del Museo de la Memoria han dado un paso al costado. Al igual que Montoya, Martha Nubia Abello, Luis Carlos Sánchez, Rafael Tamayo y Fabio Bernal, decidieron renunciar a ese cargo por las marcadas diferencias con el director.

Personas cercanas a Montoya expresaron a este diario que Acevedo descalificó, incluso, el acercamiento de la exdirectora del Museo de la Memoria con los arquitectos e ingenieros encargados de la construcción de la sede, los cuales se distanciaron ante las posiciones y negativas de Acevedo para avanzar en la construcción del lugar.

“Recientemente otros varios hechos como la suspensión de actividades por tres semanas, en plena ejecución y sin justificación (...) y la instrucción específica de retirarme del conversatorio propuesto por la Dirección Técnica y diseñado con la Casa de la Memoria de Medellín durante la Feria del Libro en esa ciudad, entre otros”, expuso.

Montoya fue contactada por este diario para preguntarle si deseaba ampliar más los motivos de su salida, pero respondió que preferiría esperar una respuesta desde el CNMH a la carta y a su renuncia.

Conozca: Desarticulan banda que contrataba mujeres para llevar coca en senos y cola

Las otras denuncias

Los inconvenientes con los contratistas del CNMH tocan otro alto funcionario de esta institución. Se recibió más de seis denuncias de personas que tienen algún contrato laboral con la entidad, en las que señalan que Fernando Ramírez, director administrativo y financiero del CNMH no atiende a los procedimientos, es maltratador, obstaculizaba el trabajo de los equipos con víctimas y frena las comisiones con los viajes y los apoyos para el trabajo en el territorio. Y todo, según lo informado, con el consentimiento de Acevedo.

Uno de los contratistas, que pidió reserva de su nombre para evitar represalias, le aseveró a este diario que el acoso y el mal ambiente laboral han llegado al extremo de los llamados de atención a los gritos delante de otras personas, así como el maltrato verbal de los funcionarios.

“Ha pasado que Ramírez no permite que se le hable. Usted le menciona o le hace algún cuestionamiento sobre un procedimiento que a todas luces puede ser irregular, y la respuesta es que usted no tiene por qué decirle ese tipo de cosas”, dijo el contratista.

Una de las denuncias más fuertes sobre el CNMH y su director financiero tiene que ver con la asignación de recursos para realizar las distintas misiones en territorio y el trabajo con las víctimas y las organizaciones sociales.

Según expuso otro de los contratistas, ha pasado que en el momento de revisar el plan de trabajo, Ramírez ha recortado los recursos aludiendo al plan de austeridad sugerido por el Gobierno nacional.

EntéreseRobo en El Poblado no fue frustrado: se llevaron $550 millones en oro

“Sucede entonces que, por ejemplo, van a viajar tres contratistas a una región y él decide que no, que va uno solo, o recorta el rubro de transporte; eso es una irregularidad porque los contratistas debemos cumplir y para hacerlo se debe poner plata para la misión”, precisó.

Dicen los denunciantes que hace dos años cada dirección técnica tenía su ordenador del gasto, pero Acevedo nombró a Ramírez como encargado general de las finanzas: “Esto le dio más poder. Él es administrativo y no conoce el trabajo de campo y eso lo hace el equipo técnico”.

Se buscó la versión de Darío Acevedo y Fernando Ramírez a las denuncias recibidas, pero no obtuvo respuesta alguna; no obstante, este diario tiene sus páginas abiertas a su versión.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Colprensa
Colprensa

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas