Alarma en la frontera por cepa brasileña de COVID-19 en Venezuela

Domingo, 7 de Marzo de 2021
El gremio de salud pide reforzar los controles en Villa del Rosario y Cúcuta, Norte de Santander; así como en Paraguachón, La Guajira.

Luego de que se anunciara la presencia de casos de la cepa brasileña de la COVID-19 en Venezuela, la Asociación Colombiana de Salud Pública hizo un llamado al Gobierno Nacional para fortalecer los controles en la frontera con dicho país.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, confirmó esta semana que ya se habían detectado 10 contagios con la nueva cepa del coronavirus, que ha demostrado ser más contagiosa, y afirmó que su país trabajará en impedir que dicho número de casos aumente.

Al respecto, la Asociación afirmó que es necesario asegurar puestos de salud en la frontera por Paraguachón, la Guajira; Villa del Rosario y Cúcuta, en el departamento de Norte de Santander, con el fin de hacer un control a los miles de migrantes que entran al país por dicho punto. Según Migración Colombia, más de 13.000 migrantes entraron por estos pasos durante enero de 2021.

La variante P1 parece ser más contagiosa y evadir la inmunidad proporcionada por una infección pasada. Para salvaguardar la vida de nuestros hermanos venezolanos y los habitantes de la frontera, es esencial hacer pruebas PCR, verificar el estado de salud y aplicar vacunas”, solicitó la Asociación al Gobierno Nacional.

Colombia ya ha tomado un conjunto de medidas para tratar de mitigar la llegada de la cepa brasileña de la COVID-19, entre estas la realización de un bloqueo epidemiológico en el cinturón amazónico para evitar una llegada masiva de la cepa hacia el centro del país.

De acuerdo con el ministro de Salud, Fernando Ruiz, el país ha tenido éxito en la contención de dicha cepa hacia el centro del territorio, pues a la fecha no se han detectado casos autóctonos de esta variante. Al contrario, todos los casos detectados se originaron en Leticia, en el departamento de Amazonas.

Sin embargo, el ministro mencionó que todavía es un riesgo reabrir los vuelos desde y hacia Brasil, teniendo en cuenta que todavía hay un porcentaje importante de la población que sigue siendo susceptible al virus en las ciudades del país.

Los estudios más recientes de la cepa brasileña han demostrado que no induce más mortalidad, pero sí es cinco veces más contagiosa.

Variante en Venezuela

Las alarmas se activaron luego de que el presidente Maduro anunció la presencia en ese país de la variante brasileña de COVID-19.

“Hemos detectado en Venezuela la presencia de la variante brasileña del COVID-19”, informó el mandatario en un mensaje en televisión. “Es una variante (...) que es más contagiosa, transmite más carga viral (...), es más peligrosa, más grave”.

El primer caso se reportó en un trabajador del aeropuerto de Maiquetía, que sirve a Caracas, donde se confirmaron ya dos casos.

Otros dos se reportaron en el vecino estado Mirada y seis más en el minero Bolívar, fronterizo con Brasil.

“Ya nos estamos comunicando con la Organización Mundial de la Salud, con la Organización Panamericana de la Salud, y yo quería alertar a todos nuestros compatriotas (...), tenemos que cortar las cadenas de transmisión de esta variante”, agregó Maduro.

El país inició el 18 de febrero a inocular contra la COVID-19, comenzando con los trabajadores de la salud, tras la llegada de 100.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, de 10 millones acordadas con Moscú.

Otras 500.000 de la vacuna china de Sinopharm llegaron el 1 de marzo.

“Hemos comenzado de manera modesta con la vacunación”, indicó el mandatario. “Tenemos que avanzar”.

“Estoy vacunado”

Maduro recibió ayer la primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V, junto con su esposa, Cilia Flores, informó la televisión estatal.

“Estoy vacunado, no siento ningún tipo de ‘skalosky’, ni ‘fiebrasky’”, bromeó. “Dicen que uno sale hablando ruso”, dijo el mandatario de 58 años entre risas. Citando estudios difundidos en el mundo, Maduro, que tiene en Rusia uno de sus principales aliados, junto a China, Cuba y Turquía, subrayó que la Sputnik V “es una vacuna de gran poder para generar inmunidad”.

Venezuela tiene además reservadas entre 1,4 y 2,4 millones de vacunas de AstraZeneca por medio del sistema Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, no han podido llegar por deudas con la OMS.

Hasta el viernes, Venezuela llevaba  140.960 casos y 1.364 muertes por  COVID-19, según cifras oficiales.
 

Image
Colprensa