Escuchar este artículo

Asesinó a su esposo tras defenderse de una agresión

Martes, 20 de Agosto de 2019
Todo parece indicar que bajo los efectos del alcohol, el hombre empezó a discutir con su esposa.

Una sucesión de maltratos físicos de los que una mujer fue víctima durante varios años por parte de su compañero sentimental terminaron desatando una tragedia familiar en Bucaramanga

Ella, de 33 años de edad, asesinó a su esposo, Ernesto Gene Pabón, de 55 años, cuando este le propinaba una golpiza.

Estos hechos, de acuerdo con las autoridades, ocurrieron hacia las 11:20 de la noche en el segundo piso de la casa 126 del barrio Luz de Salvación, en el sur de la capital santandereana. Allí, la pareja celebraba el cumpleaños de ‘Media Res’, como era conocido Ernesto.

Todo parece indicar que bajo los efectos del alcohol, el hombre empezó a discutir con su esposa.

Pronto, todo pasó de las palabras a los golpes, hasta que Ernesto terminó agrediéndola a ella en el rostro.

En respuesta, la mujer tomó un cuchillo y le clavó la punta en la pierna izquierda, cerca a la ingle.

Gene Pabón fue auxiliado por su misma agresora y otros testigos, que lo llevaron al Hospital Universitario de Santander, HUS, a donde llegó sin signos vitales.

Según conoció, la herida afectó la arteria femoral y en pocos minutos el hombre se desangró.

Entre tanto, en la reacción policial, la mujer fue capturada por un grupo de uniformados en el centro médico.

Los antecedentes

Las autoridades del CTI de la Fiscalía señalaron que la acusada tendría procesos pendientes por violencia intrafamiliar, en calidad de víctima.

Esta sería la prueba de que en múltiples ocasiones habría sido maltratado por Ernesto Gene Pabón.

A esto se suman relatos de familiares y los antecedentes del fallecido, quien también había sido denunciado por maltrato por su pareja anterior.

Anoche, al cierre de esta edición, la mujer era presentada en audiencias concentradas ante un juez en el Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga.

Su defensa buscaba alegar defensa propia y hasta homicidio preterintencional, pues “ella no tenía intención de asesinarlo, sólo quería detener la agresión”.

Image
Colprensa
Colprensa