Escuchar este artículo

Así terminaron los dos meses de 'libertad' de Aída Merlano en un lujoso sector de Maracaibo

Domingo, 2 de Febrero de 2020
La excongresista está a la merced del gobierno venezolano.

Sector El Milagro, avenida principal, residencia Costa del Sol, piso 11, apartamento 11-C. Hasta esa dirección de la ciudad de Maracaibo llegó, a las 10:30 de la mañana pasado lunes, una comisión de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales, Faes, Eje Zulia.

Su misión era requerir allí a la ciudadana colombiana Aída Merlano Rebolledo, quien era objeto de investigación por parte de esa división de la Policía Nacional Bolivariana, debido a que se aseguraba que había entrado de manera ilegal a Venezuela.

“Luego de realizar diversos llamados a la puerta fuimos atendidos por una ciudadana de sexo femenino, quien resultó ser la persona requerida por la comisión actuante, es de citar que dicha ciudadana se encontraba en compañía de la ciudadana Elsida Tubiñez, cédula de identidad 11.991.897, quien funge como doméstica del inmueble y otro ciudadano de sexo masculino, de nacionalidad colombiana, indocumentado, identificado con el remoquete de Daniel, motivo por el cual se le solicitó a dichos ciudadanos que nos acompañaran hasta la sede de nuestra base comando con la finalidad de realizar las diligencias pertinentes”.

Así reza la minuta informativa dada a conocer a las 5:30 de la tarde de ese día por Eduardo Henríquez, jefe de las Fuerzas de Acciones Especiales Eje Zulia de la Policía Nacional Bolivariana, con la que se confirmó el rumor que ya corría tanto en Colombia como en Venezuela: la excongresista fugada el 1 de octubre se había escondido en el vecino país, pero había sido descubierta.

Tras la expedición del documento conocido por El País y en el que se distingue la frase ‘Leales siempre, traidores nunca’, siguió el trámite: Aída Merlano fue presentada ante el Juzgado 13 de Control “imputada por el Fiscal 35 Nacional por los delitos de usurpación de identidad, uso de documento falso y asociación para delinquir”.

Así lo informó al día siguiente en Twitter el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, quien agregó que al otro colombiano capturado, Yeico Manuel Vargas Silvera, se le imputaron los delitos de encubrimiento y asociación para delinquir”. También precisó que “ambos quedarán privados de libertad en un centro de reclusión debidamente previsto por las autoridades judiciales venezolanas”.

Sin embargo, el miércoles la exsenadora por el Partido Conservador fue trasladada a El Helicoide, la sede que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional tiene en el sur de Caracas y que ha sido nombrada internacionalmente porque allí han sido recluidos varios de los llamados presos políticos del Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Cómo ingresó a Venezuela

Varias fuentes coinciden en que Merlano salió de Colombia por Paraguachón, la misma ruta fronteriza por la que meses atrás, según las autoridades, huyó el exjefe de las Farc ‘Jesús Santrich’ cuando pasó a la clandestinidad.

Jacobo Solano Cerchiaro, periodista de la Silla Caribe, asegura que la política barranquillera habría llegado los primeros días de diciembre a La Guajira y que “algunos antiguos aliados políticos que le pusieron votos” la ayudaron a cruzar, vía Maicao, en compañía de Vargas Silvera, por las trochas limítrofes de Cojoro y Los Filuos, hasta llegar a Maracaibo.

También sostiene que allí alquilaron dos apartamentos (al parecer en un sector muy lujoso) y pasaron las fiestas de Navidad y fin de año, aunque “su amante” habría regresado dos veces a Colombia utilizando una cédula falsa.

En su cuenta de Twitter, el comunicador asegura que el paradero de la excongresista no era tan secreto, dado que familiares suyos residenciados en Barranquilla sabían cuál era.

“Vargas llegaba hasta La Guajira a buscar especialmente víveres, Aída tenía una empleada venezolana que no le conocía su vida. Cuentan que los primeros días fueron difíciles por falta de agua y luz en ocasiones, pero después se tranquilizó, ya que Vargas lograba calmarla siempre”, escribió Solano Cerchiaro.

Su versión de los hechos indica que todo se complicó porque un informante la reconoció y dio aviso “a unos policiales venezolanos corruptos que le hicieron seguimientos por varios días” y el lunes, cuando hacía ejercicio en un parque ubicado a dos cuadras de su casa, la abordaron y le pidieron su identificación.

“Se agarraron de la cédula falsa y ella comenzó a ponerse nerviosa y les dijo que fueran al apartamento donde estaba Jacob Vargas, quien hizo el ofrecimiento de 1.500 dólares que les pareció irrisorio a los policías, entonces Aída ofreció 20.000 dólares, a lo que sí accedieron”, dijo.

De acuerdo con el relato del periodista, uno de los tres policías filtró la noticia a través de un mensaje de texto a otros compañeros en la Estación del Faes, “que dieron origen a la primicia de RCN, lo que dañó el negocio, mientras Aída, desesperada, se comunicaba con alguien en Barranquilla para que hiciera el respectivo giro”.

Es entonces cuando, según esta versión, llega la Comisión de la que habla el informe del jefe de la Faes en Zulia, logran establecer que la colombiana se hacía llamar Landis del Carmen Ferrer Urdaneta y que usaba extensiones de cabello rubio para, supuestamente, no llamar la atención.

Este último dato lo publica también el portal El Pitazo, que agrega que las autoridades venezolanas se llevaron las cámaras de seguridad del edificio Costa del Sol y del Costa Luna, que está al lado, al tiempo que en el apartamento decomisaron igualmente tres teléfonos celulares, una laptop, unas tablets y seis cédulas de ciudadanía falsas.

Qué le espera

Todo estos agravantes llevarían, de acuerdo con un periodista venezolano que pidió el anonimato, a que su condena contra la excongresista sume al menos quince años, por lo que su hija, Aída Víctoria Merlano, quien viajó de inmediato a Caracas, anunció el viernes que se evalúa la posibilidad de solicitar asilo político en el vecino país.

“Estamos evaluando una solicitud inicial para ella (la exsenadora), pero según el contexto y de lo que me diga (el abogado defensor), podría ampliarse para la familia, por lo que no descartamos salir de Colombia”, indicó quien ha sido incondicional con su mamá desde el momento en el que protagonizó una espectacular fuga, saltando de un segundo piso y abordando una moto manejada, al parecer, por el mismo hombre que la acompañó en su huída y que ahora intenta custodiarla desde otra celda del Sebin.

 Esta es la cédula de ciudadanía falsa con la que la política barranquillera se movilizaba en el vecino país.

Sigue la tensión

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, invitó el viernes a la Fiscalía, los parlamentarios y la prensa de Colombia que quiera entrevistarse con Aída Merlano para que vayan a Caracas.

“Las puertas (están) abiertas para que vengan a Venezuela y ella pueda declarar sus verdades y decir todo lo que sabe, todo lo que le aconteció”, aseguró el Mandatario chavista con respecto a la excongresista colombiana sobre la que pesa un pedido de extradición.

A su vez, Diosdado Cabello, presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, aseguró que “ella va a hablar aquí porque nosotros no torturamos para que la gente hable, allá en Colombia los matan”, en medio de la tensión generada entre el Gobierno chavista y el Ejecutivo de Iván Duque, que anunció que elevará la solicitud de traslado a Bogotá de Merlano ante el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, y no al de Maduro, ya que no lo reconoce como legítimo.

A su turno, el Mandatario chavista le propuso a Duque reabrir las relaciones consulares para darle solución al caso Medrano, pero el Gobierno colombiano lo rechazó, recordándole que fue Caracas el que cerró la Embajada.

Image
Colprensa
Colprensa