Escuchar este artículo

‘Cartel de refrigerios’ tumbaba a FFMM

Miércoles, 23 de Mayo de 2018
Siete empresas y 11 personas naturales son investigadas, indicó la Superindustria.

La Superintendencia de Industria y Comercio formuló pliego de cargos contra 7 empresas y 11 personas naturales por cartelización empresarial en el suministro de las raciones de alimentos que eran contratadas por la Agencia Logística de las Fuerzas Militares, a través de la Bolsa Mercantil de Colombia. 

“La Superindustria pudo establecer que las empresas y personas investigadas habrían alterado o adulterado los valores de dichas raciones con precios artificialmente altos, al haber pactado no competir y, por ende, renunciar a presentar ofertas a la baja en las subastas inversas en las que habrían participado ante la Bolsa Mercantil de Colombia por intermedio de sociedades comisionistas de bolsa, dos de las cuales están vinculadas al presunto cartel empresarial”, indicó Pablo Felipe Robledo, Superintendente de Industria. 

El funcionario resaltó además que este nuevo caso de cartelización empresarial no involucra a ningún miembro de las Fuerzas Militares y a ningún funcionario público. "Se trata de actos de corrupción privada, de empresas y personas del sector privado. La investigación tampoco involucra el comportamiento de la Bolsa Mercantil de Colombia ni la de sus directivos o empleados", precisó Robledo. 

De acuerdo con el organismo de control, estas irregularidades se habrían presentado entre el 2011 y lo que va del 2018, en diez procesos para elegir los proveedores de raciones alimenticias requeridos por la Agencia, en donde las empresas y personas investigadas se habrían repartido contratos por más de 47.000 millones de pesos. 

Las compañías involucradas en estos hechos serían: las Industrias Alimentos y Catering, La Huerta de Oriente, Iberoamericana de Alimentos y Servicios, Productora y Distribuidora De Productos Lacteos y Comestibles, Inversiones Baalbek Ltda, Comisionistas Financieros Agropecuarios. 

Según la Superintendencia, esta actuación habría generado sobrecostos por cerca del 50% en el valor de los alimentos a contratar, entre los que se encontraban ajiaco, tamal, arroz atollado, arroz con pollo, arveja con tocino, lentejas con chorizo, macarrón con pollo, garbanzo a la madrileña y algunos productos de panadería como panetón italiano, galleta integral, brownie, entre otros. 

"La Superindustria estableció que una vez los investigados acordaban la distribución de los ítems o productos; procedían a dar las respectivas instrucciones a los corredores de las sociedades comisionistas que los representaban ante la Bolsa Mercantil de Colombia, para que el resultado de la subasta reflejara fielmente los acuerdos cartelistas que ya se habían convenido", explicó Robledo. 

Ante estas irregularidades, la Superindustria compulsó copias a la Fiscalía General de la Nación para que se adelanten las investigaciones penales del caso, principalmente por las prácticas restrictivas de la competencia en procesos de contratación estatal.

Image
Colprensa
Colprensa