Escuchar este artículo

Colombia debe estar preparada para atender a venezolanos: Defensoría

Lunes, 3 de Julio de 2017
Tiene que estar logística y humanitariamente lista ante una masiva llegada de colombianos y extranjeros.

El defensor del Pueblo, Carlos Negret, alerta al Gobierno Nacional para que se prepare para poder atender de manera integral a los ciudadanos venezolanos que están ingresando a Colombia por cuenta de la difícil situación política que enfrenta dicho país.

En entrevista con Colprensa, el defensor habla de planes fiscales para atender a un estimado de 5.000 venezolanos que diariamente se están quedando en el país; sobre el caso de Chocó y de la situación carcelaria.

Usted de reunió a mediados de junio con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein y allí hizo una alerta de la situación de Venezuela, ¿por qué?

Estamos trabajando coordinadamente con la señora canciller y Migración Colombia. ¿Por qué? Porque no sabemos si se va a venir un señor de Venezuela, o dos, pero el país tiene que estar preparado logística y humanitariamente. Cuando vengan los colombianos de retorno a su casa y los venezolanos tenemos que tener definido el acceso a la salud, el acceso a la educación y eso, aunque se está trabajando, necesitamos mayor celeridad.

¿Cuál es el llamado a la comunidad internacional? 

Igual que la Unión Europea no pudo recibir a todos los ciudadanos que salen de Siria por la guerra y por eso hay grandes zonas de refugiados en Turquía - por las que paga la Unión Europea para agua, salud y educación-, nosotros tenemos que estar preparados para eso.  Le hice el llamado a la comunidad internacional pues sin la ayuda de Europa, nosotros no tenemos capacidad fiscal para recibir a estas personas.  Cuando digo capacidad fiscal, me refiero a que la situación financiera del país no da para atender a una, dos o 100.000 personas más.

¿Hay un aproximado de cuántos venezolanos ingresan al territorio? 

No sabemos cuántos van a venir, pero se nos están quedando, más o menos, 5.000 personas diarias. No hay un registro. Cuando te paras en el puente Simón Bolívar, como lo hemos hecho, ves a las 8:00 de la mañana que pasan 50.000 personas, por la tarde, cuando regresan de estudiar, de comprar… se están quedando 5.000 personas. Es una estimación. Y se ve.

¿Cómo? 

Cuando vas a Subachoque y ves venezolanos trabajando, cuando vas a Barranquilla y ves venezolanos trabajando. No hemos oído que ningún venezolano haya venido a robar o hacer actos delictivos, ha venido a buscar su comida para mandársela a su familia a Venezuela. Y nosotros debemos acogerlos.

¿Se deben hacer registros oficiales y zonas especiales? ¿Esto alimentaría la discriminación? 

No. Lo que pasa es que si se vienen 50.000 no hay ninguna zona de Colombia-y hemos visitado los 7 ejes fronterizos-, que nos permita atenderlos. Tenemos que montar la infraestructura que se requiera para atender a los ciudadanos. Tenemos que aprender de la problemática que ocurrió en la frontera de 2015 cuando hubo el cierre de la frontera. El Gobierno y la Defensoría estuvieron ahí, trabajamos arduamente y logramos devolver la gran mayoría de colombianos que retornaron a Cali, Popayán, Barranquilla. Pero, ahora, además de los colombianos que vienen, en nuestros informes, creemos que va a venir mucho venezolano porque la violencia ya no les está permitiendo venir.

Con tanta dificultad económica, ¿ve disposición del Ministerio de Hacienda para esto? 

Al señor ministro de Hacienda siempre le toca el papel de la mamá en la casa: “No hay”. Pero las situaciones sociales que se generan van a derivar en que tenemos que atender a los colombianos que retornen o a los venezolanos que vengan. Por eso mi llamado en Europa, mi llamado al Alto Comisionado de las Naciones Unidas, sin la ayuda y la cooperación internacional de ustedes, no vamos a poderlos atender.

En Venezuela las facultades que tiene la Fiscalía se las entregaron a la Defensoría del Pueblo, ¿qué opinión le merece esto? 

Mi profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Javeriana tiene que estar muy angustiado que en Venezuela hagan lo que hacen. Se les olvidó el derecho constitucional, yo no puedo hacer el trabajo que hace el Fiscal. Ese desorden institucional y constitucional está derivando en todos los problemas que tiene Venezuela. Es un absurdo jurídico. No hay palabra para un abogado para definir lo que está haciendo el presidente Maduro, cambiando las funciones de un ente a otro cuando no le gusta o no le convienen.

También se habló con el Alto Comisionado de la situación de Chocó y el Pacífico en general

Estamos trabajando en Quibdó, Buenaventura, Docordó. Le hemos pedido al Gobierno que además de la presencia de la Armada, necesitamos que en Chocó esté la institucionalidad y que, militarmente, se ataque al Eln y a las Autodefensas Gaitanistas que se lucran del narcotráfico y la minería ilegal de oro. El Gobierno no atendió ese par de alertas tempranas, razón por la cual la sociedad salió a manifestarse y hubo un paro en Buenaventura pidiendo buen servicio de agua, luz, vías, lo mínimo. Aspiramos, en  agosto, hacer en Docordó un corte de cuenta de estos dos meses, a ver cómo el tema del Chocó.

Problema carcelario

¿Cómo va el acompañamiento a la crisis carcelaria?
 
En el país hay más de 130 cárceles manejadas por el Inpec, que la alimentación y la salud las da la USPEC, visitamos en enero tres cárceles. Visitamos Bellavista (Antioquia) y había 7.000 presos y después de nuestra ida han salido 1.800 presos. Fuimos a Riohacha donde había 590 presos para una ocupación de 90 y fuimos a Las Mercedes (Montería).

Le pedimos a la Corte Constitucional que cerraran Bellavista y de Riohacha porque no hay sitio más inhumano que ese par de cárceles. No cabe un alfiler. No se imaginan las condiciones.

El Gobierno está trabajando. Hemos sabido en el Consejo de Política Criminal que van a entrar cárceles nuevas, en Tulúa, Yarumal, te so cuatro, que nos van a permitir bajar el hacinamiento.

Pero hay otro tema importante, en Colombia se volvió costumbre que a todo hay que ponerle pena intramural y resulta que no da. No da la capacidad económica para hacer más cupos, más cárceles. Tenemos que seguir trabajando en este tema urgentemente y lo vamos a seguir haciendo, en especial, en el tema de salud que nos preocupa mucho.

Image
Colprensa
Colprensa