Escuchar este artículo

Colombia le apuesta a las 'Zonas Futuro'

Lunes, 8 de Noviembre de 2021
Zonas Futuro es la estrategia para terminar de construir a Colombia con legalidad, emprendimiento y equidad.

Don Alberto Marín Bolaños es uno de los 2.000 indígenas awá que habitan el resguardo Inda Sabaleta, comunidad indígena descendiente de los tumas, ancestros que inspiraron a los fundadores de Tumaco para bautizar esta ciudad nariñense en su honor.

Reconocer las bondades de lo hecho por Zonas Futuro y el Gobierno Nacional, en el Pacífico nariñense es importante para don Alberto. Para este líder indígena resultaba imposible creer que, en medio de tantos actores armados, que se disputan la extracción ilícita de minerales y los cultivos ilícitos llegara una mano amiga del Estado que buscase mejorar sus condiciones de vida.

Lea aquí: Cambiarse el nombre es mucho más fácil de lo que parece

Tras consolidar el camino de la confianza y afianzar lazos de colaboración con sus hermanos awá del resguardo vecino de Inda Guacaray y con los afrocolombianos y colonos con quienes comparten linderos, los líderes indígenas le hicieron saber a los integrantes de la estrategia de Zonas Futuro que la necesidad más apremiante consistía en mejorar la vía que los comunica con el corregimiento de Llorente.

“Estaba en muy malas condiciones”, recuerda don Alberto Marín, un hombre de buenos modales y un trabajador incansable que siempre ha buscado un mejor futuro para sus dos jóvenes hijos y para el que viene en camino.

En cuestión de semanas comenzó a llegar la maquinaria y los materiales necesarios para intervenir los ocho kilómetros de esta vía, que incluyó pavimentar tramos clave, entre ellos el aledaño al centro educativo Inda Sabaleta, con un enorme beneficio para todos los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que estudian allí.

Hoy, las dos horas de carretera que hay que recorrer para llegar a Tumaco son más placenteras para toda la comunidad awá, con mayor facilidad para promover el intercambio comercial. “Fue una obra bastante significativa, que mejoró la comunicación en estos territorios. La labor de Zonas Futuro fue más que exitosa”, agrega el líder indígena.

Además de mejorar esta importante carretera, esta estrategia del Gobierno Nacional también permitió remodelar el centro educativo del resguardo Inda Guacaray, habitado por 1.700 indígenas awá. Rápidamente, las deterioradas aulas se convirtieron en modernos salones de clases.

ConozcaDesarticulan banda que contrataba mujeres para llevar coca en senos y cola

El agradecimiento de la comunidad, especialmente de los estudiantes, se expresó en manifestaciones de aprecio hacia los funcionarios de Zonas Futuro y para los demás intervinientes en los distintos proyectos.

Terminadas estas obras, don Alberto Marín es optimista en que estas tengan continuación para lograr mejorar la infraestructura del colegio local, en especial con la construcción de aulas, la dotación de laboratorios y la creación de una sala de internet, ya que beneficiarían a unos 700 jóvenes. “Espero que esta no sea la última etapa, porque lo hecho por Zonas Futuro se merece un 10”, afirmó.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda