Colombia redujo la siembra de coca pero aumentó producción del alcaloide

Jueves, 10 de Junio de 2021
Los departamentos más afectados por cultivos de coca son en su orden Norte de Santander, Nariño, Putumayo, Cauca y Antioquia.

Bogotá (Colprensa)

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en Colombia, junto al Gobierno Nacional, presentaron el informe sobre el Monitoreo de Territorios Afectados por Cultivos ilícitos en 2020.

Pierre Lapaque, representante de la UNODC, resaltó que en Colombia hubo una disminución del 7% del área sembrada de coca, con respecto a 2019. Se pasó de tener 154.000 hectáreas, en 2019 a 143.000 en 2020. Lo que representa una tendencia a la baja por tercer año consecutivo en el país.

“El área sembrada con coca en Colombia siguió bajando y llegó a las 143.000 hectáreas con fecha de corte 31 de diciembre de 2020”, destacó Lapaque.

Así mismo, las Naciones Unidas aseguraron que, en los departamentos de Nariño y Putumayo, también hubo una tendencia a la reducción, y por primera vez desde 2012 los cultivos bajaron en Norte de Santander.

Los cultivos de coca venían en reducción, ya que en 2019 se reportó una disminución del 9 % al pasar de 169.000 en 2018 a 154.000 hectáreas. Y en 2018 se sintió una leve reducción del 1,2 %, al pasar de  171.000 hectáreas en 2017 a 169.000.

En contraposición a la baja, los cultivos subieron en Antioquia, Córdoba, Bolívar y Chocó. “Estos cultivos de la región central conforman un mismo corredor que sigue las estribaciones de las cordilleras central y oriental, entre la serranía de San Lucas y la Región del Urabá”, dijo Lapaque.

En Córdoba se incrementaron 30%, la cifra de 2019 era de 2830 hectáreas, quiere decir que en 2020 había 3722 hectáreas. En Antioquia el incremento fue del 27,5 %, las hectáreas detectadas en 2019 estaban en 9.482, mientras que en 2020 llegó a 12.089.

En Bolívar se pasó de 7.965 hectáreas sembradas con coca en 2019 a 9.398 en 2020, lo que equivale a un incremento del 10 %. En Chocó, el incremento también fue del 18 %, pasando de 1.248 hectáreas a 1.472 que se reportaron durante el año pasado.

No obstante, a pesar de que el país ha ido reduciendo la siembra de coca, desde la UNODC se recalcó que sigue creciendo la tendencia al aumento de la producción.

“A pesar de la reducción general del área de coca en los últimos años, que pasó de 171.000 hectáreas en 2017, a 143.000 hectáreas del año pasado, la producción de cocaína sigue subiendo desde 2014”, aseguró el representante Lapaque.

La UNODC enfatizó que en los estudios realizados por esa entidad, muestran que la cantidad de hoja que se puede recolectar en una hectárea, la cantidad de alcaloide disponible y la capacidad de los procesadores para extraerlo, están aumentando a pesar de los esfuerzos hechos por la fuerza pública.

Se destacó que el incremento en la productividad de esta droga ha sido recurrente en los últimos años. La mayoría de los cultivos que hay actualmente en el país, se encuentran en sus edades más productivas.

“En 2005, alrededor del 40 % de los lotes estaban entre dos y cuatro años, con una productividad del 5,9 %, y 6,6 toneladas por hectárea al año. A la fecha, se estima que el 65 % de los lotes tienen un rendimiento promedio de 7,6 toneladas métricas por hectárea al año”, dijo el representante.

Es decir, que pesar de la reducción del 7 % en los cultivos de coca, se presenta un crecimiento del 8 % del potencial de productividad de la hoja de coca.

En la presentación de las Naciones Unidas también informaron que los cinco departamentos más afectados por cultivos de coca son, en su orden, Norte de Santander, Nariño, Putumayo, Cauca y Antioquia.

Esto representa un 85 % de la totalidad de siembra de coca que hay en el país, mientras que el resto de la coca se encuentra en otros 15 departamentos.

Pierre Lapaque aseguró que es importante dejar de usar la misma estrategia para la erradicación de la coca, en territorios que son tan diferentes e implementar programas para reubicar a las familias que viven de los cultivos y buscar formas alternativas de la economía.

A su turno, el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, aseguró que desde esa cartera “celebramos que por tercer año consecutivo se reporta por Naciones Unidas una disminución de los cultivos ilícitos de coca, como resultado de la acción integral del Gobierno Nacional en el marco de la Política Ruta Futuro”.

Así mismo, indicó que en 2017 el área sembrada de coca alcanzó las 171.000 hectáreas, la más grande en los últimos 15 años, pero se logró romper la tendencia al aumento. Y actualmente hay una disminución de 28.000 hectáreas, que equivale al 17 %.

Ruiz aseguró que desde el Ministerio de Justicia y del Derecho se adelanta el proyecto ‘Territorios Libres de Coca’, en 51 municipios del Magdalena medio y Occidente de Boyacá, generando acciones concretas de intervención para que estos territorios avancen en un proceso de sustitución de economías ilícitas a economías licitas.

Se destacó también en la intervención de Ruiz, que desde el Gobierno se han extraditado a 488 personas de las cuales 406 son por delitos relacionados con narcotráfico, es decir el 83 % de las extradiciones se relacionan con la lucha contra las drogas, en su mayoría hacia Estados Unidos y España.

Por otro lado, el ministro de Defensa, Diego Molano, aseguró que departamentos que históricamente han presentado alta concentración de hectáreas con coca mostraron reducción a la baja: Caquetá (-54 %), Putumayo (-20 %) y Nariño (-17 %).

Molano aseguró que desde esa cartera se está trabajando en la incautación y el desmantelamiento de droga y que además se redujo los cultivos ilícitos, adicionalmente, que están atacando también el microtráfico, reconociendo que Colombia no solo es productor de coca, sino también ha habido un aumento en relación con el consumo de droga en el país.

El presidente de la República, Iván Duque, aseguró que las incautaciones de droga en el país aumentaron en un 18 % y que desde el Gobierno se han realizado golpes a bandas criminales importantes, como la erradicación de los Caparros.

El jefe de Estado aseguró que se está trabajando para la protección de los parques naturales y que se ha realizado una histórica destrucción de los laboratorios de coca en el país.

Cabe mencionar, que el informe completo del Monitoreo de Territorios afectados por Cultivos Ilícitos en Colombia correspondiente al año 2020 será presentado en el mes de julio con la integración de datos a la dinámica de los territorios y el análisis de las cifras.

No obstante, con los resultados previos que brinda esta entrega, consultamos con el profesor de la Universidad Javeriana, Gabriel Tobón, experto en temas de cultivos de coca, sobre si esta disminución del 7 % en los cultivos, realmente representa un triunfo para el país.

Tobón aseguró que el fenómeno que se puede presentar ahora, es que empiecen a aumentar los cultivos en otras zonas del país y que a fin de cuentas, si se sigue aumentando la productividad en relación a la producción de la hoja de coca, sigue sin considerarse tal disminución como un triunfo.

“Tradicionalmente, puede que el cultivo disminuya en unas regiones pero aumente en otras, eso es un fenómeno que en los estudios de coca hemos llamado, el fenómeno 'Balón' o 'Mercurio'. Los cultivos se trasladan, entonces eso es una de las causas de la disminución”, dijo Tobón.

Así mismo, el incremento de la producción de coca, según el experto, se le puede atribuir al tipo de semilla utilizada en una región, ya que “determinado tipo de variedad de semilla de hoja de coca, aumenta la productividad por hectárea. Por ejemplo, en una determinada región, dependiendo la variedad, puedo tener tres cosechas en una región, mientras que en otra obtengo cuatro... Se aumenta el volumen de coca producido”.

No obstante, para Tobón el anuncio del gobierno no representa un avance para la erradicación de la coca, “si la producción sigue en aumento, el problema persiste... Eso es más para la opinión pública, pero el análisis va más de fondo. Si el volumen de la producción, así el área cultivada de coca sea menor, sigue creciendo, aumenta también el volumen de coca que se produce y que se exporta al mercado internacional. La reducción del área de cultivo no es significativa cuando se aumenta el volumen de producción”, puntualizó el analista. 

Image
Colprensa
Colprensa