Escuchar este artículo

Colombianos condenados por narcotráfico en Catar serán repatriados

Lunes, 16 de Diciembre de 2019
Los beneficiarios son cuatro connacionales que pagan cadena perpetua.

La Defensoría del Pueblo confirmó que en una acción humanitaria, el defensor Carlos Negret logró que cuatro colombianos condenados a cadena perpetua en Catar sean repatriados.

Los colombianos Juan Pablo Iragorri, Francisco Javier Vergara, Yesid Mejía Herrera y Martha Yanira Castellanos, condenados a cadena perpetua en Catar por delitos relacionados con el narcotráfico, volverán a casa después de que la Defensoría del Pueblo de Colombia acordara su transferencia con el Estado catarí.

La entidad informó a través de su cuenta de Twitter que el acuerdo se logró después de una “acción humanitaria” liderada por el defensor del pueblo, Carlos Alfonso Negret, “con el concurso” del presidente del Comité de Derechos Humanos de Catar.

Como parte de ese trabajo, Negret “intercedió” ante las autoridades de ese país asiático “para aliviar el dolor de cuatro familias colombianas que tienen familiares condenados a cadena perpetua en este país”.

“Gracias a ello, el primer ministro de Catar autorizó la transferencia de los ciudadanos a Colombia. Esto se logra después de varios meses de gestión directa y la mediación del defensor Negret, al concurso y los esfuerzos de ambas instituciones, y la buena voluntad del Estado catarí”, señaló la Defensoría.

Negret agregó que una vez surtidos los trámites administrativos como las expediciones de los pasaportes, los colombianos “volverán a Colombia junto a sus familias, quienes se encuentran muy felices con la noticia”.

El caso Iragorri

De los cuatro casos, del único del que hay información pública es el del paracaidista Juan Pablo Iragorri, que fue detenido en Catar en 2011 y supuestamente sometido a torturas y obligado a firmar una declaración de culpabilidad en árabe, idioma que no habla y en la que admitía haber cometido los delitos de narcotráfico y falsedad documental, según denuncias de su familia.

Iragorri, quien se encontraba en Catar desde el 2010, trabajaba como entrenador de los programas de búsqueda y rescate de la Fuerza de Seguridad Interna de ese país, cuando fue capturado por policías vestidos de civil quienes lo obligaron a posar junto a una incautación de cocaína, y le tomaron fotografías junto a otros dos colombianos que no conocía.

A finales de 2012, Iragorri fue condenado a cadena perpetua y desde entonces cumple condena en la cárcel central de Doha. El hecho habría conducido a una serie de irregularidades judiciales que le impidieron tener un juicio justo.

Los tratos crueles, inhumanos y degradantes que se habrían dado en el caso de la detención de Iragorri están consignados en un pronunciamiento del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, del 14 de febrero de 2014, dirigido al gobierno de Catar.

Iragorri había enviado una carta al entonces presidente Juan Manuel Santos, en la que pedía interviniera en su caso.

Image
Colprensa
Colprensa

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Sigue Leyendo

Patrocinado por La OpiTienda