Escuchar este artículo

Continúa la historia de los ratones lanzados en la plenaria del Senado

Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Ciro Ramírez reconoció que autorizó el ingreso de los presuntos responsables.   

Luego de que unas personas tiraron un paquete con ratones vivos a la bancada del Centro Democrático en la plenaria del Senado, Ciro Ramírez, uno de sus miembros, reconoció que autorizó el ingreso de los presuntos responsables, pero negó tener alguna relación directa con los mismos. 

El hecho pasó el martes cuando en plena sesión y momentos después de un acto de reconciliación de las Farc con el expresidente Álvaro Uribe, cayó sobre el escritorio del senador Santiago Valencia, un pequeño paracaídas con una bolsa que a su interior tenía cuatro ratones de laboratorio, uno de ellos logró quedarse en las rendijas del mueble. 

De inmediato la Policía del Congreso revisó los videos de la plenaria e identificaron a los presuntos responsables, tres personas, a quienes se les autorizó el ingreso pero a las oficinas más no a la plenaria. Dicho aval fue dado por la oficina de Ramírez. 

Al respecto, el senador indicó que “en las horas de la mañana del 11 de diciembre los sujetos identificados por la autoridad policial del Congreso como unos de los autores sospechosos del acto vandálico llamaron a mi despacho presentándose como líderes ambientalistas interesados en la recuperación de la laguna de Fúquene. Al respecto el despacho autorizó su ingreso, luego de argumentar querer entregar una invitación a un foro”. 

Ramírez, además, precisó que a los sospechosos no les conoce. “Sin ánimo señalar y precisando la importancia de un debido proceso, reitero que no conocíamos a las tres personas que de buena fe fueron agendadas por mi despacho, así mismo rechazo cualquier acción que pueda terminar en ataques contra la dignidad de mi partido Centro Democrático”. 

Aseguró además: “lamento que existan ciudadanos que se presten a esas acciones, donde la mentira, los falsos intereses y la violencia afectan el sano debate en un ambiente democrático”. 

La sesión plenaria del miércoles se hizo en la tarde sin la presencia de las barras.

Como consecuencia de lo ocurrido, el secretario del Senado, Gregorio Eljach, reveló que más de 100 cámaras de seguridad no están funcionando en la corporación. 

Por ese motivo anunció que “no habrá ingreso al público a las barras hasta que terminemos las sesiones extraordinarias, reforzar la seguridad en los puestos de control con Policías y caninos que detectan explosivos, una revisión inmediata de las cámaras de seguridad porque hay 258 de las cuales el 40% no funcionan”. 

Milla llevó agua bendita

El expresidente y senador de la República, Álvaro Uribe Vélez, al intervenir en la sesión plenaria de ayer, habló del hecho que se registró el pasado martes, referente a la bolsa que voló en paracaídas desde la zona de las barras hasta las curules del uribismo, con la sorpresa de que llevaba cuatro pequeños ratones blancos.

Además, Uribe puso de relieve las “expresiones de preocupación y solidaridad” de los demás los partidos políticos.

“Uno inicialmente se siente molesto. Después alguien nos dijo que era un rito de brujería”, afirmó en su intervención el jefe del uribismo. 

El exmandatario observó que “la senadora Milla Patricia Romero trajo agua bendita” con la cual se roció el lugar en donde cayeron los roedores.  

Además, el senador Uribe Vélez reveló que la misma noche del martes “nos ayudó con su oración el pastor Jhon Milton Rodríguez”, quien es también congresista.

 “Cómo tiran esos animalitos desde arriba, los torturan, personas que presuntamente son animalistas. Cuando vi que eran unos ratoncitos de colores, de esos que venden por ahí de juguete, dije, bueno, los torturaron a ellos, pero siquiera nada les pasó a los gatos”, agregó Uribe, hablando en referencia a los miembros que integran la bancada de su partido político.

*Resumen de medios