Escuchar este artículo

Corte ampara derechos de joven que no quiere conocer a su padre biológico

Lunes, 25 de Febrero de 2019
La Sala expresó que eran inadmisibles las acciones de parte de los jueces que promovían que la menor se practicara la prueba científica.

La Corte Suprema de Justicia protegió los derechos de pertenecer a la familia que se desee, a una menor de 15 años que se negó a conocer a su padre biológico. La joven renunció a practicarse la prueba de ADN. 

En este caso, el alto tribunal acogió la demanda de una joven adolescente quien expresó que a la única persona que ha conocido como papá es a la persona que ha cuidado de ella y ha estado al tanto de su familia. 

A juicio de la joven es inconcebible que, “alguien que aparece casi 16 años después de que nací aparezca en mi vida y me la revuelque, saber eso me ha hecho sufrir mucho (…) ese señor nunca me dio nada y si me causa ahora un gran malestar y quiere desbaratar mi familia que son mi papá, mi mamá y mi hermanita”. 

En este caso, el alto tribunal ha expresado que “la familia constituye un espacio privilegiado en el cual los niños, niñas y adolescentes construyen su referente de identidad personal y social, por lo que alterar o injerir indebidamente en la construcción de esa identidad que incluye las relaciones familiares, genera situaciones de sufrimiento y desarraigo que afectan su desarrollo psicológico y emocional”. 

Así las cosas, la corte expresó que quebrar abruptamente la identidad con la que se ha formado un menor en la primera infancia conlleva necesariamente a un daño de la “psiquis y de la emocionalidad del individuo”. 

La Sala expresó que eran inadmisibles las acciones de parte de los jueces que alentaron a la joven a considerar hacerse una prueba científica, puesto que se pone en riesgo el derecho de la joven adolescente a pertenecer a un núcleo familiar y ser separada de él. “Se trata de un comportamiento a todas luces reprochable del funcionario judicial”. 

En este caso, la Corte también puso a consideración la decisión de la joven, pues aseguró que tiene edad suficiente para darse a entender y exigir el respeto de sus derechos, “se trata de una menor adulta que ha sido clara y contundente al señalar que con la práctica de la prueba científica que se le exige realizar, siente amenazados sus derechos a conservar su familia”. 

Image
Colprensa
Colprensa