Escuchar este artículo

¿Cuál es el verdadero significado del Día de las Velitas?

Año tras año se encienden en Colombia millones de luces para celebrar el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

El inicio oficial de la Navidad empieza en los hogares colombianos el 7 de diciembre con una fiesta de tradición religiosa en la que las familias de (casi) todas las regiones del país, se reúnen para encender velas y faroles multicolor por sus deseos, mientras disfrutan de los postres típicos de esta época.


Lea: Tips para cuidarse durante las celebraciones de fin de año


Sin embargo, el origen de este ritual llamado Día de las Velitas, tiene un gran significado histórico, pues nace con la intención de conmemorar el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, que fue proclamado así por el Papa Pío IX en la carta apostólica llamada Ineffabilis Deus, el 8 de diciembre de 1854, así quedó consignado en el documento pontificio:

“Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles”.

Pero, ¿por qué esta fecha para conmemorar el dogma, y por qué en Colombia se encienden velas para lo mismo? Según Claudia Avendaño, historiadora de la UPB, “se celebra el 7 de diciembre por ser la víspera del día en que fue concebida la Virgen María, puesto que ella nació un 8 de septiembre, es decir, nueve meses atrás era 8 de diciembre”.


Aquí: Reporteritos La Ó | ¿Cómo se protegen los mineros en Norte de Santander?


Por su lado, el teólogo y filósofo Camilo A. Gálvez, cuenta que el prendimiento es una herencia del pueblo español puesto que, al ser un partidario e impulsor de este dogma, y al haber evangelizado a Colombia y algunos países de Latinoamérica como Ecuador, Perú y Venezuela, fue inevitable recibir esa devoción especial.

 

Image

 

“En las vísperas del día en que se proclamó ese dogma, o sea, el 7 de diciembre de 1854, los españoles que se encontraban en Roma encendieron velas, antorchas, faroles, durante toda la noche, preparándose para ese gran acontecimiento. Un hecho que se quedó de tal manera unido al espíritu español que aún hoy se celebran de esa manera solemne: con la luz”.


Además: Los destinos preferidos por los colombianos para vacaciones de fin de año


Avendaño apunta que realmente, desde hacía mucho tiempo se venía celebrando a la Virgen con velas, “porque las velas son la luz de la anunciación, de la vida, de aquello que nos da esperanza y la madre de Dios es la que nos promete ese tipo de cosas, pues se imagina que la madre de Dios es la madre de todos nosotros, y que va a interceder ante su hijo para que podamos salvarnos. Además, las condiciones de la celebración se dan porque la mejor manera de que lleguen las oraciones a Dios es a través del fuego, puesto que el fuego y la luz lo representan”.

En ese sentido, cuando las familias colombianas se reúnen para el festejo del Día de las Velitas, están perpetuando la memoria, pues desde la antigüedad, la gente se reunía alrededor del fuego con la comida para “establecer lazos de cohesión social, para establecer las condiciones de comunidad, lo que se sentía, lo que se quería, por eso allí era cuando surgían la familiaridad y la amistad, y por eso encender las velas hoy, congregados todos a través de la oración, porque la oración también es dar en familia, disfrutar, recordar lo que somos y lo que queremos para el futuro, estamos renovando la esperanza de un mundo muchísimo mejor”, explica la historiadora.


También: ¿Cuántos tipos de familia existen en Colombia?


Por último, ¿ha cambiado en algo la forma en que se conmemora y se concibe esta fecha? Gálvez responde que sí: “Ha cambiado mucho porque el sentido religioso se ha ido perdiendo de alguna manera en algunos hogares y el 8 de diciembre ha empezado a ser considerado como el inicio de la Navidad, que no es un sentido verdadero porque el 8 de diciembre es una gran solemnidad que la iglesia celebra en el tiempo del adviento (un tiempo litúrgico que se dispone durante cuatro semanas como preparación para la Navidad, que es el 25 de diciembre), entonces aunque está dentro del adviento, la celebración de la Inmaculada se convierte en un refrigerio espiritual en medio de la espera expectante de la venido del Niño Dios. De ahí el nombre de adviento: venida, espera”.

Fuente: El Colombiano

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa
Miércoles, 7 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión