Escuchar este artículo

Desmovilizado de las Farc condenado a 5.5 años de cárcel

Miércoles, 31 de Enero de 2018
Jimmy, fue presentado ante el Juzgado Primero Penal Municipal de Cúcuta.

Por estar armado y fuera de una zona de concentración, ya firmado  el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc, el desmovilizado Jaiver Rodríguez Mejía fue condenado a 5.5 años de prisión.

Rodríguez Mejía, conocido como Jimmy, quien fue incluido en las listas entregadas por las Farc ante la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, fue detenido el 27 de marzo del año pasado.

Según relató la Fiscalía, aquel día, hacia las 9:00 de la mañana, un grupo de militares que patrullaba en área rural del Catatumbo ordenó al conductor de una camioneta, de placa venezolana, a que detuviera la marcha.

Al practicar la requisa a los ocupantes, Jaiver llevaba una pistola Tanfoglio Force,  calibre 9 milímetros y tres proveedores, con capacidad para 15 proyectiles cada uno. 

“Junto con él viajaban otros cinco hombres que aseguraron ser miembros de las Farc y que se dirigían a la vereda Caño Indio (Tibú) a concentrase allí para someterse al proceso de paz”, detalló la Fiscalía.

Jimmy, nacido en Convención y con estudios hasta segundo de primaria, fue presentado ante el Juzgado Primero Penal Municipal de Cúcuta que legalizó su captura en flagrancia y le impuso medida de aseguramiento en prisión, mientras avanzaba el proceso en su contra. 

La Fiscalía le imputó el delito de porte ilegal de armas de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivos.

Preacuerdo

Aunque inicialmente el procesado no aceptó los cargos, el 23 de noviembre de 2017 llegó a un preacuerdo con la Fiscalía Séptima Especializada que consistió en aceptar su responsabilidad a cambio de un descuento en la pena, degradando su participación de autor a cómplice.

Dicho preacuerdo fue presentado y aprobado  por un juzgado especializado de Cúcuta, que además tomó en cuenta la solicitud tanto de la Procuraduría como de la defensa para sustituir la medida de aseguramiento en prisión y que cumpla la pena impuesta en su domicilio.

El togado tuvo en cuenta el monto de la condena, la ausencia de antecedentes de Rodríguez Mejía, además de que no existir una orden de captura en su contra y tener arraigo familiar en Teorama.

“Pero, se le advierte que si llegamos a comprobar  que usted falta a este compromiso (prisión domiciliaria) podrían revocarle este beneficio (…)”, le advirtió el juzgado. 

Funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) se encargarán de la vigilancia en el sitio de residencia de Jimmy.

Image
La opinión
La Opinión