Escuchar este artículo

Dos muertes enturbian la trama de Odebrecht

Jueves, 15 de Noviembre de 2018
La tragedia familiar Pizano se convirtió en un escándalo nacional.

A Alejandro Pizano la muerte lo encontró en medio del luto por su padre, el controller de la Ruta del Sol 2 Jorge Enrique Pizano. En circunstancias aún no esclarecidas, habría bebido de un líquido de su escritorio sin saber que contenía cianuro, lo que le provocó su fallecimiento el pasado domingo.

Esta tragedia familiar adquirió magnitud de escándalo nacional por las pruebas documentales que habría dejado Pizano padre sobre su conocimiento del pago de sobornos de Odebrecht desde 2015.

Más aún porque dichas pruebas, que puso en conocimiento del hoy fiscal General Néstor Humberto Martínez cuando este ejercía como abogado de Corficolombiana, una de las empresas del concesionario Ruta del Sol 2, no habrían tenido eco cuando este llegó a la cabeza del ente acusador, un año después.

Lea también Pizano sabía que lo iban a matar: Gustavo Petro

Pizano llegó a este descubrimiento tras corroborar en 2013 que habían inconsistencias entre los contratos auditados por él y los pagos reales que aparecían en tesorería, lo que puso de manifiesto toda una serie de objetos contractuales duplicados o invisibles por valor de más de 24 mil millones de pesos, lo que el abogado Martínez no dudó en denominar como “coimas” en los audios liberados por el fallecido.

Aparte de lo revelado por Noticias Uno, la cadena Bloomberg, una autoridad en noticias económicas de Estados Unidos, contó que se habían reunido con él y que tenían agendado otro encuentro para el viernes pasado, un día después de su fallecimiento.

Con el fiscal en medio de una tormenta, el miércoles, el senador Gustavo Petro, sumó otra serie de pruebas del escándalo, de manos del propio finado.

Las muertes

Jorge Enrique Pizano luchaba con un cáncer linfático hacía dos años y con el hecho de haber sido relacionado como parte del escándalo de Odebrecht, sabiendo que había alertado de ello en 2015.

El jueves 8 de noviembre, una falla cardiaca lo llevó a la tumba. En ese entonces era testigo del caso, estaba siendo indagado en otra de las líneas de investigación, y al tiempo, negociaba con la justicia de Estados Unidos para entrar a un programa de protección de testigos.

El deceso no levantó sospechas inicialmente y Pizano fue cremado.

Menos de tres días después, mientras su hijo Alejandro, que había llegado de Barcelona para las exequias, pasaba unos días en la finca de Subachoque, Cundinamarca, en la que su padre había pasado sus últimos días, encontró en su oficina una botella de agua saborizada.

Las primeras versiones indican que la habría bebido, pero escupido al notar un sabor raro. Acto seguido, se desmayó y murió en un centro asistencial. El dictamen de la EPS fue infarto agudo del miocardio. Una dolencia similar a la de su progenitor.

Los indicios fueron suficientemente fuertes y la Fiscalía, el pasado martes, anunció con gran premura que investigará ambos decesos y si existen trazas de cianuro en el cuerpo del controller de la Ruta del Sol, cuyo infarto fue reseñado como “causas naturales” en la necropsia que le hicieron inicialmente.

Sin embargo, esta noticia criminal no ha quedado conectada a alguna de las investigaciones de Odebrecht.

Nuevas piezas

Según el excandidato Petro, Pizano se puso en contacto en 2016 con un miembro de su Unidad de Trabajo Legislativo, UTL, para darle a conocer otras pruebas de los sobornos que hacía Odebrecht.

A este hombre, identificado como Andrés Hernández, le habría manifestado que temía por su vida y creía que lo iban a matar.

Dentro de los documentos que le entregó al equipo del hoy senador, el mismo modelo que usó Odebrecht para pagar coimas y que le había confiado inicialmente al fiscal Martínez fue luego utilizado para pagar dineros a campañas políticas.

De tal forma, la multinacional elabora facturas falsas con empresas tercerizadas por parte de Ruta del Sol, de la que también hacen parte las empresas Consol y Corficolombiana, para obtener dineros bajo la mesa que se repartían a diversos políticos.

Petro mencionó específicamente pagos a empresas cercanas al clan Char y Cambio Radical en Barranquilla que incluso van más allá de la esfera de Odebrecht. Al momento del cierre, los Char no se han pronunciado publicamente.

Este nuevo material levanta nuevas sospechas y conexiones políticas con el fiscal general.

En primera, porque este modus operandi es idéntico al que confesó el exsenador Otto Bula, el primer ventilador del escándalo, que dijo que le hizo llegar al exgerente de la campaña Santos 2014, Roberto Prieto, un millón de dólares de Odebrecht por medio del empresario Andrés Giraldo.

Además el también exsenador Bernardo Elías, uno de los receptores de los pagos, corroboró que esos dineros tenían por objeto apalancar la adición del contrato de la vía Ocaña-Gamarra, en la ANI, como paso previo al desembolso para la campaña.

En segunda, porque es de público conocimiento que Martínez hizo parte del equipo fundacional de Cambio Radical en 1998, en donde, además de otros, también se encontraba Fuad Char, patriarca del clan barranquillero.

Vale anotar que las investigaciones que lleva la Fiscalía sobre Odebrecht aún no tocan al clan, aunque según la exsenadora Claudia López en un debate de control político en octubre del año pasado, hay 21 investigaciones paralizadas en el ente acusador contra el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, por presuntas irregularidades en contratos de infraestructura.

Aparte de eso, el 31 de mayo pasado, la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representante (ente encargado de investigar aforados) decidió archivar la investigación contra el expresidente Santos por la entrada irregular de dineros a su campaña 2014 alegando falta de pruebas.

Respuestas

El fiscal reconoció que sí se reunió con Pizano, de carácter informal, y que llevó las pruebas al presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento, dueño de Corficolombiana.

Agrega que por esta razón, el magnate consiguió un reintegro por parte de Odebrecht de 33 mil millones de los contratos con irregularidades encontrados por el controller.

Tal versión fue corroborada por el Grupo Aval, Corficolombiana y su filial Episol.

Sin embargo, ya son varias las actuaciones pasadas de Martínez en beneficio de su antiguo empleador, que terminan reseñadas en líneas de investigación de Odebrecht.

 

Image
Colprensa
Colprensa