Escuchar este artículo

Duque dice que Alán García fue “gran amigo de Colombia”

Miércoles, 17 de Abril de 2019
El presidente lamentó la muerte del exmandatario de Perú, quien vivió en Bogotá y Cartagena como asilado político.

La sorprendente noticia del Miércoles Santo de que Alan García Pérez, el dos veces presidente de Perú, se quitó la vida de un disparo en momentos en que lo iba a detener la Policía en Lima, en donde residía, reabrió un recuerdo de uno de los momentos que más le marcó en su vida: su paso por Colombia y Bogotá, que siempre las tuvo muy cerca de su corazón. 

En 1989 cuando ocupaba su primera presidencia en Perú hizo una visita oficial a nuestro país, en medio de sus actos de protocolo y reuniones formales, García sacó un espacio para ir al Museo Casa Jorge Eliécer Gaitán, en pleno centro del barrio La Soledad. 

En ese momento García rompió el protocolo de seguridad para hablar con varios ciudadanos y estudiantes de periodismo que le esperaban allí. En su estilo que siempre le caracterizó, tranquilo y en un tono más como si estuviese diciendo un cuento, recordó que siempre se había identificado con Gaitán y que sus vidas políticas se parecían. 

Lea además Muere el expresidente peruano Alan García tras dispararse

Una década después, luego de vivir el primero de los varios conflictos políticos que tuvo tras ocupar la Presidencia de la República, García Pérez volvió a Bogotá a quedarse por varios años, esto en virtud de que recibió el asilo político de parte del entonces presidente César Gaviria Trujillo. 

Un asilo que recibió el 31 de mayo de 1992, cuando se encontraba huyendo y en la clandestinidad de la dictadura que tenía en ese momento Alberto Fujimori en Perú. Ese día se inició una etapa que llevó a García a trasladarse a vivir a Bogotá y en algún momento en Cartagena. 

La prudencia y el silencio le marcaron su paso por Colombia en época. Los primeros años fue poco visible, desde que llegó a Bogotá se hospedó en Residencias Tequendama, lugar que se convirtió además en su centro de actividades. 

Con el paso de los meses y con la estabilidad política relativamente lograda en su país, García empezó a ser más activo en su vida de asilado en Colombia. De ahí que era común verlo caminando por el tradicional 'septimazo' en Bogotá. A quienes les recordaba que había sido expresidente de Perú les saludaba, como siempre, cordial y sin pretensión alguna. 

Le puede interesar Alan García, el hábil expresidente de Perú acorralado por acusaciones de corrupción

En esos años fueron muchas las amistades que cosechó en el país, entre ellas a Iván Duque, el exministro y exregistrador nacional, padre del hoy presidente de Colombia, Iván Duque. 

Su periplo en la capital del país llegó hasta 2001, año en que desde Perú le precluyeron las investigaciones en su contra. Casi una década después volvió a Bogotá, nuevamente en calidad de presidente de Perú, lo hizo en visita oficial que atendía por invitación del presidente del momento Juan Manuel Santos. 

Reacciones a su muerte 

El presidente de Colombia, Iván Duque, expresó que: "Con tristeza elevamos oraciones por la familia del expresidente del Perú, Alan García, en estos momentos de dolor por su trágica partida. Gran amigo de Colombia y promotor de la Alianza del Pacifico. Condolencias a sus seres queridos y al pueblo peruano. Descanse en paz (sic)". 

El expresidente de Colombia, Ernesto Samper Pizano (1994-1998) aseguró que “la lamentable muerte de mi copartidario y amigo, Alan García, nos obliga a reflexionar sobre la judicialización de la política. No podemos seguir convirtiendo los estrados judiciales en escenarios de confrontación política”. 

Por su parte, el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), sostuvo que “el expresidente Alán García fue un buen amigo de Colombia, las relaciones con su reciente gobierno fueron excelentes. Solidaridad con los suyos (sic)”. 

La periodista Salud Hernández se expresó así del fallecimiento: “Se suicidó Alan García. Lo siento por su familia. Pero debió ser valiente. La nefasta gestión en su primer mandato arruinó muchas vidas y provocó tragedias en incontables hogares peruanos. Un Presidente debe tener entereza y asumir lo que hizo”. 

Image
Colprensa
Colprensa