Escuchar este artículo

Eln habría asesinado a gobernador indígena en Chocó

Miércoles, 25 de Octubre de 2017
Testigos de los hechos aseguraron que hasta el lugar llegaron cinco hombres con armas de fuego.

Las autoridades indígenas del Chocó denunciaron el asesinato del Gobernador indígena Aulio Isarama Forastero, quien fungía como el máximo líder del resguardo Catru, una comunidad ubicada sobre los linderos del Río Baudó.

Los hechos se habrían presentado sobre las 5:00 de la tarde del martes, mientras Isarama realizaba actividades con su comunidad. Testigos de los hechos aseguraron que hasta el lugar llegaron cinco hombres con armas de fuego, quienes tendrían en sus uniformes símbolos alusivos al Eln.

De acuerdo con las primeras versiones, estando allí lo intimidaron con sus armas y luego se lo llevaron, para presuntamente sostener una conversación con sus superiores. Según el relato de los testigos, dos horas más tarde se escucharon varios disparos.

Tras estos hechos, la comunidad indígena denunció los actos que acabaron con la vida de Isamara y aseguraron que “a pesar de que actualmente hay un cese bilateral con el Gobierno Nacional, por los diálogos de paz que se adelantan en Quito (Ecuador), el accionar del Eln en los territorios y comunidades indígenas no ha cesado”.

Además del asesinato del líder indígena, la comunidad denunció que “siguen sembrando minas antipersonal, el confinamiento, reclutamiento forzado y amenazas en nuestros territorios indígenas del departamento del Chocó”.

Miembros de la comunidad Catru denunciaron que hasta la fecha ellos no han tenido un respaldo que les garantice la seguridad y “protección real y efectiva a las Comunidades”.

El documento proferido por la comunidad indígena asegura que los hechos antes mencionados, “sin lugar a dudas son una inminente violación a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario, protegido bajo las normas internacionales”.

Desde la mesa indígena del Chocó aseguran que ellos no tienen garantías a la hora de denunciar estos hechos que atentan contra su integridad, ya que “hay imposición mediante las armas de unas reglas y políticas a las que según este grupo ilegal hay que obedecer, bajo pena de muerte”.

Miembros de la comunidad aseguran que el temor que ejerce este grupo al margen de la ley no tiene limites “nos preocupa y causa terror, porque dicen tener una lista con nombres específicos a los que presuntamente van a asesinar”.

Por estos hechos, la comunidad le exige al Gobierno Nacional que ellos sean tenidos en cuenta en medio de las conversaciones que se adelantan en Quito (Ecuador). Igualmente, piden “el retiro de los grupos armados de nuestros territorios, respeto a nuestra Autonomía y Gobernabilidad. Exigimos a la Mesa de negociaciones de Quito el cumplimento del documento de acuerdo humanitario YA, en el Chocó”.

Así mismo, le solicitaron que se garantice de manera urgente la protección de los líderes amenazados.  

A la muerte del líder indígena se suma el secuestro de un familiar de la víctima, se trata del docente indígena Jhon Eriberto Isarama Forastero, quien fue retenido el pasado 7 de octubre en horas de la noche, mientras departía con su familia. Al parecer, hombres identificados con prendas del Eln, se lo llevaron del lugar y hasta la fecha no se sabe de su paradero.

Consejo de seguridad

El Secretario del interior del Bajo Baudó, Alexander Mosquera, indicó que en medio del consejo de seguridad sostenido en la mañana de este miércoles, se habló de la muerte del gobernador indígena, y aseguró que “esperamos que los resultados de la investigación den un parte positivo. Todavía no podemos establecer quién fue el autor del asesinato. Mañana habrá una comisión de la Fuerza Pública y de Medicina Legal para esclarecer la muerte”.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo, por medio de su cuenta de Twitter, rechazó el acto criminal y aseguró que el mismo no puede quedar en la impunidad.

“Muerte del Gobernador Indígena Aulio Isarama Forastero no puede quedar impune. Situación de riesgo para indígenas y afro del Chocó persiste”, se lee en el trino.

Image
Colprensa
Colprensa