Escuchar este artículo

Eln libera un civil a la espera de anuncio sobre diálogo de paz

Lunes, 10 de Octubre de 2016
El hombre fue identificado como Nelson Alarcón y estuvo secuestrado por tres meses.

El Eln entregó este lunes a un civil en su poder al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Colombia, en momentos en los que se espera un "importante" anuncio en Caracas sobre el diálogo de paz entre esa guerrilla y el gobierno colombiano.

"Un civil que estaba en poder del Ejército de Liberación Nacional (Eln) fue entregado este lunes al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en zona rural de Fortul", en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela, indicó en un comunicado el organismo internacional.

Identificado como Nelson Alarcón y secuestrado hace tres meses, según fuentes de la Iglesia católica, este es el tercer civil liberado por el Eln, la segunda guerrilla de Colombia, en las últimas dos semanas. 

La liberación ocurre horas antes de que representantes de ese grupo rebelde y el gobierno de Colombia den a conocer desde Caracas un "importante" anuncio, que se espera lleve finalmente a la instalación de la mesa pública de negociaciones de paz que anunciaron las partes hace más de seis meses.

Para la noche de este lunes, la cancillería de Venezuela convocó a la prensa para un "anuncio importante sobre el proceso de paz en Colombia". Desde Bogotá, la Presidencia confirmó que "las delegaciones del gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (Eln) harán un anuncio en la Casa Amarilla de la ciudad de Caracas".

Fuentes cercanas a ambas partes de la negociación dijeron a la AFP que la información será "en relación a un avance en los diálogos de paz con el Eln" y aseguraron que "en poco tiempo no habrá más civiles en manos de la guerrilla".

Aunque se desconoce el número exacto de rehenes en poder del Eln, alzado en armas en 1964 por influencia de la revolución cubana, fuentes oficiales estiman que al menos una persona sigue retenida por este grupo: el excongresista Odín Sánchez, quien se entregó en abril a la guerrilla a cambio de la liberación de su hermano enfermo.

El gobierno de Juan Manuel Santos y el Eln anunciaron el pasado 30 de marzo un acuerdo para lanzar la etapa pública de unas conversaciones iniciadas en secreto en enero de 2014. Sin embargo, los diálogos formales no se han instalado, porque para ello el presidente exige a la guerrilla abandonar primero la práctica del secuestro.
 
Acuerdo humanitario

Este fin de semana, el arzobispo de la ciudad colombiana de Cali, monseñor Darío Monsalve, cercano a la negociación con el Eln, dijo a la prensa local que el proceso con el Eln contemplará un preacuerdo humanitario, que "va a ser el alimento inicial" de la mesa pública de negociación.

En ese mismo sentido, otra fuente cercana a los diálogos dijo a la AFP que en el anuncio desde Caracas se informará de un "acuerdo humanitario" para continuar con la liberación de secuestrados y algunos presos.

Dando por hecho que esta noche se anunciará la instalación del diálogo formal de paz, el jefe negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc, marxistas), Iván Márquez, felicitó a las partes.

"Muy buena noticia para el país el acuerdo entre el Eln y el gobierno para comenzar los diálogos", escribió Márquez en su cuenta en Twitter.

El anuncio entre el Eln y el gobierno se daría una semana después de que los colombianos rechazaran en el plebiscito del 2 de octubre el acuerdo de paz pactado por el gobierno y las Farc, la principal y más antigua guerrilla del país, tras casi cuatro años de negociaciones en Cuba.

Según habían informado las partes, la mesa de negociación con el Eln sería instalada en Quito.

Precisamente el sábado, el canciller ecuatoriano, Guillaume Long, dijo que su país confiaba en que "pronto" tendría "noticias muy importantes, positivas, sobre la organización de la primera mesa de diálogo con el Eln en Quito".

Colombia vive un conflicto armado que ha enfrentado durante más de medio siglo a guerrillas, paramilitares y agentes de la fuerza pública, con un saldo de unos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

Image
AFP
AFP