Escuchar este artículo

Estudiante se envenenó y le suministró la sustancia a 7 compañeros

Miércoles, 26 de Abril de 2017
La joven de 13 años ingirió raticida y les dio a los otros menores en un jugo. Ninguno murió.

Una niña del grado séptimo de la Institución Educativa Inem Manuel Murillo Toro quiso terminar con su vida y con la de siete de sus compañeros, a quienes les dio a tomar jugo con un veneno.

El aterrador suceso fue el lunes en la mañana y en medio de la clase, después del descanso, uno de los afectados le pidió permiso a la docente para salir porque se sentía mal y lo mismo ocurrió con los demás que fueron atendidos por personal idóneo del plantel, que los llevó a la unidad de urgencias del hospital San Francisco.

A través de un medio radial, Gélver Dimas, gerente del centro asistencial donde llevaron a los afectados, dijo: “los ocho jóvenes ingresaron por un cuadro de mareo, náuseas y dolor abdominal. Al interrogarlos, dijeron que una compañera les ofreció un jugo lo que causó los síntomas ya descritos”.

“El jugo fue suministrado por una niña con antecedentes de depresión y al parecer estaba pasando por una de esas crisis, se hace un diagnóstico de intoxicación por un producto compatible con organofosforado y a los pacientes se les da el manejo con líquidos, lavado gástrico y un proceso de observación”.

A las 3 de la tarde del lunes a los siete de los estudiantes les dieron de alta. Pero la menor que preparó la bebida quedó en el hospital para ser valorada por psiquiatría, “para interrogar sobre una posible intento de afectar contra su integridad y la de sus compañeros”.

Según Dimas, de haber sido más fuerte el proceso o dosis “habrían podido morir algunos de ellos”.

Por su parte, el coronel Jorge Hernando Morales Villamizar, comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, manifestó que “la Policía, a través de la seccional de Protección e Infancia y Adolescencia, conoció el caso y llegó al hospital y tomó el contacto correspondiente con los diferentes institutos para iniciar la investigación”.

A través de fuentes judiciales se supo que ella mezcló un raticida, sustancia venenosa, en un jugo de mora que compró uno de los compañeros para el grupo de amigos y ella esperaba que su exnovio, con quien terminó hace poco, también tomara porque es del mismo salón, pero él no consumió.

Tres de las niñas afectadas tienen 13 años y dos de 12 años; y los dos jóvenes son de 13 y 15 años.

El Nuevo Día, dialogó con Carlos Alberto Urrego Ruiz, coordinador general de la Institución educativa Inem Manuel Murillo Toro, y manifestó que cuatro de los siete estudiantes que salieron del San Francisco ayer fueron a clase y de la menor que hizo la mezcla hoy será llevada a Los Remansos.

Al indagarle al docente sobre la versión que tenían, aseguró que: “Parece ser que los otros ‘pelaos’ si tenían conocimiento de lo que la niña había puesto en el jugo y ella manifestó que tenía muchos problemas familiares en la casa”.

Por lo anterior, el coordinador aseguró que no tiene conocimiento de la otra explicación conocida por este diario a través de una fuente.

Sin responsabilidad penal

La joven de 13 años no tiene responsabilidad penalmente, por su edad, por eso, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), inició un proceso de restablecimiento de sus derechos.

Lo anterior, evidencia un claro vacío legal contra los menores ya que es claro que lo ocurrido pudo terminar en un homicidio.

¿Quién responde?

El Nuevo Día consultó a un abogado quien argumentó que los padres de los menores afectados podrían iniciar un proceso administrativo contra el colegio y contra los padres de la menor en un proceso civil.

Según el profesional del derecho, la acción se haría siempre y cuando haya secuelas en los estudiantes.

El coordinador Carlos Alberto Urrego Ruiz, aseguró: “Hasta el momento no hay denuncias contra el colegio”.

Pronunciamiento de la Alcaldía

En comunicado de prensa la Alcaldía de Ibagué, a través de Valentina Salazar, secretaria de Salud de Ibagué, dijo que: “Este caso prende las alertas en el Municipio, donde en el presente año se ha evidenciado un crecimiento en la tasa de suicidios y de intentos de suicidio”.

Salazar, agregó: “De manera paralela se realizó un estudio de campo con la familia y en el colegio para identificar factores de riesgo y determinar si otros menores pueden estar afectados por esta situación”.

Finalmente, durante las próximas semanas, la Administración Municipal hará seguimiento al estado de salud físico y emocional de la menor para evitar que vuelva a presentarse una situación similar.

Image
Colprensa
Colprensa