Flip condena agresión a periodistas de Q’hubo

Jueves, 23 de Mayo de 2019
El rechazo se da por cuenta de los ataques que ocurrieron mientras los reporteros se encontraban cubriendo el suicidio de una persona en Suba.

En las últimas horas, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), rechazó la agresión física, obstrucción y eliminación del material periodístico de que fueron víctimas, los periodistas Gustavo Roa y Catalina Puentes del periódico Q’hubo. 

El rechazo se da por cuenta de los ataques que ocurrieron este miércoles mientras los reporteros se encontraban cubriendo el suicidio de una persona en el barrio Nueva Zelanda, en la localidad de Suba. 

Gustavo Roa, reportero gráfico, asegura que cuando llegaron al lugar, y a pesar de que la zona no estaba acordonada, decidieron tomar distancia para tomar las fotografías. Los reporteros se identificaron como miembros de la prensa ante los funcionarios del CTI. 

Según cuenta Roa, mientras éste hacía el registro visual de lo sucedido, un hombre se acercó a él y empezó a insultarlo y a golpearlo. 

El periodista se identificó varias veces como prensa ante el sujeto, pero en lugar de calmar la situación, más personas se acercaron a intentar agredirlo, por lo que decidió alejarse del lugar y refugiarse en un local de la zona, hasta donde llegaron las personas que lo perseguían gritando “cojalo, es un ladrón”. 

Al fotógrafo lo sacaron del lugar, le propinaron varios golpes y le quitaron la cámara y el celular. A pesar de que los periodistas lograron recuperar los dos dispositivos, todo el contenido audiovisual que tenían en la cámara sobre las notas que habían cubierto ese día fue borrado. 

En este mismo hecho, Catalina Puentes, periodista judicial del periódico, fue insultada y agredida por un hombre y una mujer, que también fueron identificados como familiares de la persona fallecida. 

Puentes, manifiesta que al intentar ayudar a su compañero, un hombre se acercó, la insultó y la escupió en la cara, mientras que una mujer le propinó un golpe en el rostro. Como consecuencia de las agresiones, Rojas sufrió contusiones en las costillas, presentó sangrado por los oídos y la nariz y tuvo cuatro fracturas en el tabique por lo que deberá someterse a cirugía. 

Según lo expuesto por los comunicadores, todo esto sucedió ante la mirada indiferente de dos agentes de policía que se encontraban en el lugar, quienes, según los reporteros, no intentaron defenderlos de los agresores. 

Así las cosas, la FLIP expresó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha dicho que “el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”. 

La FLIP expresó su preocupación por estos hechos y solicitará investigación por las presuntas faltas disciplinarias en las que hayan incurrido los agentes de policía que se encontraban en el lugar. “Es deber de los funcionarios público ser garantes del desarrollo de la labor periodística”. 

Además, la FLIP hace un llamado a la Fiscalía para que se realicen las investigaciones pertinentes y se apliquen las sanciones a los responsables de la agresión.