Escuchar este artículo

Gobernadora y dos alcaldes, a responder por tragedia de Mocoa

Miércoles, 29 de Noviembre de 2017
A la mandataria Soy Sorrel Aroca se le señala de Soy Sorrel Aroca, al igual que al alcalde José Antonio Castro.

La Fiscalía General de la Nación imputará cargos a la actual gobernadora del Putumayo, Soy Sorrel Aroca Rodríguez, junto con otros funcionarios y exfuncionarios, por la presunta responsabilidad en la tragedia de Mocoa, el pasado 1 de abril, donde murieron 336 personas. 

A la actual gobernadora se le endilgará el delito de homicidio culposo en posición de garante, el mismo que al actual alcalde de Mocoa, José Antonio Castro Meléndez, a quien además se le imputará los cargos de prevaricato por acción y prevaricato por omisión. 

La Fiscalía también imputará a Elver Porfidio Cerón Chincuque, exalcalde de Mocoa para el periodo 2012-2015, quien es señalado por los delitos de homicidio culposo en posición de garante, prevaricato por acción y prevaricato por omisión. 

Los hoy indiciados “habrían desatendido la posición de garantes que, de acuerdo a la Constitución Política de Colombia, les exigía proteger la vida de las personas que habitaban las zonas de riesgo e impedir que se produjera un resultado catastrófico”, indicó la Fiscalía. 

Según las investigaciones, los procesados “en su condición de funcionarios habrían omitido tomar las medidas necesarias para evitar las muertes registradas (...) más aún cuando era previsible y había probabilidades altas de un desastre natural de semejante magnitud, porque se conocía el grado de amenaza, vulnerabilidad y peligro inminente en el que se encontraba la población cercana a las cuencas hídricas”. 

La audiencia de imputación contra la gobernadora de Putumayo se realizará este jueves en el Tribunal Superior de Bogotá; mientras que las diligencias contra el alcalde y el exalcalde de Mocoa se cumplirán el 6 de diciembre, en la ciudad de Neiva (Huila).

La tragedia 

La tragedia de Mocoa ocurrió durante la noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril de 2017. Fuertes lluvias provocaron los desbordamientos de los ríos Mocoa, Mulato y Sancoyaco, generando deslaves y flujos de lodo en varios sectores de la cabecera municipal que causaron la destrucción de viviendas, puentes y arrastraron vehículos a su paso. 

Fueron arrasados diecisiete barrios de la ciudad, cinco de los cuales quedaron destruidos totalmente. 

Se reportaron más de 400 heridas, con un número oficial de 200 desaparecidos y más de 1.000 damnificados.

Image
Colprensa
Colprensa