Escuchar este artículo

La arrogancia, el principal error que marcó la derrota política del gobierno

Lunes, 3 de Octubre de 2016
Hhubo publicidad engañosa de lado y lado que afectó el ánimo del elector.

Arrogancia. Ese parece haber sido el principal error del Gobierno Nacional y particularmente del presidente Juan Manuel Santos, en la derrota política más importante de su vida, luego de que el Plebiscito por la Paz perdiera por escasos 60 mil sufragios.

Y eso que el umbral fue modificado para ser aprobado por apenas el 13 % del censo electoral, pues de haberse mantenido el 25 % que establece la Ley 134 de 1994 –Mecanismos de Participación Ciudadana- la derrota hubiera sido mucho más alta.

Santos solo ha medido su caudal electoral en dos comicios, y en ambos fue ganador de la Presidencia de la República. Este plebiscito es la tercera elección en la que puso a prueba su capacidad de convocatoria electoral.

El exministro de Gobierno Armando Estrada Villa, señala varias circunstancias que, a su juicio, incidieron de forma determinante en la derrota del plebiscito en las urnas. El experto sostiene que desde el comienzo de su gestión y tras distanciarse de su antecesor, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, el presidente Santos “subestimó” a la oposición, al Centro Democrático y la capacidad del propio Uribe.

“El Gobierno es muy mal negociador. Siempre mostró ansiedad y angustia, y eso lo supieron aprovechar las Farc en el Acuerdo Final”, sostiene.

También considera el analista que “el Gobierno siempre magnificó a las Farc cuando decía que la guerrilla no fue derrotada militarmente y que tenía capacidad de tomarse las ciudades si el Acuerdo no era aprobado”, y agrega una razón adicional: “Los colombianos no quieren al presidente Santos, y mucho menos un acuerdo con la guerrilla cargado de ventajas a favor de la ilegalidad y en contra de la institucionalidad”, dice Estrada Villa.

No obstante, el exministro reconoce que el Gobierno y todos los partidarios del ‘Sí’ hicieron todo lo que había que hacer para divulgar los acuerdos con las Farc, pero “el error fue la manera como el Presidente comunicó al país el alcance de lo negociado”.

El analista Rafael Nieto Loaiza coincide con Estrada en que por el ‘Sí’ estaba el Gobierno en pleno, los partidos de la Unidad Nacional, los gremios, la Iglesia y hasta la comunidad internacional. ¿Entonces qué pasó?

“No se puede mirar con que solo se trató de una derrota política aplastante sino el que ‘No’ ganó contra todo: la prensa, la academia, los medios de comunicación”, añade Nieto.

El exviceministro de Justicia también destaca que hubo publicidad engañosa de lado y lado que afectó el ánimo del elector, “y como el Gobierno no aceptó incluir la casilla del voto en blanco, mucha gente votó por el ‘No’, o no quiso participar”.

En definitiva, afirma Nieto Loaiza, “el Acuerdo no fue el mejor posible, como dice el Gobierno, sino más beneficioso para las Farc”.

A su vez, el catedrático Jorge Giraldo Ramírez insiste en que de parte del presidente Santos “hubo exceso de prepotencia frente a Uribe”, no solo desde el inicio de su gestión sino en la parte final de la negociación en La Habana, cuando el jefe del Centro Democrático quiso debatir con el primer mandatario sobre el alcance de lo pactado.

“El voto por el ‘No’ no fue solo contra el Acuerdo Final de Paz, también lo fue contra las Farc, contra Santos, contra la gestión de Gobierno”, señala Giraldo.

Por último, el catedrático afirma que el jefe de Estado se equivocó doblemente, al querer refrendar los acuerdos sin necesidad, y al haber escogido al plebiscito como el mecanismo democrático para hacerlo.

“En últimas, la gestión a favor del plebiscito fue muy mala, se cometieron muchos errores, y ahí se están viendo las consecuencia”, concluye el catedrático de Eafit.

Image
Colprensa
Colprensa