Escuchar este artículo

La Doctora Clown y el poder de una carcajada

Sábado, 4 de Mayo de 2019
Una profesional en arte dramático que decidió implementar en Colombia la práctica que hizo popular el doctor ‘Patch’ Adams.

Luego de tres años de trabajo en el cancerológico de Bogotá, un médico especializado se le acercó a Luz Adriana Neira, más conocida como la Doctora Clown, y le hizo una confesión: nunca le había dado tanta importancia al poder de una carcajada.

El día que ella, junto a los integrantes de su fundación, que lleva el mismo nombre, empezó con la misión de llevar risas y alegrías a los pacientes de este instituto, él fue el más incrédulo de todo el equipo médico del lugar. 

Sin embargo, con el paso del tiempo y de manera sorprendente, comenzó a ser testigo de los resultados. Los niños que recibían la terapia de la risa no entraban a quimioterapia llorando ni terminaban vomitando como era lo usual. Ahí, aquel médico, comprendió el valor que tiene una sonrisa.

Como esta historia son muchas las que en 21 años de labores ha experimentado la Doctora Clown  y su equipo de trabajo y que, de manera vivencial, decidió recopilar en el libro ‘La sonrisa de los mil colores’, el cual fue presentado la semana pasada en la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

En sus páginas, Luz Adriana Neira presenta un relato inspirador a través de quienes se han beneficiado de la terapia de la risa, pero también aquellos profesionales de la salud que han encontrado en ella una aliada incondicional para llevar bienestar a sus pacientes, en medio de las difíciles condiciones por las que están atravesando.

“Poder plasmar lo que uno sabe, lo que lleva incorporado en el alma, en la mente, para que otros puedan conocer y aprender es inspirador. Cuando termino de leerlo, nuevamente me quedan más ganas de ser payasa”, reconoce Neira.

Buena parte de quienes han integrado la fundación en estos 21 años escribieron textos para el libro, así como médicos y personas que se mueven en otros campos de la salud, pero que también están convencidos de que una sonrisa puede generar grandes beneficios para quienes afrontan alguna enfermedad.

“Cuando decidimos hacer ‘La sonrisa de los mil colores’ y recopilar estos 20 años de historia, haciendo que los niños, o sea, los pacientes, las mamás, los papás, todo el personal de la salud, los clown voluntarios  y los artistas profesionales escribieran acerca de esta maravilla, era para inspirar a las personas. Para que cuando naveguen por el libro entiendan cómo se puede utilizar mejor el tiempo y el amor”, manifestó la Doctora Clown, quien hace dos décadas decidió implementar en Colombia un método en el que, inicialmente, pocos creían, pero que al final terminaron amando.

Luz Adriana Neira presentó ‘La sonrisa de los mil colores’

Los difíciles primeros pasos

“Ser pionero es muy difícil, porque no saben dónde ponerte, siempre te quedas afuera y debes buscar la manera de entrar. Cuando empecé no había nada de clown, payasos cero, solo arte dramático y danza. Ahora, ser clown es lo último. Ponte la nariz y serás feliz”, recuerda la Doctora Clown, sobre lo que ha sido la evolución de su terapia desde 1998, cuando aterrizaron en el país la práctica que popularizó en Estados Unidos  el conocido doctor ‘Patch’ Adams.

Luz Adriana Neira reconoce que su trabajo no ha sido fácil, a pesar de que pareciera todo lo contrario. Para ponerse una nariz roja se necesita preparación. Saber lo que ocurre en el cuerpo, en la mente, en las emociones y transmitirlo de manera que se pueda olvidar por un rato el sufrimiento, es una tarea compleja.

“Yo he leído a Rodolfo Llinás, los estudios minuciosos del cerebro, porque han sido mi alimento para que la parte médica me tome en serio. A veces, cuando hablo, la gente piensa que soy pediatra, por la misma necesidad que existe de aprender todo ese trasfondo y porque en una época, en Colombia el único lugar del payaso era afuera de un restaurante anunciando el menú del día o en un circo malo”, asegura.

Dice que por este mismo contexto al que se enfrentaba, tuvo que buscar un espacio y encontrar la literatura necesaria para sustentar su trabajo. “Como un espacio de juego y risa entre los medicamentos y las inyecciones. Un momento mágico que impacta no solo al niño, sino al círculo familiar, porque cuando se ríe, la atmósfera cambia y se oxigena el ambiente”.

A pesar de las adversidades a las que se tuvieron que enfrentar en sus primeros años para consolidar la terapia, hoy, la fundación que lidera es una fuente de consulta, cuando alguien quiere saber más del proceso que desarrollan y todos sus métodos. De hecho, ya tienen una red de voluntarios que trabaja en Bogotá, Cali, Medellín, Bucaramanga, Cúcuta, Paipa, Pasto y siguen  expandiéndose.

“Muchos médicos toman el taller de clown. Los anestesiólogos encontraron en el humor y la magia la mejor forma de lograr que los niños no teman a las agujas. Genera una armonía especial en los centros hospitalarios”, reconoce Neira.

Y aunque insiste en que nada ha sido fácil en todo este tiempo que llevan haciendo de la risa una terapia, señala que la satisfacción ha sido muy grande. 

“Queremos dar a conocer la bendición que es una carcajada”, reitera.
 
La fundación

La fundación Doctora Clown fue creada en 1998 por Luz Adriana Neira y su hermana María Ninelly, con el objetivo de, por medio de un momento mágico de alegría, minimizar el dolor del pequeño paciente y devolverle, a través de la terapia de la risa o humor terapéutico, la fe y la alegría de la vida. Su misión es convertir la tristeza en alegría, el llanto en una sonrisa y la incertidumbre en esperanza.

Neira estudió arte dramático en la Escuela de Artes Escénicas de Bogotá. Terminó en la escuela de movimiento teatral Mimenschule Lig, en Zürich. Además, ha cursado diferentes talleres de clowns con maestros de Inglaterra como David Glasss, de Italia como Mario Versasca y en Suiza con Peter Hhoonnegger. Es la pionera de la terapia de la risa en Colombia.

En estas dos décadas de funcionamiento, Doctora Clown ha practicado más de 730.845 terapias individuales de la risa y 8.268 visitas hospitalarias. También han hecho presencia en más de 1.340 instituciones, en ciudades y municipios del país.

Según Luz Adriana Neira el propósito de Doctora Clown es seguir difundiendo su filosofía de potenciar la felicidad y salud emocional de los colombianos. 

“La risa es un camino a la sanación”, considera.

Image
Colprensa
Colprensa