Escuchar este artículo

Masacres y asesinato de líderes, el otro virus en Colombia en 2020

Domingo, 27 de Diciembre de 2020
Se registraron 89 homicidios múltiples, 6 de ellas en Norte de Santander, según Indepaz.

El 2020 fue un año difícil para el país y no solo por los efectos de la pandemia de COVID-19 sobre la economía y la salud, sino por la afectación que tuvo Colombia en materia de seguridad, especialmente por el número de masacres que se presentaron en el territorio nacional.

Aunque el Ministerio de Defensa destacó las cifras de homicidio en 2020, que tuvieron una caída del 5%, y que se sumó a otros delitos como la extorsión (-10 %), el hurto a residencia (-31 %), el hurto a comercio (-33 %) y el hurto a personas (-34 %), el gran pendiente sigue siendo la zona rural del país. 

Según datos del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), durante este año, con corte al 25 de diciembre, se habían registrado 89 masacres en todo el país, donde habían sido asesinadas 370 personas. Estas ocurrieron en 62 municipios, afectando 23 departamentos. 

Las cifras del centro de estudios dan cuenta que Antioquia, Cauca y Nariño son los departamentos más afectados. El primero reporta 21 masacres y 82 personas asesinadas, el segundo 13 hechos y 53 personas muertas y el tercero 9 masacres y 42 asesinatos. 

Las otras masacres fueron en Norte de Santander (6), Putumayo (4), Bogotá (3), Bolívar (3), Chocó (3), Córdoba (3), Cundinamarca (3), Valle del Cauca (3), Atlántico (2), Huila (3), Tolima (2), Magdalena (2), Arauca (1), Caldas (1), César (1), Guaviare (1), Meta (1), Sucre (1), La Guajira (1) y Quindío (1). 

El último caso registrado se vivió este fin de semana de Navidad, donde tres personas fueron asesinadas en la zona rural de la ciudad de Neiva. Lo poco que se conoce del caso, que fue denunciado por los habitantes, es que entre los muertos se encontraba un excombatiente de las Farc. 

Se trata de Mesías Pajoy Sabogal, alias ‘Pastor’, un desmovilizado de la columna móvil Teófilo Forero de la extinta guerrilla. Y es que allí la cifra no es menos preocupante, pues a lo largo de este año han sido asesinados 61 de los desmovilizados de las Farc, según las cifras de Indepaz. 

En materia de masacres, la comunidad indígena no ha estado exenta de estos actos, pues 66 miembros de la comunidad Nasa fueron sido asesinados durante este año, según cifras entregadas por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

El incidente más reciente con las comunidad Nasa se habría registrado el pasado 5 de diciembre, según la ONU, donde cinco personas, entre las que se encontraba un excombatiente de las Farc, fueron asesinados en el norte del Cauca. Ese mismo día, amenazaron a 24 líderes y autoridades del pueblo. 

Otro ataque reciente contra la comunidad indígena fue reportado por Naciones Unidas el pasado 3 de diciembre en el departamento del Chocó. Allí fue asesinado el líder indígena Miguel Tapi Rito, lo que provocó el desplazamiento de aproximadamente 900 personas, en su mayoría, mujeres y niños. 

Por estos hechos, Michelle Bachelet condenó el aumento de la violencia ejercida en contra de estas comunidades por parte de grupos armados, grupos criminales y otros elementos armados en Colombia.

“Es trágico ver a tantas personas ser víctimas de la violencia persistente a lo largo del país. Además de estos asesinatos, las víctimas incluyen, por supuesto, a los que se quedaron, quienes permanecen casi completamente indefensos”, añadió la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

La situación más difícil es la que se vive en áreas de difícil acceso donde hay clara ausencia del Estado en todos los sentidos, porque “no hay seguridad, no hay policías, no hay servicios públicos, escuelas, salud, etc. Esa es una de las razones por las que pedimos al Gobierno que llegue a esas áreas”, dijo. 

Pero la preocupación no solo gira entorno a las masacres y asesinato de exmiembros de las Farc, pues los líderes sociales también están viviendo su propio viacrucis. Según los datos de Indepaz, en 2020 han sido asesinados 300 líderes sociales y defensores de Derechos Humanos en el país. 

Además, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz documentó en este 2020 12 asesinatos de personas que estarían relacionados con familiares o personas cercanas a los líderes sociales y defensores de derechos humanos en Colombia.

¿Qué dice el gobierno?

El Gobierno Nacional ha señalado al narcotráfico como el principal fenómeno en las masacres y asesinatos de líderes sociales en el país, por lo que ha insistido en la reducción de las hectáreas de cultivos ilícitos y así quitarle el poder a las mafias que operan en las regiones del país. 

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, ha dicho, por ejemplo, que estos actos corresponden a ese fenómeno del narcoterrorismo, donde criminales como ‘Mayimbú’, ‘Iván Márquez’, ‘el Paisa’, ‘Santrich’, ‘Iván Mordisco’ estarían inmiscuidos en estos hechos. 

Por lo que es importante, según el mandatario colombiano, erradicar la mayor cantidad de hectáreas que sean posibles. En el mismo sentido se ha pronunciado el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien no ha escatimado lugar ni evento, para hacer referencia a este tema.

En una de sus intervenciones, dijo que Colombia necesita una cruzada contra el narcotráfico, para acabar con la fuente de financiación de los que masacran y asesinan líderes sociales. También señaló que a pesar de que hay evidencias, “hay sectores que hacen reiteradamente politiquería con la muerte”.

Con respecto al asesinato de excombatientes de las extintas Farc, el gobierno insiste en la misma causa y añade que la venganza de parte de la disidencias es el otro factor que los esta matando.

En medio de la entrega del balance de la cartera de defensa durante 2020, el ministro Trujillo entregó los resultados de seguridad, los cuales calificó como históricos.

“Logramos la tasa más baja de homicidios en 46 años, la mayor cantidad de hectáreas erradicadas (130.000) de la historia, la incautación más alta de la historia y la tasa más baja de secuestro que haya habido. Estos logros nos invitan a trabajar más por los colombianos”, dijo en su momento.

En conclusión, hay dos balances de la situación que se vivió en 2020 en el país, y como dijo Bachelet al final de su discurso: “lamentablemente, después de décadas de conflicto armado, la violencia ha sido normalizada en Colombia, algo que nadie debería aceptar”.

Image
Colprensa
Colprensa