Escuchar este artículo

Matan a un joven porque fue a cobrar por su trabajo

Miércoles, 12 de Abril de 2017
El acto de intolerancia ocurrió en Cartagena.

“Me levanté toda la noche pendiente de mis muchachos. A las 3:30 de la madrugada, cuando llegaron, me dijeron que estuvieron en una mudanza y que hoy les tocaba ir a cobrar. (...) Cuando se fueron, al rato vinieron a avisarme que le dieron un tiro a mi muchacho”, decía entre lágrimas Aida Morelo.

La mujer estaba a las afueras del Hospital Universitario del Caribe, donde su hijo menor, Eliécer Simancas Morelo, había fallecido a las 9 de la mañana.

Según narró Yesid Simancas, hermano de la víctima, ellos no tenían trabajo y se rebuscaban en lo que saliera. Por eso, decidieron ayudar en una mudanza en la calle Papa Negro del sector 11 de Noviembre, en Olaya Herrera.

“Nos dijeron que si podíamos ayudar y nosotros dijimos que sí, pues nos iban a pagar 15 mil pesos. Pero teníamos que esperar hasta la noche para sacar todo de la casa y pasarlo para la otra, y eso hicimos”, dijo Yesid, con la voz entrecortada.

Cuando terminaron con el trabajo, fueron a cobrar, pero la dueña de la mudanza les dijo que mejor fueran por el dinero al día siguiente. Y eso, según cuenta este hombre, fue lo que hicieron, solo que las cosas no salieron como esperaban.

“Llegamos y la mujer nos dijo que ella solo tenía 10 mil pesos y nosotros le manifestamos que nos había prometido 15 mil pesos”, expresó.

Todo indica, que la mujer les dijo que eso era lo único que tenía y que vieran si lo aceptaban o no. “Le dije a mi hermano que los aceptáramos y que nos fuéramos”, dijo entre lágrimas Yesid.

El disparo

Finalmente, cuando tomaron los 10 mil pesos de pago por su trabajo, dieron la vuelta y caminaron unos cuantos metros, encontrándose de frente con Henry, esposo de la mujer.

“Henry comenzó a discutirnos porque habíamos ido a cobrar, yo le decía que ya, que todo bien, que ya nos íbamos y él sacó un revólver. En ese momento comencé a forcejear con él”, contó Yesid. 

En medio de ese forcejeó, el arma se disparó cuando, supuestamente, Henry accionó el gatillo. “La bala le dio a mi hermano”, dice Yesid.

El proyectil se alojó en el costado derecho del tórax de Eliécer, haciéndolo caer. Yesid montó en una moto a Eliécer y lo llevó al Hospital Universitario del Caribe.

Los médicos de turno lo recibieron y trataron de reanimarlo, pero ya no había mucho que hacer, pues Eliécer había muerto al ingresar al centro médico. Se desangró.

“Vi cuando mis hijos salieron y me dijeron que iban a cobrar su trabajo. Que les dijeron que era antes de 8:00 a.m. que tenían que estar allá. Cuando salieron me quedé tranquila, pero al rato vinieron los vecinos a decirme que le dieron un tiro a Eliécer. Yo no lo podía creer, aún no lo puedo creer. Mi pelaito solo quería trabajar”, cuenta entre lágrimas la madre de la víctima.

Después del hecho, el presunto asesino huyó. “Desde que nos enteramos del caso, los familiares de la víctima han estado colaborando con las autoridades y ahora estamos en la búsqueda del presunto agresor, de quien se tiene muy poca información”, aseguró el general Luis Poveda, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena.

Image
Colprensa
Colprensa