Escuchar este artículo

Nathalia y Rodrigo, el amor que separó la muerte

Domingo, 29 de Diciembre de 2019
Al lado del occiso dejaron un letrero que decía: “no alcahueteamos cosas mal hechas en la región".

El corazón de una madre nunca se equivoca. El viernes 20 de diciembre al notar que su hija Nathalia no le contestaba un mensaje que le puso en su teléfono una sensación extraña invadió a Ximena Cáceres, la madre de la mujer. “Algo le pasa a Nathalia”, pensó. Desde ese momento empezó su angustia que se extendió durante todo el fin de semana, pero el lunes ese sentimiento le dio paso al duelo tras la confirmación del hallazgo del asesinato de Nathalia y Rodrigo, su esposo.

El doble crimen conmocionó al país. Nathalia, ecóloga de la Universidad Javeriana y antropóloga de la Nacional, era la gestora ambiental de la Fundación Natura y participaba del proyecto Magdalena Cauca Vive. De acuerdo con esta organización, “la zona en donde desempeñaba sus labores profesionales era el complejo cenagoso de Zapatosa, entre Cesar y Magdalena, así como en la ciénaga de Ayapel, en Córdoba”.

Natura también precisó que por cuenta de su trabajo no había recibido amenazas ni intimidaciones. Con esto se daba por descontado que el doble crimen tuviera motivaciones relacionadas con sus funciones. No obstante, esa fue una de las tres líneas de investigación que abrió la Fiscalía seccional de Santa Marta. Las otras dos daban cuenta de un robo y la otra, de la que no se dio mayor explicación ni se conoció el por qué fue anunciada, apuntaba a tráfico de estupefacientes.

Así las cosas, el planteamiento del robo quedaba como la más probable, lo que dejaría como posibles autores del hecho a la delincuencia común. Hipótesis que tendría más validez con los acontecimientos conocidos a lo largo de la semana sobre este caso, puntualmente con la presentación de los presuntos implicados en el hecho y con el hallazgo de un cadáver en la mañana del viernes 27, muy cerca del lugar donde fueron ultimados los bogotanos.

Al lado del occiso dejaron un letrero que decía: “no alcahueteamos cosas mal hechas en la región, el que venga a dañar la tranquilidad será dado de baja HP”. De aquí se desprende otra arista que no ha sido dilucidada por las autoridades y que ha dejado más interrogantes a este expediente.

¿Quiénes mandan?

En el corredor que del Magdalena conduce a La Guajira hace presencia la banda ‘Los Pachenca’, que no son nada distinto a las disidencias de los paramilitares del bloque Tayrona, y que estuvo al mando de alias ‘Chucho Mercancía’ hasta junio de este año cuando fue dado de baja en un operativo de la Policía.

No obstante, esta organización continúa manejando el negocio del narcotráfico por este tramo. Pero no solo controlan las lucrativas rentas ilegales fruto del tráfico de drogas, sino que buscan ‘mantener’ la calma en la región, haciendo justicia propia con aquellos que no cumplan sus reglas.

A la par con la aparición del cadáver, otra situación da cuenta de este indicio. El martes 24 circuló un panfleto, cuya autenticidad no ha sido ni verificada ni desmentida por las autoridades, en las que las ‘Autodefensas conquistadores de la Sierra Nevada’ niegan su autoría en el doble homicidio y anunciaron “un operativo en la región para dar con el paradero de los responsables de este crimen y entregarlos a las autoridades competentes”.

Horas después de divulgada esta misiva, que llamó la atención por apenas tener un par de errores de ortografía, una persona se acercó a la sede de la Fiscalía de Santa Marta presentándose como uno de los responsables de los hechos que rodearon la muerte de Nathalia y Rodrigo. Este sujeto fue identificado como Giovanni Abelardo, para quien la Fiscalía fue uno de los que planeó el robo del carro en el que se movilizaba la pareja.

El fiscal que tiene a cargo la investigación sostuvo ante el estrado que el automotor sería vendido en 5.000.000 de pesos en La Guajira. “El 25 de diciembre, y sin recibir los 5 millones por la camioneta que había sido hurtada, alias ‘Giovanni’ regresó al corregimiento de Buritaca para ubicar al encargado de la transacción criminal, pero en el trayecto presuntamente fue abordado por la comunidad que lo acusó del crimen e intentó golpearlo”, señaló el ente acusador.

Bajo este planteamiento, cabe preguntarse por qué decidieron salir del lugar sin el botín, toda vez que luego la camioneta fue hallada en una zona abandonada de la región.

A esa particular presentación ante las autoridades de Abelardo le siguieron las de Jáder Lozano Jaramillo, ‘Negro’; Andrés Felipe García Socarras, ‘Pipe Bareta’, y Luis Alfonso Rodríguez, ‘Luchito’. Sin embargo, la Fiscalía insiste en que fueron capturas que se hicieron tras dos allanamientos en los que hallaron, según los investigadores, pertenencias de la pareja que se dirigía a Palomino para un agasajo en su honor debido a su matrimonio.

“Siempre se ha escuchado que hay problemas de seguridad en la zona, mucha delincuencia, a pesar de las redadas que hace la Policía para la protección de los turistas. De eso se ha hablado siempre y siempre les decía a ellos que se cuidaran”, le comentó a COLPRENSA la madre de Nathalia.

Más sospechas

Perico Aguao es la vereda en la que hallaron los cuerpos sin vida de la pareja que amaba los animales, al punto de que en su casa de Santa Marta les brindaron albergue a nueve perros y cuatro gatos que adoptaron de la calle. Los cadáveres de Nathalia y Rodrigo tenían la cabeza cubierta y las manos amarradas. Jairo Jiménez, el padre de la mujer, fue el último de sus familiares que escuchó su voz y la de su yerno. Ambos clamaban por su vida cuando se cortó la comunicación.

La forma en la que los asesinaron también ha despertado sospecha, toda vez que la delincuencia común no apela a este tipo de prácticas para quitarles la vida a sus víctimas. De hecho, son pocos los casos en los que se comete el crimen para despojar a las personas de sus pertenencias.

“Nuestra organización no permitirá que ladrones de poca monta pongan en jaque la seguridad de los visitantes que se desplazan en esta temporada por la Troncal Caribe”, advierte otro de los apartes del panfleto de las autodefensas, que añade que no están en contra de las autoridades nacionales, sino que quieren “prestar un servicio social a la comunidad y nuestros vecinos”.

‘Negro’, ‘Pipe Bareta’ y ‘Luchito’ no aceptaron cargos por los delitos que les imputaron, por lo que ahora irán a juicio. Sus detenciones, que se hicieron en tiempo récord, no tuvieron repercusión por parte del ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, que desde su cuenta oficial de Twitter es muy dado a divulgar información de capturas o resultados positivos.

Image
Colprensa
Colprensa