Escuchar este artículo

Polémica por el ingreso del Esmad a Uniatlántico

Viernes, 25 de Octubre de 2019
El rector de la universidad dijo que autorizó la acción de la Policía ante los robos de computadores y un video beam.

El pasado jueves se llevó a cabo una nueva jornada de movilizaciones estudiantiles que terminaron en disturbios.

El caso que más controversia genera es el de la Universidad del Atlántico, pues el rector de esta institución, Carlos Javier Prasca, autorizó a la fuerza pública para que ingresara a la universidad, debido a los “destrozos causados en salones de clases, rectoría y áreas administrativas”, según lo expresa la carta escrita por él.

En entrevista con Blu Radio, Prasca aseguró que habían daños graves en los salones y que hubo robos de computadores y un video beam. “No tenía otra herramienta que acudir a la fuerza pública para impedir la destrucción total de la universidad. No protegemos los actos vandálicos”.

Andrea Ariza, miembro del Comité de Derechos Humanos de la Universidad del Atlántico, aseguró que el rector Prasca no tuvo autorización por parte del Consejo Académico de la Universidad para que el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) ingresara al centro educativo.

Así mismo, el Ministerio de Educación aseguró que no participó de la decisión del ingreso de miembros de la fuerza pública y que él, como rector, tenía toda la autoridad y autonomía para decidirlo.

De acuerdo con la carta realizada por este consejo, se anuncia que “en la sesión extraordinaria de este cuerpo colegiado del día 24 del presente mes nunca se deliberó, ni se votó, autorizar el ingreso de la fuerza pública a nuestra alma máter como mecanismo de control-represión. 

Se aclara inclusive, que la deliberación y aprobación de una acción de esa naturaleza no hace parte de la misión de ese cuerpo colegiado”.

¿Qué ocurrió?

Ariza asegura que en la Universidad del Atlántico se han llevado a cabo asambleas para determinar el plan de acción ante los enfrentamientos entre vándalos y miembros del Esmad.

Sin embargo, el pasado jueves hubo una nueva confrontación, producto de un incendio del cual se desconoce su causa, y quién lo propició. 

“La administración señaló de forma irresponsable a los estudiantes, cuando ellos ayudaron a apagarlo. Después de esto se realizó un plantón pacífico en el que hubo una arremetida desproporcionada”.

Lo que se ha venido denunciando por parte de los estudiantes a nivel nacional es la aparente infiltración de agentes de la Policía vestidos como civil, que generan destrozos, disuelven las manifestaciones y agreden a quienes participan pacíficamente de las movilizaciones.

Frente a lo ocurrido, Julián de Zubiría, consultor en educación, apuntó que los hechos de violencia ocurridos en las universidades demuestran graves errores del Gobierno, lo cual está escalando peligrosamente el conflicto en lugar de resolverlo.

“El gobierno está manejando muy mal la situación. De manera muy irresponsable ha ingresado con la fuerza pública disparando a la Universidad del Atlántico: es una actitud provocadora que agravará el conflicto en lugar de resolverlo. El gobierno no está dialogando y las consecuencias serán fatales a mediano plazo. Ojalá aprenda de la experiencia en Chile: si no se escucha a la población, las consecuencias pueden ser fatales. Esperamos no llegar hasta allá”, destacó de Zubiría.

Paro indefinido en la Distrital

William Castrillón, rector encargado de la Universidad Distrital, afirmó que lo peor que se puede hacer es que se genere un paro indefinido, puesto que esto retrasa en gran medida el estudio de los universitarios y genera mayores pérdidas financieras.

“Queremos garantizar la culminación exitosa de este semestre académico. Hemos hecho todos los esfuerzos administrativos y los estudiantes también los han realizado para terminar el semestre, ya que está programado para que finalice el 13 de diciembre”, enfatizó Castrillón.

Además de esto, el rector encargado anunció que el Consejo Superior Universitario aprobó el aval de la Comisión Tercera de esta entidad para aumentar el apoyo económico de los estudiantes en las salidas de campo que requieran las carreras. Se pasó de 1,2 salarios mínimos diarios para gastos en estas actividades a 1,8 salarios mínimos.

No obstante, la Universidad Distrital tiene pensado irse a paro indefinido hasta que se dé solución al caso de corrupción protagonizado por Wilmar Muñoz, exdirector del Departamento de Extensión de la institución.

Julián Báez, representante estudiantil de la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior (UNEES ), indicó que si bien no se sabe si otras universidades se unirán, es seguro que la Universidad Distrital mantenga el paro hasta que se solucionen los problemas financieros que tiene actualmente.

“Aún no se ha aprobado la instalación de una asamblea universitaria como espacio como máximo espacio de participación y nos han dicho que esto será posible sino hasta el 12 de noviembre”, señaló Báez.

En cuanto al temor de que haya una cancelación del semestre, Báez indica que esta medida busca dividir a los estudiantes y poner a los docentes en contra. “Por esta razón vamos a hacer actividades en el marco del paro, según las carreras de los estudiantes, a medida que se ejerzan medidas de presión y movilización”.

Image
Colprensa
Colprensa