Escuchar este artículo

¿A qué vino a Colombia el jefe del Ejército Sur de EE. UU.?

Miércoles, 30 de Enero de 2019
Aunque el tema Venezuela sí está en la agenda de los temas a tratar, no es el único ni es la prioridad.

Todo un polvorín político y militar se levantó tras la publicación de la foto de la libreta de apuntes de John Bolton, el consejero de Seguridad del gobierno de Donald Trump, en la que se lee “5.000 tropas a Colombia”. El mensaje coincidió con la visita del comandante del Ejército Sur de los Estados Unidos, general Mark Stammer, para una serie de reuniones que ya tenía concertadas con sus pares en Colombia, pero que sirvió para atizar la discusión.

La llegada de Stammer a Colombia ya se venía hablando hace por lo menos tres semanas, según confirmaron varias fuentes de diferentes ámbitos del sector Defensa. Y aunque puede tratarse de una coincidencia con la tensión que se vive por el tema Venezuela, Guillermo Botero, ministro de Defensa, se refirió al respecto durante la presentación de la política de derechos humanos del Ejército, y dijo que es un encuentro de rutina.

“Colombia tiene una relación recíproca con el gobierno de los Estados Unidos y con sus fuerzas militares. En este tipo de visitas se mira la interdicción de los cargamentos de droga y cómo va la erradicación de los cultivos ilícitos”, detalló Botero.

Al ser consultado sobre lo de las tropas, el funcionario inició explicando que Colombia cuenta con 447.000 hombres y mujeres para especificar que “tenemos una fuerza pública acorde a nuestras necesidades”. Pero al conocer su postura sobre la posibilidad del ingreso de tropas extranjeras en el país sorprendió diciendo que es el canciller Carlos Holmes Trujillo el vocero y que desde esa cartera no se le consulta al Ministerio de Defensa.

Yo no lo consulto a él ni él me consulta a mí. Trabajamos articuladamente, pero eso no quiere decir que haya consultas”, enfatizó Botero.

Stammer

El Ejército Sur que comanda Stammer es un componente del Comando Sur (que reúne a varias fuerzas estadounidenses) y presta colaboración a 31 países de Centro y Suramérica, así como a naciones del Caribe. Sus recorridos por estos países son frecuentes para revisar temas de cooperación internacional. Entre ellos, la Venezuela donde hizo cursos de paracaidismo.

Stammer es un general tropero, como se designa a los militares que han estado en el terreno dirigiendo operaciones. De acuerdo con su historial que aparece en la página arsouth.army.mil su nombre figura como comandante en brigadas y divisiones que han hecho presencia, entre otras, en Afganistán y en el Cuerno de África.

Por ello se generó la suspicacia de que su visita obedece a una presión militar, y si se quiere sicológica, a las fuerzas armadas venezolanas en un momento en que se evidencian fracturas de poder en el vecino país.

Y aunque el tema Venezuela sí está en la agenda de los temas a tratar, no es el único ni es la prioridad. La revisión del tema de cultivos, Eln y delitos transnacionales también son de preocupación para los militares estadounidenses. Entre las reuniones privadas que sostuvo este martes se cuentan la que tuvo con la cúpula militar que el presidente Iván Duque eligió en diciembre pasado.

“Por eso se programó el encuentro – dicen asesores militares del Comando General –. Stammer no había hablado con ellos y se concertó una cita para conocerlos y que lo conocieran. Algunas se hicieron en la sede del Comando y otras en el Ministerio”.

Según se pudo establecer, entre los altos mandos le compartieron la nueva estrategia de defensa, las nuevas operaciones y campañas que regirán el derrotero en los próximos meses ya que, con la salida de la anterior cúpula, y como se acostumbra por tema de inteligencia militar, los planes cambian de nombre.

Sin embargo, tampoco se debe dejar de lado que el paso de Stammer por Colombia también coincide con los anuncios del Departamento del Tesoro de bloquear económicamente a la estatal petrolera PDVSA. El asunto no es de poca monta si se tiene en cuenta que al mando de esa empresa está el general Manuel Quevedo.

Algunos internacionalistas apuntan en señalar que el régimen de Nicolás Maduro lo designó en ese cargo para comprar lealtades militares para evitar una sublevación en su contra. “Por eso PDVSA se considera como la caja menor del régimen. Es con lo que compran los militares, es con lo que pagan armamento. Bloquearles eso es generarles más presión”, sostiene Carlos Chacón, director del Centro de Pensamiento Libertad y Paz.

Y militares es lo que justamente le hacen falta a Juan Guaidó, el presidente interino venezolano, pese a que ya se le han sumado varios uniformados a su causa, pero no son los suficientes para consolidarse en el poder ya que el grueso de las tropas continúa fiel al sucesor de Chávez.

Ese mensaje lo entendió la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que este martes se dedicó en sus cuentas de redes sociales a publicar fotos y videos sobre la lealtad de las tropas al jefe de Miraflores. En su cuenta de Twitter, por ejemplo, crearon la tendencia #LealesSiempreTraidoresNunca.

Uno de los mensajes que replicaron en esa red provenía de la cuenta del propio Maduro Moros en el que hacía referencia a la fidelidad de los uniformados para el que consideran su comandante en jefe. “¡Leales Siempre, Traidores Nunca! Es la consigna de nuestros soldados y soldadas de cada unidad militar en las 8 Regiones de Defensa Integral de nuestra Patria (sic)”, se lee en el trino que estaba acompañado por un video.  

En cuanto a lo del desembarco de tropas a Colombia que aparecía en la libretica de Bolton, para algunos está lejos de suceder. “Es un tipo con 40 años de experiencia en estos temas, obviamente era un mensaje para el régimen de Maduro”, dice Chacón para quien el gobierno colombiano “estaba muy descolocado en lo que estaba pasando, no tenía ni idea”.

El país seguirá estando de por medio en el agitado panorama que hay en Venezuela. Lo que no se sabe es cuánto durará, pero para el profesor de la Universidad Cooperativa de Colombia y Magister en Derecho de la Universidad de Londres, Rodolfo Gutiérrez, el país debe mantener su posición de diplomacia frente a la crisis venezolana.  

“Colombia debe alinear sus políticas de relaciones internacionales teniendo como eje central la paz y su consolidación en los próximos años, eso debe ser un compromiso no solo del gobierno actual sino de los futuros gobiernos”, concluyó.

Image
Colprensa
Colprensa