Escuchar este artículo

Santos buscará en Irlanda del Norte inspiración para salvar proceso de paz

Jueves, 20 de Octubre de 2016
Por "su importancia como referente de paz y reconciliación".

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, flamante premio Nobel de la paz, visitará en noviembre la otrora convulsa región británica de Irlanda del Norte, en un momento en que trata de salvar su proceso de pacificación del país.

Santos se desplazará a la región el jueves 3 de noviembre por "su importancia como referente de paz y reconciliación", y se reunirá con sus autoridades y ciudadanos, en el marco de una visita de Estado al Reino Unido, anunció este jueves la embajada colombiana en Londres.

"El Presidente Santos visitará el centro comunitario de Girdwood, en el norte de Belfast, para escuchar la exitosa experiencia de reconciliación de los habitantes de la zona", explica el programa oficial del viaje de Santos al Reino Unido (del 1 al 3 de noviembre).

"El presidente se reunirá con líderes de la comunidad, con quienes hablará sobre el proceso de reconciliación y el postconflicto", agrega el texto.

Irlanda del Norte vivió un sangriento conflicto sectario de 30 años entre católicos -partidarios de que la provincia se una a la República de Irlanda- y protestantes -unionistas y leales al Reino Unido-, que acabó en 1998 con los Acuerdos de Viernes Santo.

Dos arquitectos de la reconciliación en Irlanda del Norte, el protestante David Trimble, dirigente del Partido Unionista del Úlster, y el líder católico nacionalista John Hume, fueron galardonados con el Nobel de la Paz en octubre de 1998, en reconocimiento por "sus esfuerzos para encontrar una solución pacífica", como lo acaba de ser Santos. 

La bomba del IRA que tiró al suelo al joven Santos

El conflicto norirlandés dejó cerca de 3.600 muertos, mientras el colombiano causó más de 260.000 y 6,9 millones de desplazados.

El gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) también firmaron un acuerdo de paz para poner fin a más de 50 años de conflicto, pero los colombianos lo rechazaron en referéndum el 2 de octubre y los diferentes actores buscan ahora cómo desencallar la situación.

El presidente Santos vivió en su juventud en Londres. Una noche, cuando paseaba por la famosa zona londinense de Piccadilly, la onda expansiva de una bomba colocada por el IRA (Ejército Republicano Irlandés) lo lanzó al suelo.

En una entrevista con la BBC en setiembre, calificó de "anécdota" aquel episodio, pero dijo que el proceso de paz norirlandés "fue una inspiración en muchos aspectos". 

"Cuando vi a la reina dando la mano a un líder del IRA, me dije, 'íDios mío, esto (la paz) es posible!'". narró. 
 
Una visita sustantiva, no un paseo

La visita del presidente colombiano al Reino Unido tiene rango de Estado, lo que significa que él y su esposa, María Clemencia Rodríguez de Santos, serán invitados de la reina Isabel II y se alojarán en el palacio de Buckingham.

Generalmente, la reina recibe a dos jefes de Estado al año, pero en esta ocasión, y coincidiendo con el 90º cumpleaños de Isabel II, Santos será el único, porque el rey Felipe VI de España tuvo que cancelar la suya para atender la situación política en su país.

La visita es un despliegue de lo más vistoso del protocolo real británico. La reina y su invitado llegan al palacio de Buckingham en carroza -tirada por caballos grises, los únicos que pueden tirar a un monarca inglés- por una gran avenida, el Mall, que estará engalanada con banderas colombianas y británicas.

Isabel II ofrecerá un banquete a su huésped al que asistirán 171 invitados, y para el que se usarán 4.000 cubiertos de plata, 1.000 copas y vasos, y que exige tres días de preparativos sólo para poner la mesa.

Sin embargo, y aludiendo en especial a su paso por Belfast, el embajador colombiano en Londres, Nestor Osorio Londoño, dijo a la prensa que "esto no es un paseo, es una visita importante de contenido sustantivo".

Image
AFP
AFP