Escuchar este artículo

Siete de cada 10 extorsiones vienen de cárceles del país

Jueves, 12 de Marzo de 2020
Los presos suelen identificarse como actores del Eln el Clan del Golfo o de las disidencias de las Farc.

En menos de cuatro meses, otro establecimiento comercial de Tuluá fue blanco de un ataque con granada. Se trata de una compraventa de café ubicada en el barrio Sajonia, que presentó daños en la fachada y la puerta principal luego de que dos hombres en moto lanzaran un artefacto explosivo.

Fuentes confirmaron que se trataría de un caso de extorsión en el que un grupo delincuencial le exigiría una millonaria suma al propietario, una versión que es estudiada por las autoridades.

Otro hecho reciente tuvo lugar el 8 de diciembre del año pasado, cuando un local de venta de frutas fue blanco de una granada de fragmentación.

Y también destaca un episodio ocurrido a finales de octubre, cuando el autoservicio El Campesino fue atacado de la misma forma y cuyo propietario había denunciado amenazas de muerte de una persona recluida en la cárcel de Valledupar.

“Para el caso concreto de la compraventa de café no podría dar razón de que sea propiamente por una extorsión, al menos en este momento. Ya se aperturó una investigación formal con la Fiscalía para determinar las causas”, explicó el mayor José Edwin Espitia, comandante del grupo Gaula de la Policía Valle.

De acuerdo con el uniformado, cerca de siete de cada diez casos de extorsión en el departamento (pero también a nivel nacional) obedecen a llamadas telefónicas desde centros penitenciarios para provocar miedo en la víctima, pero sin necesidad de tomar acciones concretas que pongan en riesgo la vida de la persona.

Es por eso que estas personas suelen identificarse como actores del ELN, el Clan del Golfo o las disidencias de las Farc, mensajes que van acompañados de amenazas de muerte, instrucciones para abandonar el negocio en caso de que no obedezca una cita, entre otros.

“Frente a este tipo de hechos, hemos comprendido que la mejor forma de combatir la extorsión es a través de la prevención. Es por eso que en campañas que hemos realizado en el Valle le indicamos a las personas que, una vez son contactadas por estos delincuentes, se comuniquen con la Línea 165 del Gaula para verificar la veracidad de la extorsión, que muchas veces no se implica riesgo”, explicó Espitia.

Indicó que en lo corrido del año se han recibido 56 denuncias por extorsiones en la Seccional Valle de la Policía (que no cubre Cali), lo que implica una reducción del 45 % respecto al mismo periodo del 2019, cuando se llevaba el reporte de 101 casos en la región.

Image
Colprensa
Colprensa