Escuchar este artículo

Un año del asesinato del fiscal Alcibíades Libreros, considerado uno de los mejores

Martes, 29 de Diciembre de 2020
Su hija es estudiante de cine y tiene listo un cortometraje sobre el funcionario, que será difundido este martes.

La periodista Carmenza Libreros – trabaja en el canal regional Telepacífico – es la hermana del fiscal Alcibíades Libreros Varela, a quien asesinaron el 29 de diciembre de 2019.

Hace unos días ella se encontraba en la sala de su casa, vestida de negro y mirando fotos de su hermano desperdigadas sobre una alfombra las cuales que harán parte de un corto que está haciendo su hija, María Alejandra Gamboa Libreros, estudiante de cine en la Universidad Autónoma.

El corto se llamará ‘Siempre te Recordaremos’, y será difundido este martes en las redes, cuando se cumple el primer aniversario del asesinato de Alcibíades, considerado uno de los mejores fiscales de Colombia.

Su relato

Carmenza habló sobre lo que ha sido la vida desde entonces, y los avances de la investigación paralela que se abrió, que han sido nulos. Ella insiste en que a su hermano no lo mataron por robarle una cadena, como lo dijo la Fiscalía.

En 2014 fue elegido como el mejor fiscal de Colombia. Cuando lo condecoraban, yo ponía las fotos en Facebook y mis colegas me llamaban para pedirme entrevistas con él, pero me decía que no. Le gustaba manejar un bajo perfil. Llevaba casos de gente muy peligrosa.

Por eso me extrañó que cuando recién lo matan, dicen que no tenía amenazas, lo que era falso. En 2017 recibió una llamada en la que lo amenazaron, y no pasó nada. Le mandaron una carta en la que le negaron la protección. En la carta le decían que cuando llegara a su casa mirara alrededor, como quien dice: defiéndase solo. Él hacía justicia así: solo.

De la investigación sobre su muerte hay datos que no se pueden revelar. Lo que sí se puede decir es que cuando el juez dictó la sentencia del asesinato por robo, abrió una investigación paralela. La tiene un fiscal de priorización, pero no ha pasado nada. La última vez que hablé con él me dijo que no había pruebas para encontrar a los autores intelectuales del crimen.

A mi hermano supuestamente lo mataron por robarle una cadena de oro, pero no era de oro, ni era una cadena, era un escapulario de acero que no pasaba de $30 mil. 

Además, seis días antes de que lo mataran, el 23 de diciembre, al sicario lo cogieron por porte ilegal de armas. Un fiscal, sin embargo, lo dejó libre. Y uno de los que estuvo involucrado en el asesinato de mi hermano tenía casa por cárcel.

Yo tuve la oportunidad de hablar con ellos. Fue en el receso de una audiencia. Le pregunté al sicario: ¿por qué mataste a mi hermano? Dijo, lo que pasa es que su hermano me sacó un revólver. Yo lo miré a los ojos, tratando de buscar la verdad, y le dije: ¿por qué decís mentiras? Mi hermano jamás empuñó un arma. Era una promesa que le hizo a mi mamá. Lo que llevaba en el carro eran 40 memorias con música. Alci amaba la salsa.

Y lo más absurdo. El abogado defensor comentó que los victimarios repararon a la familia porque consignaron $150 mil, el supuesto valor de la cadena de mi hermano. 

Me parece una injusticia lo que ha pasado con mi hermano. Que su asesinato se haya quedado como un robo, se concluyó el móvil de su homicidio tan rápido, ¿a qué se debe tanta prisa? .

Me propuse que una de las formas de honrar su memoria es que su nombre no sea olvidado. Y una de las maneras de lograrlo es que el búnker de la Fiscalía de Cali lleve su nombre”, finalizó.

Image
Colprensa
Colprensa