Escuchar este artículo

Venezolano se fugó durmiendo a un policía

Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Se trata de un peligroso delincuente que apareció en la lista de los más buscados del vecino país.

Insólito. Así es catalogada la forma en que se produjo el escape de Elí Saúl Geovo Schamunt, un venezolano de 50 años, que tiene circular roja de la Interpol y que estaba bajo custodia en un centro médico en Barranquilla desde el pasado 11 de febrero. 

Ese día, el hombre fue remitido desde la Clínica San José de Torices, en Cartagena, donde permaneció internado tras recibir dos tiros en medio de un atentado en el corregimiento de La Boquilla. 

Se trata de un peligroso delincuente que, incluso, apareció en la lista de los más buscados del vecino país y que ahora anda suelto. 

Pidió una pizza 

A eso de las 11 de la noche del miércoles, Geovo Schamunt sintió hambre, por lo que pidió a domicilio una pizza hasta el centro médico CARI de alta complejidad, donde permanecía internado y custodiado por la policía. 

Se supo que mientras comía, le ofreció una porción al patrullero que cubría el turno de custodio. 

Tras ingerir la porción de la pizza que había recibido de manos de Elí Saúl, el uniformado empezó a sentirse con “mucho sueño”, según lo manifestado en el reporte policial. 

De un momento a otro, el cuidador se dejó vencer y se durmió. En la madrugada, el patrullero se despertó al escuchar el azote de una puerta, pero cuando quiso reaccionar se encontró con las manos atadas con una sábana. 

Su custodiado, además, no estaba en el lugar. El relato conocido indica que tras, supuestamente, atar a quien lo vigilaba, Geovo Schamunt, salió del CARI portando una bata de médico. Esto le bastó para pasar desapercibido y escabullirse. 

Su paradero desde entonces es un misterio. Las autoridades iniciaron una investigación para determinar cómo sucedieron los hechos. 

También indagan en las cámaras de seguridad al interior y fuera del centro asistencial para dar con el paradero de Elí Saúl.

El atentado 

El día de la balacera, el capturado y la víctima mortal disfrutaban de las playas de La Boquilla en compañía de una mujer. 

Sin embargo, todo cambió de un momento a otro, pues llegaron dos hombres en una moto y sin mediar palabras accionaron las armas de fuego contra ellos. 

En dicho ataque, Geovo Schamunt resultó herido en la axila y en el brazo derecho, mientras que Ángel González perdió la vida tras recibir varios disparos, mientras comían un coctel de camarón. 

Tras el hecho de ese lunes 5 de febrero, Elí Saúl fue remitido a la Clínica San José de Torices, donde fue capturado al ser requerido por la Interpol.

Image
Colprensa
Colprensa