Escuchar este artículo

Violencia intrafamiliar no cesa durante la cuarentena

Jueves, 7 de Mayo de 2020
La violencia intrafamiliar aumentó en todo el mundo debido al confinamiento obligatorio por la COVID-19. 

Antes de que se decretara el periodo de confinamiento en el país, ONU mujeres lazó una alerta a nivel mundial por los casos de violencia de género que se podían presentar por el hecho de la convivencia durante la cuarentena.

La corazonada de la Organización internacional se convirtió en una realidad y una vez iniciada la cuarentena, la violencia intrafamiliar aumentó en el mundo, y Colombia no fue ajena a esa realidad.

De acuerdo con el Observatorio Colombiano para las Mujeres, constituido por la Vicepresidencia, entre el 25 de marzo y el 11 de abril, por ejemplo, la línea nacional 155 atendió 1674 reportes de violencia intrafamiliar, 982 casos más de los que se tuvo registro en el mismo lapso del año anterior.

Y el hecho de que las personas no puedan salir, de acuerdo con expertos, ha empeorado las condiciones de desigualdad que permiten este tipo de agresiones y el aumento de las llamadas a las líneas de atención.

La Fiscalía General de la Nación, por su parte, indicó que tras el aumento de las llamadas a las líneas dispuestas para atender casos de violencia basada en género, está dando prioridad para la investigación de los hechos.

Incluso, a la Fiscalía han llegado denuncias sobre que las entidades responsables de garantizar la protección de las víctimas de violencia intrafamiliar no han atendido algunos llamados de la ciudadanía denunciando maltratos.

Una de estas denuncias fue la de una mujer que llamaremos Natalia. La mujer, de Cali, indicó que la Policía nunca llegó al momento que pidió ayuda, luego de llamar en repetidas ocasiones a la línea de emergencia 123, con el objetivo de alertar sobre un posible caso de violencia que se estaba presentando en la casa vecina, pues minutos antes había escuchado gritos y lamentos.

“En la décima llamada contestan, el patrullero me interrumpe cuando trato de contar lo que sucede, me pregunta por la dirección, se la digo dos veces, finaliza la llamada diciendo que le pasará el reporte a la patrulla y se cortó”, dijo Natalia.

La mujer también afirmó que transcurridos cuarenta minutos de la llamada, nunca apareció una patrulla por la dirección aportada, aspecto que le generó frustración e indignación ante el hecho de que las autoridades no hayan atendido el llamado de auxilio. “No sé qué pudo haber pasado en esa casa”, agregó.

Por otra parte, a Mateo, también en Cali, le pasó algo similar: la semana pasada escuchó que sus vecinos estaban discutiendo de manera agresiva y llamó en reiteradas ocasiones al cuadrante, luego de que la línea 123 no respondiera.

“Hice la primera llamada y quedamos a la espera, después de un tiempo esperando volví a llamar y me dijeron que habían pasado los policías, pero que no vieron ninguna situación sospechosa”, aseguró Mateo. También mencionó que le volvió a pedir atención a Policía, rectificó su dirección, los esperó en la puerta de la casa y pasada media hora nadie llegó. Y la discusión en la casa vecina no paró.

Asimismo, en Facebook un usuario publicó en su perfil otro caso, en el que narró que se comunicó con diferentes entidades para denunciar un hecho de violencia intrafamiliar y no fue acatado por las autoridades.

“El día de hoy (29 de abril) a las 11:52 a.m. pude escuchar cómo una vecina era golpeada por su pareja. Al escuchar la situación, me contacté con la línea del 123 y 155, donde recibieron el caso, sin embargo, en las dos me dejaron esperando. En la primera, la Policía dijo que enviaría una patrulla que nunca llegó y en la segunda me dejaron en espera en la línea de atención”.
 

Image
Colprensa
Colprensa