Escuchar este artículo

Violencia y vandalismo en el paro; un muerto en Cali

Jueves, 29 de Abril de 2021
Concurridas marchas contra la reforma tributaria desafiaron restricciones de movilidad por pandemia del coronavirus.

Decenas de miles de personas protestaron este miércoles en Colombia contra un proyecto de reforma tributaria promovido por el gobierno de Iván Duque, en momentos en que el país registra un pico de muertes por la COVID-19.

“No aceptamos la reforma tributaria, estamos pensando en nuestros hijos, en nosotros mismos (...), nos morimos por el virus o nos morimos de hambre”, dijo a la AFP Víctor Córdoba, un zapatero de 33 años vestido con una camiseta de los colores de la bandera colombiana en Bogotá.

Centrales obreras, profesores, organizaciones civiles, indígenas y otros sectores rechazan el proyecto que está en curso en el Congreso por considerar que castiga a la clase media y es inoportuno en plena crisis desatada por la pandemia.

En Bogotá, miles de manifestantes llegaron desde distintos puntos a la Plaza de Bolívar, aledaña a la sede presidencial.

Al ritmo de tambores y cánticos, las marchas transcurrían mayoritariamente sin incidentes, aunque hubo algunos bloqueos en vías y choques con la fuerza pública. Caravanas de taxis, camiones y motos ralentizaban el tráfico.

El ministerio de Defensa desplegó 47.500 uniformados en todo el país y denunció  disturbios en Cali. Indígenas Misak derribaron en esa ciudad una estatua de Sebastián de Belalcázar, conquistador español del siglo XVI.

Según el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, una persona murió en hechos “vinculados con la manifestación”. Debido a los disturbios, el mandatario local adelantó este miércoles a las 13H00 (18H00 GMT) el toque de queda previsto para las 15H00 por la pandemia.

Medellín, Barranquilla y otras ciudades sumaron su oposición al proyecto con multitudinarias participaciones.

Colombia superó por primera vez los 400 muertos diarios por coronavirus el 19 de abril y desde entonces las cifras no han cedido. Con 17% de las unidades de cuidados intensivos disponibles, el sistema hospitalario está bajo máxima presión.

“Más miedo al gobierno

que al virus”

La nueva jornada de protestas fue convocada por el llamado Comité Nacional de Paro, que desde 2019 ha organizado numerosas movilizaciones para exigir un cambio de rumbo al gobierno.

Algunas voces pidieron sin éxito suspender las manifestaciones, que coinciden con la ola más letal de COVID-19 en 13 meses de pandemia.

La víspera, un tribunal administrativo ordenó aplazar las protestas y la Defensoría del Pueblo pidió “no exponer más personas a innecesarios riesgos pandémicos”.

“Estamos cansados de todo el abuso que hay sobre la población (...) estamos cansados de que nuestro presidente no haga nada al respecto. Nos da más miedo el gobierno que el virus”, lamentó Felipe Zapata, de 24 años, en Bogotá.

Duque, al quien le queda poco más de un año en el poder, tiene una popularidad del 33%, según la más reciente encuesta de la firma Invamer.

Aunque su reforma tributaria fue presentada como una herramienta para mitigar la crisis que provocó la pandemia, la iniciativa enfrenta obstáculos en un Legislativo sin mayorías claras.

Incluso el partido del gobierno, el Centro Democrático, encuentra reparos en el proyecto.

Reforma “impopular”

Para el profesor de ciencia política de la Universidad del Rosario Yann Basset, el gobierno “está en una situación muy difícil”, pues “el descontento y el rechazo a la reforma ha sido bastante generalizado”.

Pero Duque sabía que presentar el proyecto “a un año de las elecciones y además en medio de una pandemia que genera muchos problemas económicos y sociales (...) iba a ser extremadamente impopular”, añadió el experto.

El mandatario anticipa una recaudación del equivalente a unos 6.300 millones de dólares entre 2022 y 2031 con la reforma.

Algunas de las propuestas que causan mayor descontento son gravar los servicios básicos en zonas de clase media-alta, los funerales y crear un impuesto sobre la renta para las personas que ganen más de 656 dólares mensuales, en un país donde el salario mínimo es de 248 dólares.

Con 50 millones de habitantes, Colombia es el tercer país de Latinoamérica con mayor número de contagios por COVID-19 (2,8 millones), detrás de Brasil y Argentina. En cuanto a fallecidos (72.200), solo es superado en la región por el gigante sudamericano y México, en números absolutos.

En proporción a su población, es el quinto más afectado de la región en ambos aspectos.

En su peor desempeño en medio siglo, el Producto Interno Bruto (PIB) del país se hundió 6,8% en 2020. Y el desempleo alcanzó el 18,1% en febrero, cuando la informalidad afecta a casi la mitad de la población.

Pese a las lluvias en Bogotá, las movilizaciones se mantuvieron en la tarde. Felipe Ospina, cineasta de 23 años, aseguró que seguirá protestando “hasta que desmonten esa reforma tributaria”.

Image
Manifestaciones contra la reforma tributaria.

 

87 Policías heridos y 26 personas capturadas

87 Policías heridos, 26 personas capturadas, 13 entidades bancarias destruidas y cientos de daños materiales, fueron el resultado de la jornada de movilizaciones que se adelantó este miércoles en varias ciudades del país en contra de la reforma tributaria.

El director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, informó que entre los capturados hay once menores de edad, quienes serán presentados ante las autoridades competentes.

Agregó que a lo largo del país también fueron destruidas cámaras de fotomultas, supermercados de cadena y tres estatuas afectadas, entre ellas la de Sebastián de Belalcázar en Cali, donde Vargas informó que se encuentran en el proceso para capturar a los responsables.

Por su parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia Lopez, entregó un reporte de lo acontecido en la capital, donde dijo a pesar de que la mayoría de las movilizaciones fueron pacíficas, 31 personas entre civiles y agentes de la policía, resultaron heridos. Hubo daños en 36 estaciones del sistema de transporte público, Transmilenio y más de 126 buses.

En Cali, el alcalde Jorge Iván Ospina reportó daños en inmuebles y patrimonio, que superan los 80 mil millones, según el alcalde Jorge Iván Ospina. Agregó que también se identificaron 55 heridos, entre ellos 40 con lesiones leves, mientras que los quince restantes sufrieron traumas moderados y graves.

Por su parte en Medellín las autoridades reportaron 15 sucursales de entidades financieras vandalizadas y saqueadas, nueve locales comerciales, que además fueron saqueados e intentaron incendiarlos y 45 vehículos particulares y dos de servicio público dañados.

Por el lado de las instalaciones públicas las autoridades reportaron la afectación de seis semáforos y varias señales de tránsito. También fueron destruidos siete paraderos de buses y cuatro cámaras de fotodetección.

En Bucaramanga por su parte, de acuerdo con las autoridades, aunque en su gran mayoría la marcha fue pacífica, se presentaron complicaciones al orden público que dejaron como saldo 15 establecimientos afectados, cinco policías heridos y dos personas detenidas.
 

Image
Colprensa
Colprensa