Escuchar este artículo

Visita de Marta Lucia Ramírez a Estados Unidos: entre lo positivo y lo negativo

Jueves, 27 de Mayo de 2021
La visita se prolongará hasta este viernes cuando tendrá una reunión con Antony John Blinken, secretario de Estado de los Estados Unidos.

Desde el viernes de la semana pasada la vicepresidente Marta Lucía Ramírez inició una intensa agenda en Washington, con el propósito de reunirse con las más altas esferas de las ONG internacionales y del gobierno de Estados Unidos, para reiterar el compromiso y respeto de Colombia con las garantías a los Derechos Humanos. 

Son muchas las voces que se han pronunciado entorno al viaje de la hoy Canciller de Colombia, y quienes en su gran mayoría la han calificado como una medida tardía por parte del Gobierno Nacional, además de desacertada en algunas decisiones que se han tomado en medio de los diálogos en Estados Unidos, como el de negar la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Entre los expertos consultados se encuentra la posición de Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de la Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, quien considera que el Gobierno perdió tiempo al inicio de las manifestaciones, por lo que el viaje de Ramírez es “poco efectivo”.

“En Estados Unidos consideran que Colombia necesita una fuerza pública que se regule, demócratas como Jim Mcgovern siguen siendo muy críticos y es muy difícil que porque la Canciller se desplace hasta allá vaya a cambiar su opinión”, señaló Jaramillo, al tiempo que destacó que el discurso de Marta Lucía “no va a llegar a los críticos no al Departamento de Estado”.

Además sostiene que el viaje no fue pertinente, “especialmente por la posición que decidió asumir Colombia frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que confirma un poco la distancia del país frente al sistema de la OEA y eso habla de una Canciller que no entiende como funciona el sistema interamericano, y que no genera credibilidad en Washington”.

Para Rubén Sánchez, profesor de la Facultad de Estudios Internacionales, Políticos y Urbanos de la Universidad del Rosario, el balance del viaje de la vicepresidenta a Estados Unidos tiene de las dos partes. Por un lado, considera que es positivo mantener las buenas relaciones con Estados Unidos, pero negativo en torno al discurso que están utilizando en la gira.

“Positivo porque el gobierno colombiano reafirma su decisión de mantener excelentes relaciones con Estados Unidos como país estratégico de la región y, en ese sentido, está dispuesto a acatar las instrucciones del presidente (Joe) Biden, un acercamiento que permite acercar las relaciones tensas que teníamos con el actual gobierno”, señaló Sánchez.

Sin embargo, consideró que “el gobierno de Estados Unidos no le cree al de Colombia todo lo que fue a decir allá, recibió un llamado de atención en el sentido en que le solicitaron respeto de los derechos humanos, acelerar la implementación del proceso de paz y mantener las reglas de un Estado de Derecho que cumple en forma transparente con lo que se ha comprometido.

La visita

Dentro de las reuniones más importantes de la Canciller se encuentra el diálogo con Luis Felipe López-Calva, director regional para América Latina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en donde hablaron de cómo lograr resultados en iniciativas de emprendimiento para jóvenes en América Latina.

Además, habló con la Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas, Rosemary Di Carlo, sobre las coyunturas actuales por las que atraviesa el país y las posibilidades de apoyo frente a la situación socioeconómica actual. La Secretaria Adjunta, reiteró el respaldo a la apertura de una negociación con el comité nacional del paro, reconociendo que este es un tiempo difícil para todos y que el Gobierno de Colombia puede contar con Naciones Unidas para afrontar la situación.

Esta primera ronda de reuniones se realizaron en conjunto con el Embajador ante Naciones Unidas, Guillermo Fernández de Soto. Sin embargo, las de la semana siguiente contaron con la compañía del embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos.

Los organismo de control 

El lunes la agenda de la vicepresidente y canciller estuvo más enfocada a los organismos internacionales, quienes, desde el inicio del Paro Nacional, han insistido en el respeto de los Derechos Humanos por parte de los integrantes de la Fuerza Pública en el control de las manifestaciones.

La primera reunión fue con Luis Almagro, Secretario General de la OEA, con quien, en palabras del mismo funcionario, se dialogó sobre la situación actual de Colombia, “coincidimos en la condena de la violencia, así como en la necesidad de reafirmar los DDHH del pueblo colombiano”, sostuvo.

La reunión más esperada de ese día se adelantó con la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, María Claudia Pulido. En las últimas semanas este organismo había sido protagonista debido a que algunos sectores solicitaron la visita de la Comisión a territorio colombiano para que de primera mano se enteraran de lo que estaba sucediendo en el país.

Según la Cancillería, durante la visita Ramírez insistió en que el gobierno tiene la disposición para avanzar en un trabajo conjunto y reiteró “el compromiso del Gobierno de Colombia para continuar siendo siempre el de fortalecer el Estado de Derecho, la protección de los Derechos Humanos, mejorar las condiciones para un fortalecimiento económico inclusivo que permita generar condiciones inmediatas y progresivas para la garantía de los derechos económicos, sociales y culturales, así como asegurarse de prevenir, abolir y sancionar cualquier tipo de violencia al interior de la sociedad colombiana”.

Así mismo, se comprometió a, en la mayor brevedad posible, enviar toda la información solicitada recientemente por la Comisión, “garantizándole a este organismo el acceso transparente a la información oficial y unificada de todas las entidades del Estado”. En los compromisos también quedó consignado que representantes del Estado colombiano asistirían a la audiencia citada de oficio para este 29 de junio.

Según la misma cancillería, “la Vicepresidente fue clara en dar la bienvenida a una visita de trabajo de la CIDH y, por supuesto, a definir conjuntamente un formato que asegure que la Comisión tenga la oportunidad de escuchar a los distintos sectores y actores afectados por el paro, esto es, tanto aquellos que tienen evidencias de supuestos abusos de algún miembro de la fuerza pública, como aquellos que han resultado afectados de manera grave por las protestas y especialmente por los bloqueos en las carreteras que han impedido el abastecimiento de alimentos, insumos médicos para hospitales y que llegó a cobrar la vida de dos bebés debido a la imposibilidad que tuvieron dos ambulancias de pasar dichos bloqueos”.

Sin embargo, la CIDH publicó un duro comunicado en el que condena las violaciones a los derechos humanos y se muestra preocupada por las muertes reportadas tanto por organismos gubernamentales como agencias independientes. Llama la atención que el organismo reitera “la importancia de  realizar una visita de trabajo para contar con todos los elementos que le permitan valorar la situación de derechos humanos de manera objetiva con el fin de formular recomendaciones al Estado”.

El martes estuvo marcado de reuniones políticas. Los senadores Marco Rubio y James Rich, miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos recibieron a la canciller. Así como con representantes de WOLA, organización líder en investigación, que promueve los derechos humanos en las Américas.

En esta entidad se reunió con con Adam Isacson, Director for Defense Oversight Washington Office On Latin America; Gimena Sanchez-Garzoli, Directora para Los Andes; y Keith Mines, Director Latin America Program United States Institute of Peace. Allí indicó que el Gobierno colombiano está comprometido con los principios democráticos y reiteró que la violencia siempre será rechazada, sin importar su origen.

“Ellos nos han planteado la necesidad de que se trabaje de la mano con la Defensoría, la Procuraduría y la Fiscalía para asegurarnos de que no haya ningún caso de personas desaparecidas, como también es el interés del Presidente Iván Duque y de todo el Gobierno, con ocasión de las manifestaciones”, expresó.

Los bloqueos también estuvieron sobre la mesa. “Hemos estado compartiendo con ellos sobre la preocupación de tanto tiempo con las carreteras bloqueadas en muchos departamentos de Colombia, por fortuna 21 departamentos que teníamos bloqueados, ya en éste momento se han reducido los bloqueos en 17 departamentos, pero si nos expresaron también su sorpresa, de saber que todavía esté bloqueada la vía Buenaventura, el daño enorme que se ocasiona también por la falta de salida de la mercancía del puerto, la perdida de empleos”, sostuvo.

Sin embargo, la misma ONG está promoviendo un evento para este viernes llamado “Violencia policial en Colombia: La brutal respuesta a un mes de continuas protestas sociales”, en el que Adam Isacson, quien asistió a la reunión con la vicepresidente, “ofrecerá un análisis sobre cómo los legisladores estadounidenses deben responder y afrontar la situación”.

ONG y Gobierno

El jueves la representante de Colombia en el exterior se reunió con el Director Senior para el Hemisferio Occidental del Consejo Nacional, Juan González, quien ya había visitado Colombia para hablar de prosperidad y avance regional.

Según la cancillería González sostuvo que “hay un claro apoyo a Colombia y al pueblo colombiano. Reconocemos a los protestantes pacíficos y las demandas que ellos tienen, en esa conversación nacional que ha propuesto el Presidente Duque. Obviamente, cualquier reporte de violencia por parte de la ciudadanía será investigada de forma clara y contundente. Estados Unidos está para apoyar a Colombia, como lo hemos hecho por muchas décadas”, indicó.

En el mismo espacio la Vicepresidente se reunió con el Subsecretario Adjunto de Defensa para el hemisferio occidental, Daniel Erikson, con quien “afianzó objetivos comunes, de cara a los desafíos actuales de la región y las necesidades de los ciudadanos”.

También dialogó con congresistas como Jim McGovern, quien ha criticado fuertemente al Gobierno Colombiano; Albio Sires, Presidente de la Subcomisión del Hemisferio Occidental de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, y con el Director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, entre otros.

Con Vivanco la canciller publicó un video en el que indica que reitera el compromiso de Colombia con la defensa la protección y la promoción de los derechos Humanos en el país, “el trabajo permanente con las fuerzas militares y la policía en el respeto de los derechos humanos. Además hemos dado la bienvenida de Colombia a la visita de la CIDH que será posterior a la audiencia del 29 de junio. Igualmente estamos dispuestos para que Human Rights Watch visite Colombia”.

Para Vivanco “esperamos entregar un informe sobre el estado de los derechos humanos a raíz de las protestas, tenemos fuertes reparos en torno al récord de la Fuerza Pública, tanto el Esmad y la policía regular, sobre violaciones a Derechos Humanos. Le he reiterado nuestras objeciones a las actividades que no hacen parte de la protesta pacífica como los bloqueos, el vandalismo, los ataques a la policía. Los bloqueos especialmente que afectan la salud de la población que son obviamente actividades ilícitas que deben ser judicializadas pero no de cualquier manera ojalá la liberación de las vías se haga a través del diálogo y con el menor uso de fuerza pública posible”.

Image
Colprensa
Colprensa

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas