Formulario de búsqueda

Por: Patrocinio Ararat
Miércoles, 30 Septiembre 2015 - 3:09am

Avanzamos y avancemos

Después de más de 500 años en los que la América Grande ha aguantado muchos tiempos de violencias, de luchas y de guerras, después de casi 200 años de estar viviendo batallas.

Después de más de 500 años en los que la América Grande ha aguantado muchos tiempos de violencias, de luchas y de guerras, después de casi 200 años de estar viviendo batallas y toda clase de acciones bélicas durante y después de la era de la independencia de Colombia, después de más de 50 años de las apariciones de los primeros movimientos guerrilleros en nuestras tierras y de soportar por tanto tiempo los rigores de la violencia, el crimen y otros graves delitos, después de haber visto gobiernos liberales y conservadores que no alcanzaron a mostrar fórmulas alternativas que permitieran mitigar las difíciles e injustificadas acciones de las Farc, el Eln, el Epl y otros movimientos guerrilleros, hay que aceptar que pese al escepticismo de muchos, entre los que me incluyo, una gestión de una persona no muy cercana a mis afectos, está cercana de alcanzar la tan ansiada y anhelada paz de Colombia.

Poco a poco, en medio de las críticas más duras e inclementes, de los dolores más inmensos de familias enteras, de la desesperanza y el desconcierto generales, de las comprensibles incertidumbres, con las amañadas patrañas y acostumbradas mentiras de los hombres de las Farc, se fue trabajando sin prisa y sin pausa pero con mucha fe, para que ahora, ni el más incrédulo, puede negar que con las últimas incidencias de La Habana, se puede observar una pequeña esperanza al final del túnel.

Así las medidas no hayan sido satisfactorias para todos y aún se vivan frustraciones y amarguras, debemos darle el tiempo a esta solución y la espera merecida, en la seguridad de que nos podemos estar acercando a resolver por fin un conflicto, por lo demás extremadamente largo.  

Acá, quiero traer a colación las palabras del Santo Padre Francisco cuando haciendo una invocación por nuestro país, decía hace pocos días en Cuba:

“En este momento me siento en el deber de dirigir mi pensamiento a la querida tierra de Colombia, «consciente de la importancia crucial del momento presente, en el que, con esfuerzo renovado y movidos por la esperanza, sus hijos están buscando construir una sociedad en paz».

Que la sangre vertida por miles de inocentes durante tantas décadas de conflicto armado, unida a aquella del Señor Jesucristo en la Cruz, sostenga todos los esfuerzos que se están haciendo.

Y así la larga noche de dolor y de violencia, con la voluntad de todos los colombianos, se pueda transformar en un día sin ocaso de concordia, justicia, fraternidad y amor en el respeto de la institucionalidad y del derecho nacional e internacional.

Ya se tienen los mecanismos para los juzgamientos de los victimarios; solo nos toca esperar unos cuantos meses con la esperanza puesta en nuestros hijos y nietos, para iniciar un proceso en el que la jurisdicción especial de paz, se aplique a analizar todas las partes del conflicto y a promover los derechos de las víctimas. Al respecto, escribió el columnista Ricardo Abello de El Espectador en su edición del domingo 27 de septiembre que: “Hay que anotar que en procesos similares a diferencia de la Suráfrica de Mandela, el modelo colombiano no implica amnistía para todos los delitos a cambio de confesión”.

Para cerrar esta reflexión, retomaré otra vez  las palabras que emitió nuestro Pontífice cuando abordó el tema del perdón que viene como anillo al dedo en momentos en que tenemos que juzgar los victimarios y los incidentes de la tan nombrada violencia en Colombia.

“No existe familia perfecta. No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. Tenemos quejas de unos a otros. Nos decepcionamos los unos de los otros. Por lo tanto, no existe un matrimonio saludable ni familia saludable sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y sobrevivencia espiritual. Sin perdón la familia se convierte en un escenario de conflictos y un bastión de agravios. Sin el perdón la familia se enferma. El perdón es la esterilización del alma, la limpieza de la mente y la liberación del corazón. Quien no perdona no tiene paz del alma ni comunión con Dios. El dolor es un veneno que intoxica y mata. Guardar una herida del corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. Quien no perdona enferma físicamente, emocionalmente y espiritualmente. Es por eso que la familia tiene que ser un lugar de vida y no de muerte; territorio de curación y no de enfermedad; etapa de perdón y no de culpa. El perdón trae alegría donde un dolor produjo tristeza; y curación, donde el dolor ha causado enfermedad”.

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Entretenimiento
Artículo

Cucuteños madrugaron con Silvestre Dangond

Fue un concierto a todo dar en la plaza de banderas.

Alfredo Estévez
Región
Artículo

En 200% aumentaron urgencias hospitalarias

En estas unidades hay pacientes tirados en el suelo, sobre camillas en los pasillos, y en improvisadas sillas. 

Cortesía
Publicidad
Fútbol
Artículo

‘El VAR es muy necesario en Colombia’

El presidente de la Dimayor, explicó que la implementación del VAR tardaría al menos 18 meses.

Colprensa
Ocaña
Artículo

Exaltan trabajo zoogénetico que hace la Ufpso

La universidad participó en la versión número 69 de la feria ganadera en Bucaramanga.

Cortesía
Publicidad
+ Deportes
Artículo

Queiroz no será DT de la Selección Colombia

Varios medios aseguraban que el entrenador podría llegar este semestre a la tricolor, pero seguirá en Irán.

AFP
Judicial
Artículo

Lo mató porque le pidió que no se drogara frente a una iglesia

Kevin Mendoza fue capturado por la Policía y deberá responder por el delito de homicidio.

Cortesía
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Cultura
Artículo

Gardeazábal le canta la tabla a los colombianos

Aunque ha sido blanco de varios atentados, el periodista y escritor vallecaucano se siente satisfecho de lo que ha hecho. 

Colprensa
Política
Artículo

Líderes de barrios le piden a Reyes aspirar al Concejo de Cúcuta

También recordaron que durante su paso por la Asamblea, estuvo siempre al servicio de la gente.

Cortesía
Publicidad
Cultura
Artículo

Constain y sus ensayos históricos

La nueva obra del payanés es ‘Ningún tiempo es pasado’.

Colprensa
Política
Artículo

Partidos tradicionales y un debilitamiento programático

Liberales y conservadores viven un mal momento.

Archivo Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.