Formulario de búsqueda

Por: Gustavo Gómez A.
Jueves, 14 Noviembre 2019 - 1:00am

De cafetero a médico

Estuvo de cumpleaños el doctor Caceritos, como le dicen sus amigas, las empleadas de la Clínica Norte.

Como fue el último de la camada, a Rosendo le tocó hacer los oficios de la casa, por los que ya habían pasado los nueve hermanos mayores. Desde la vereda Palo Colorado, en Chinácota, tenía que ir hasta el pueblo a comprar los fósforos, las velas y los tabacos que, a veces, se les olvidaban en el mercado del domingo. 

Era a él a quien mandaban a la huerta casera a traer el racimo de plátanos y las yucas para el almuerzo. Alimentar diez o doce bocas no se hacía con un par de chochecos, ni con media libra de carne. Y si no alcanzaba, ahí estaba el menor, Rosendo, para que solucionara los problemas.   

Por eso, a la salida de la escuela, el niño, de diez años, no podía irse, con los amigos de las fincas vecinas, a los cafetales a cazar pajaritos o a matar lagartijas o a robar mangos y naranjas. A él le tocaba ayudarle a la mamá en la industria casera: moler café, empacarlo y venderlo.

El papá, don Antonio Cáceres, había montado ese pequeño negocio, vender café molido, al que acudían las amas de casa de la vecindad.  Café Radio, como se llamaba, era la sensación porque les ahorraba a las señoras la pereza de tostar el café y molerlo, para su uso diario. Desafortunadamente el papá falleció y le tocó a la viuda, doña Carmen Orozco, hacerle frente a la situación para alimentar esa catorcera de muchachitos. Rosendito, el menor, tenía apenas cinco años.

Nadie entiende por qué ese nombre, de Café Radio. Dicen algunos que seguramente  por estar a la moda. El progreso empezaba a llegar a Chinácota, los radios estaban en su apogeo, y un café molido y empacado, con ese nombre, tal vez tenía mayores ventas. El viejo le jalaba al mercadeo.

A pesar de la falta del padre, el negocio siguió creciendo y Rosendo se convirtió en el ayudante número uno de la mamá. Tostaba, molía, empacaba, vendía y cobraba. Pero una crisis a nivel mundial del grano, afectó también a Café Radio, y la empresa debió ser clausurada. Rosendo, que cursaba bachillerato en el San Luis Gonzaga, debió venirse a Cúcuta, a vivir con una tía, y se hizo alumno del colegio Sagrado Corazón de Jesús, donde se graduó de bachiller, y de donde pasó a la Universidad Nacional a estudiar medicina.

Con el cartón de médico bajo el brazo y el baulito con su ropa, Rosendo Cáceres Durán regresó a Cúcuta a hacer el internado en el hospital San Juan de Dios, hizo el rural en Salazar de las Palmas (donde le fue muy bien porque además se consiguió a la cucuteña Anita Orozco, con quien se casó), y se vinculó definitivamente al San Juan de Dios, en el edificio, donde hoy, restaurado,  queda la biblioteca Julio Pérez Ferrero.

Con frecuencia me encuentro con el doctor Rosendo  en la Biblioteca. Asiste a los eventos culturales que allí se realizan (el hombre es un enamorado de la cultura en sus diversas manifestaciones), pero siempre se detiene frente a los pabellones en los que se dio a conocer como anestesiólogo. Se le humedecen los ojos, el alma se le llena de recuerdos, suelta un montón de suspiros y se aleja con la cabeza gacha, atribulado de nostalgia.

Ayer estuvo de cumpleaños el doctor Caceritos, como le dicen sus amigas, las empleadas de la Clínica Norte, que compartieron con él muchas horas de su trabajo, después de que el San Juan de Dios se convirtiera en el Erasmo Meoz. 

Seguramente recibió en su día, y seguirá recibiendo, muchas felicitaciones, muchos piquitos y muchos abrazos, porque el doctor Caceritos es un ser excepcional: sabio, pero sencillo; poseedor de una vasta cultura, pero no se las da; reparte cariño y amistad a manos llenas, sin esperar nada a cambio; tiene un maravilloso don de gentes que esparce por donde quiera que camina. 

Se siente orgulloso de su esposa, ya fallecida, y de sus cuatro hijos,   todos profesionales (médicos, los dos varones), y orgulloso de sus amigos, que los tiene por montones, y de sus papás y hermanos y demás familiares.

Rosendo Cáceres Durán, sin querer queriendo, se metió para siempre en la historia de Cúcuta y en la del hospital San Juan de Dios. Ojalá que todos estos días le sigan cantando el japy verdi. Que bien merecido se lo tiene.


   

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Deportes
Artículo

Se definen los partidos de Champions de la inédita 'Final 8'

A falta de algunos partidos, se definen las llaves de cuartos de final de la Champions 2020.

AFP
Colombia
Artículo

Inpec frustró intento de fuga en cárcel de máxima seguridad en Boyacá

De no frustrar el plan, en una noche se habrían fugado entre 20 y 50 reclusos.

Colprensa
Publicidad
Economía
Artículo

Aguacate hass sigue aumentando sus exportaciones

Luego de un mes y una semana,  Shangái recibió la exportación de aguacates.

Colprensa
Región
Artículo

Soldados y comunidad recuperan escuela en Villa Caro

La Alcaldía apoyó el trabajo de rehabilitación de la institución Guillermo Valencia.

Cortesía
Publicidad
Región
Artículo

Sena continúa con toda su oferta académica y se adapta en tiempos de pandemia

Hoy, último día de inscripciones para su oferta académica.

Cortesía
Colombia
Artículo

Comisión de la Verdad niega que sus miembros tengan nexos con grupos armados

El exministro de Defensa dijo que los comisionados tienen afinidad ideológica o nexos con estos grupos.

Colprensa
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Colombia
Artículo

La labor nuestra no es utilizar obras con provecho político: Duque

Presidente habló en la entrega de la Autopista Girardot-Honda-Puerto Salgar.

Colprensa
Entretenimiento
Artículo

Revelan video de Actriz de ‘Glee’ y su hijo minutos antes de la desaparición

Naya Rivera se habría ahogado en el lago Piru, según la hipótesis de las autoridades.

AFP
Publicidad
Colombia
Artículo

Eficacia y seguridad de la Ivermectina contra la COVID-19 no se ha comprobado

El Invima refutó el anuncio del alcalde de Cali de usar este medicamento antiparasitario para tratar el virus.

Colprensa
Cultura
Artículo

Maratón de subastas cuenta con un Picasso de más de 22 millones de euros

Las ventas combinarán las pujas presenciales, telefónicas y "online".

Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.