Formulario de búsqueda

Por: Juan Manuel Correal
Viernes, 7 Septiembre 2018 - 1:00am

Descubrí la trampa y te lo cuento solo a ti

La vida contemporánea es una ruleta rusa en desafío con el destino.

 

 

 

 

 

Esto funcionas así:

Existe una idea, un concepto dando vueltas y rondando el intelecto, como esperando ser visto por la conciencia en un descanso tras al agitado andar de la vida.

Una idea representada quizás, en esa persona que de pronto aparece como cámara subjetiva de una película americana, recorriendo precipitadamente las calles de Manhattan; casi buscando con desespero un lugar para respirar, tomar aire y volver al laberinto de emociones encontradas impulsadas por la adrenalina de las expectativas.

Solo se escucha el ansioso aliento y un sin fin de sonidos mezclados sin ecualizar la armonía.

Es el ruido de la vida contemporánea. Esa que no anuncia los peligros y no advierte los vacíos.

Es la desordenada sinfonía de la calle, que responde a un mundo a veces temerario, a veces inmisericorde, a veces hostil.

Indiferente ante el dolor e injusto con la ecuación de la igualdad; Un universo lleno de azares y suertes que constantemente confundimos con la tan esperada ley de la compensación.

Suena la ambulancia que transporta la angustia y se abre paso entre los cientos de autos que sintonizan miles de emisoras contando noticas, informando escándalos, descubriendo la corrupción, allí, en la media, donde exponen editoriales, alimentan la industria musical o simplemente juegan con el ego de las celebridades.

 La prisa se viste de bocina, la voces se multiplican en los celulares, la necesidad y el hambre se hacen cómplices para buscar solución en bolsillos ajenos, el comerciante promociona, el vecino compite en decibeles, al altavoz del subterráneo busca escapar a la luz, los frenos del metro anuncian su llegada, el aire comprimido da la bienvenida a un cardumen de sardinas caminantes que solas ingresan a la lata como emulando millones de espermatozoides desenfrenados queriendo alcanzar la victoria de la fecundación.

La ciudad sigue estruendosa generando un ruido similar al de un sistema de amplificación sin polo a tierra.

Un avión se impone como el dios de los aires, el bebé llora para comunicar, el niño ríe para expresar, la viuda llora con desconsuelo, el ascensor timbra, el teléfono suena, el conmutador repica, el taxi pita, la licuadora se enciende, el televisor se prende, la alarma se activa.

Dios habla y nadie lo escucha. Estamos demasiado ocupados consiguiendo el éxito. Luego estaremos bastante desesperados tratando de sostenerlo. Enseguida, muy angustiados por la posibilidad de llegar a perderlo, y, por último, muy arrepentidos de haber insertado la moneda con que inició el juego donde sabíamos desde el comienzo que seriamos perdedores.

Es una vida como inspirada en ese pac-man que absorbió la atención de un despertar digital enseñándonos el presagio de lo que sería nuestro futuro. Perseguidos, acorralados, devorados, acabando nuestras esperanzas de vida y agotando nuestras fuerzas con pruebas de supervivencia que finalizan en una pantalla oscura con un letrero que anuncia que el juego ha terminado... “Game Over, Incert Coin”.

 Es que también vale no jugar. No así, no a ese juego.

La vida contemporánea es una ruleta rusa en desafío con el destino.

Y la lección aquí, es comprender que no hay necesidad de jugarla cuando existen otras maneras de divertirse en este paseo maravilloso de existencia terrenal. Como el niño que en su naturaleza se da licencia para abstenerse del juego brusco de sus primos mayores.

Es nuestro regalo, nuestro don. Una esencia impecable de sentido común descubierto desde los estudios de Darwin con su teoría de la evolución, donde expresaba la supervivencia del más apto.

 Las puertas están abiertas para ingresar a un juego más simple, donde no hay perdedores, ni categorías.

Un juego cuyas instrucciones se encuentran al abrirlo porque solo se permite el acceso a quienes descubrieron la clave secreta descifrada en el Amor .

Dios nos invita a jugar a la felicidad y nos nosotros aceptamos; Así de fácil.

Ya en el marco de los participantes ordenados en filas como en los grandes patios de los colegios cuando se anuncian las palabras mayores provenientes de la oficina de la rectoría, aparecerá Dios para exponer las instrucciones del juego resumidas en tres palabras: Amor, perdón y gratitud.

El juego consiste en aprovechar un periodo de tiempo para encontrar la misión y el propósito en la vida que nos llevará a la puerta de la trascendencia de nuestra alma.

 Entre tanto, está permitido equivocarse y corregir, amar y perdonar, consolar al afligido, servir al necesitado, acompañar al enfermo, levantar al caído, comprender al obstinado, contemplar el entorno y hasta volver a equivocarse.

El juego simula un laberinto con múltiples puertas, que repito, siempre estarán abiertas.

 Su apariencia quizás pueda llevarnos a pensar que están cerradas, pero solo lo sabremos si nos atrevemos a poner en movimiento su bisagra.

Tú tienes la llave. Está en tu corazón. De hecho, te notifico que la llave eres tú.

¿Entonces, estas list@ para ingresar por la puerta del amor ?

 Solo debes dar pasos firmes y seguros por esta puerta que conduce al norte de tu objetivo siendo consciente que por ese camino aparecerán también otros accesos, quizás muy llamativos y con anuncios de colores en neón, orientando el destino hacia falsos pisos y caminos con emocionantes y vertiginosas curvas que dan al vacío de unos abismos sin fondo.

Las nubes observantes, entretanto han planeado un holograma de figuras para miles de mentes sobrecargadas por las exigencias del mundo que buscan espacios silenciosos que quieren descifrar sus vacíos y llenarlos con nuevos propósitos enfocados hacia la libertad de un alma sin condiciones ni prejuicios.

Como queriendo romper el eslabón de una cadena que los aferra al apego a lo material.

¿Cuantos a esta hora en infinitos rincones del planeta están queriendo escapar de su verdugo invisible al que entregaron sus sueños sin haber sido invitados al sucio y egoísta juego del rey ego que se viste de león para creerse el rey de la manada?

 Los talentos, los dones y las capacidades son un regalo universal para quienes quieren encender la luminosidad de su ser para dejarle algo a la humanidad en este efímero paso de ochenta años por este paseo terrenal. 

Pero siempre existirá el libre albedrío de quienes optan por la obediencia a la vanidad enalteciendo a su amo, encontrando atajos y descubriendo las debilidades de la carne para distraer la mirada hacia dentro.

 Un ente ávido de reconocimiento que llama la atención desde afuera, con juegos pirotécnicos de fantasías y frases sueltas pertenecientes a guiones de obras teatrales que aspiran ser adaptaciones de una divina comedia existencial, prestándose ingenuamente para un romance absurdo entre la realidad y la ficción.

 Pero tranquilos, las puertas están abiertas.

Todas las puertas están abiertas.

 La magia conociste en ajustarse pronto al formato de ensayo y error, puliéndonos con nuestros errores y adquiriendo la habilidad de discernir intuitivamente la elección correcta para ingresar por puertas acertadas que conducen a caminos precisos, que también tendrán abismos a los lados, zonas pedregosas y alertas de deslizamiento como pruebas de superación.

El premio eligiendo correctamente, está en obtener la garantía de andar sobre la ruta indicada hacia el norte de nuestra felicidad.

Pues bien. Te he descubierto la trampa. Ahora está en tus manos.

Hakuna Matata

JMC

Esto funcionas así:

Existe una idea, un concepto dando vueltas y rondando el intelecto, como esperando ser visto por la conciencia en un descanso tras al agitado andar de la vida.

Una idea representada quizás, en esa persona que de pronto aparece como cámara subjetiva de una película americana, recorriendo precipitadamente las calles de Manhattan; casi buscando con desespero un lugar para respirar, tomar aire y volver al laberinto de emociones encontradas impulsadas por la adrenalina de las expectativas.

Solo se escucha el ansioso aliento y un sin fin de sonidos mezclados sin ecualizar la armonía.

Es el ruido de la vida contemporánea. Esa que no anuncia los peligros y no advierte los vacíos.

Es la desordenada sinfonía de la calle, que responde a un mundo a veces temerario, a veces inmisericorde, a veces hostil.

Indiferente ante el dolor e injusto con la ecuación de la igualdad; Un universo lleno de azares y suertes que constantemente confundimos con la tan esperada ley de la compensación.

Suena la ambulancia que transporta la angustia y se abre paso entre los cientos de autos que sintonizan miles de emisoras contando noticas, informando escándalos, descubriendo la corrupción, allí, en la media, donde exponen editoriales, alimentan la industria musical o simplemente juegan con el ego de las celebridades.

 La prisa se viste de bocina, la voces se multiplican en los celulares, la necesidad y el hambre se hacen cómplices para buscar solución en bolsillos ajenos, el comerciante promociona, el vecino compite en decibeles, al altavoz del subterráneo busca escapar a la luz, los frenos del metro anuncian su llegada, el aire comprimido da la bienvenida a un cardumen de sardinas caminantes que solas ingresan a la lata como emulando millones de espermatozoides desenfrenados queriendo alcanzar la victoria de la fecundación.

La ciudad sigue estruendosa generando un ruido similar al de un sistema de amplificación sin polo a tierra.

Un avión se impone como el dios de los aires, el bebé llora para comunicar, el niño ríe para expresar, la viuda llora con desconsuelo, el ascensor timbra, el teléfono suena, el conmutador repica, el taxi pita, la licuadora se enciende, el televisor se prende, la alarma se activa.

Dios habla y nadie lo escucha. Estamos demasiado ocupados consiguiendo el éxito. Luego estaremos bastante desesperados tratando de sostenerlo. Enseguida, muy angustiados por la posibilidad de llegar a perderlo, y, por último, muy arrepentidos de haber insertado la moneda con que inició el juego donde sabíamos desde el comienzo que seriamos perdedores.

Es una vida como inspirada en ese pac-man que absorbió la atención de un despertar digital enseñándonos el presagio de lo que sería nuestro futuro. Perseguidos, acorralados, devorados, acabando nuestras esperanzas de vida y agotando nuestras fuerzas con pruebas de supervivencia que finalizan en una pantalla oscura con un letrero que anuncia que el juego ha terminado... “Game Over, Incert Coin”.

 Es que también vale no jugar. No así, no a ese juego.

La vida contemporánea es una ruleta rusa en desafío con el destino.

Y la lección aquí, es comprender que no hay necesidad de jugarla cuando existen otras maneras de divertirse en este paseo maravilloso de existencia terrenal. Como el niño que en su naturaleza se da licencia para abstenerse del juego brusco de sus primos mayores.

Es nuestro regalo, nuestro don. Una esencia impecable de sentido común descubierto desde los estudios de Darwin con su teoría de la evolución, donde expresaba la supervivencia del más apto.

 Las puertas están abiertas para ingresar a un juego más simple, donde no hay perdedores, ni categorías.

Un juego cuyas instrucciones se encuentran al abrirlo porque solo se permite el acceso a quienes descubrieron la clave secreta descifrada en el Amor .

Dios nos invita a jugar a la felicidad y nos nosotros aceptamos; Así de fácil.

Ya en el marco de los participantes ordenados en filas como en los grandes patios de los colegios cuando se anuncian las palabras mayores provenientes de la oficina de la rectoría, aparecerá Dios para exponer las instrucciones del juego resumidas en tres palabras: Amor, perdón y gratitud.

El juego consiste en aprovechar un periodo de tiempo para encontrar la misión y el propósito en la vida que nos llevará a la puerta de la trascendencia de nuestra alma.

 Entre tanto, está permitido equivocarse y corregir, amar y perdonar, consolar al afligido, servir al necesitado, acompañar al enfermo, levantar al caído, comprender al obstinado, contemplar el entorno y hasta volver a equivocarse.

El juego simula un laberinto con múltiples puertas, que repito, siempre estarán abiertas.

 Su apariencia quizás pueda llevarnos a pensar que están cerradas, pero solo lo sabremos si nos atrevemos a poner en movimiento su bisagra.

Tú tienes la llave. Está en tu corazón. De hecho, te notifico que la llave eres tú.

¿Entonces, estas list@ para ingresar por la puerta del amor ?

 Solo debes dar pasos firmes y seguros por esta puerta que conduce al norte de tu objetivo siendo consciente que por ese camino aparecerán también otros accesos, quizás muy llamativos y con anuncios de colores en neón, orientando el destino hacia falsos pisos y caminos con emocionantes y vertiginosas curvas que dan al vacío de unos abismos sin fondo.

Las nubes observantes, entretanto han planeado un holograma de figuras para miles de mentes sobrecargadas por las exigencias del mundo que buscan espacios silenciosos que quieren descifrar sus vacíos y llenarlos con nuevos propósitos enfocados hacia la libertad de un alma sin condiciones ni prejuicios.

Como queriendo romper el eslabón de una cadena que los aferra al apego a lo material.

¿Cuantos a esta hora en infinitos rincones del planeta están queriendo escapar de su verdugo invisible al que entregaron sus sueños sin haber sido invitados al sucio y egoísta juego del rey ego que se viste de león para creerse el rey de la manada?

 Los talentos, los dones y las capacidades son un regalo universal para quienes quieren encender la luminosidad de su ser para dejarle algo a la humanidad en este efímero paso de ochenta años por este paseo terrenal. 

Pero siempre existirá el libre albedrío de quienes optan por la obediencia a la vanidad enalteciendo a su amo, encontrando atajos y descubriendo las debilidades de la carne para distraer la mirada hacia dentro.

 Un ente ávido de reconocimiento que llama la atención desde afuera, con juegos pirotécnicos de fantasías y frases sueltas pertenecientes a guiones de obras teatrales que aspiran ser adaptaciones de una divina comedia existencial, prestándose ingenuamente para un romance absurdo entre la realidad y la ficción.

 Pero tranquilos, las puertas están abiertas.

Todas las puertas están abiertas.

 La magia conociste en ajustarse pronto al formato de ensayo y error, puliéndonos con nuestros errores y adquiriendo la habilidad de discernir intuitivamente la elección correcta para ingresar por puertas acertadas que conducen a caminos precisos, que también tendrán abismos a los lados, zonas pedregosas y alertas de deslizamiento como pruebas de superación.

El premio eligiendo correctamente, está en obtener la garantía de andar sobre la ruta indicada hacia el norte de nuestra felicidad.

Pues bien. Te he descubierto la trampa. Ahora está en tus manos.

Hakuna Matata

JMC

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Entretenimiento
Artículo

Cucuteños madrugaron con Silvestre Dangond

Fue un concierto a todo dar en la plaza de banderas.

Alfredo Estévez
Región
Artículo

En 200% aumentaron urgencias hospitalarias

En estas unidades hay pacientes tirados en el suelo, sobre camillas en los pasillos, y en improvisadas sillas. 

Cortesía
Publicidad
Fútbol
Artículo

‘El VAR es muy necesario en Colombia’

El presidente de la Dimayor, explicó que la implementación del VAR tardaría al menos 18 meses.

Colprensa
Ocaña
Artículo

Exaltan trabajo zoogénetico que hace la Ufpso

La universidad participó en la versión número 69 de la feria ganadera en Bucaramanga.

Cortesía
Publicidad
+ Deportes
Artículo

Queiroz no será DT de la Selección Colombia

Varios medios aseguraban que el entrenador podría llegar este semestre a la tricolor, pero seguirá en Irán.

AFP
Judicial
Artículo

Lo mató porque le pidió que no se drogara frente a una iglesia

Kevin Mendoza fue capturado por la Policía y deberá responder por el delito de homicidio.

Cortesía
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Cultura
Artículo

Gardeazábal le canta la tabla a los colombianos

Aunque ha sido blanco de varios atentados, el periodista y escritor vallecaucano se siente satisfecho de lo que ha hecho. 

Colprensa
Política
Artículo

Líderes de barrios le piden a Reyes aspirar al Concejo de Cúcuta

También recordaron que durante su paso por la Asamblea, estuvo siempre al servicio de la gente.

Cortesía
Publicidad
Cultura
Artículo

Constain y sus ensayos históricos

La nueva obra del payanés es ‘Ningún tiempo es pasado’.

Colprensa
Política
Artículo

Partidos tradicionales y un debilitamiento programático

Liberales y conservadores viven un mal momento.

Archivo Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.