Formulario de búsqueda

Por: Fabio Humar
Sábado, 2 Junio 2018 - 1:00am

Hedor

Si se podía absolver a un culpable, que había pagado, ¿por qué no cobrarle a un inocente para que no lo investigaran?

Los relojes se convirtieron en los nuevos símbolos de los magistrados, que además de dinero, ahora buscan que los saluden en los clubes bogotanos y les rindan la pleitesía que de niños ellos rindieron. No busca reivindicación, sino venganza. 

El juez no es el que llega para convertir la toga en uniforme y el mallete en la venganza. No. 

Qué dolor, exclaman los incautos. Qué rabia, exclaman las víctimas. Pero yo ya lo sabía. Lo supe desde el consultorio jurídico. 

En 199 llegué al Juzgado - uno que tramitaba asuntos menores- y desde ese momento entendí que muchos jueces estaban ahí, no para servir sino para cobrar venganza. 

La mirada, la forma de saludar (o de no saludar, mejor) y otras actitudes me indicaron que ellos no se percibían como servidores públicos, sino sirvientes públicos, y ello los autorizaba a maltratar al usuario. 

Lo supe yo, que mi tarjeta profesional aún estaba sin usar. 

Y ellos ascendieron, muchos pagando favores a políticos que producen aún más nauseas. Llevaban su muñeca sin decorado, y sabían que el respeto se lograba cuando en ella pudieran ostentar un buen Rolex. Brillante, límpido, y reluciente, para que contrastara con su alma. 

Empezaron por los restaurantes, donde los manjares se sazonaban con dólares producto de lavado de dinero. ¡Oh, Giorgio Sale, gran cocinero!

Y luego de coptar los restaurantes, ellos querían la presa mayor. Los clubes ya no serían esquivos, y a punta de enroques, algunos judiciales y con sellos oficiales, ingresaron como socios de estos lugares. 

Esa era su nueva conquista. 

Ya eran, los magistrados, dignos de alabanza y pleitesía: Sus pulseras excesivas y los fines tapetes del club bajo sus pies, que debían ir protegidos por zapatos italianos, no fuera que usar marcas menores les recordara su pasado. 

Ahora falta la cereza sobre la cúspide del postre, que no podía ser otra que hacerse millonario. No querían engalanar su pared con títulos, faltaba más, o que hijos fueran los mejores, pues eso para qué si habrá herencia. No, ahora la cuenta se debía hinchar. El magro sueldo de 28 millones ya no es suficiente, mucho menos digno, de su alteza. 

Las sentencias y los autos de detención serían la moneda de curso legal en el palacio. Y los males del país, la guerrilla y los paras, permitían que las providencias judiciales perjudicaran a cualquiera, incluso a los inocentes. 

Y ahí estaba el negocio: Si se podía absolver a un culpable, que había pagado, ¿por qué no cobrarle a un inocente para que no lo investigaran? Y ahí empezó la fiesta, donde los asistentes son los que ya reposan en celdas americanas. De otra forma no podía ser, pues por acá la justicia no funciona. 

O mejor: funciona para los que no son inocentes ¿o no, señor magistrado?

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Región
Artículo

Con o sin ‘El Niño’, los campesinos sufren por el agua

Los líderes gremiales hablaron con La Opinión sobre la situación de Norte de Santander.

Juan Pablo Cohen
Vida y salud
Artículo

‘Secretear’ para curar males, un oficio que se inmortaliza

En Norte de Santander aún se ven estos veteranos curanderos que sanan desde esguinces, mal de ojo y hasta niños ‘descuajados’.

Katherine Villamizar
Publicidad
Política
Artículo

Cortocircuito | La contaminación del aire

Lo que es una calamidad de salud pública en otras ciudades de Colombia, en esta ciudad no se le presta la debida atención.

Archivo

Vuelve el clásico del oriente al General Santander

El Cúcuta Deportivo enfrenta este domingo al Bucaramanga, buscando otra victoria que lo mantenga en la parte alta de la tabla.

Archivo
Publicidad
Zona verde
Galería de imagenes

Tasajero, un cerro sagrado

Este espacio natural de Cúcuta es un atractivo turístico cinco estrellas, pero la realidad es otra y triste.

Mario Franco
Judicial
Artículo

Policía incauta madera y carbón en vía Cúcuta-Tibú

Las mercancías están avaluadaa en más de 67 millones de pesos.

Policía Nacional
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Colombia
Artículo

Seis soldados heridos en Arauca tras detonación de explosivo

Los uniformados se accidentaron en los vehículos que se movilizaban, luego de la activación de un artefacto del Eln.

Archivo
Colombia
Artículo

Víctimas del conflicto piden tener en cuenta testimonios de detenidos

Estos reclusos pueden aportar verdades desconocidas y con sustento probatorio contundente.

Colprensa
Publicidad
Colombia
Artículo

Defensoría revisa planes de contingencia en Hidroituango

Las actividades de pesca no se redujeron significativamente, según el gerente de EPM.

Colprensa
Judicial
Artículo

Ataque a bala deja 4 muertos y 1 herido en Cúcuta

La masacre se presentó en el barrio Torcoroma II. Las víctimas bebían licor.

Cristian Herrera
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.