Formulario de búsqueda

Por: Gustavo Gómez A.
Jueves, 6 Diciembre 2018 - 2:00am

La noche de los faroles

La tradición nos enseña que se deben prender velitas, no faroles.

El año pasado, desde mitad de año, comenzó mi mujer a reunir latas de cerveza para hacer farolitos con el fin de iluminar el frente de la casa,  la noche de las velitas, es decir, el 7 de diciembre.

-La tradición nos enseña que se deben prender velitas, no faroles –le dije yo.

-La tradición puede enseñar lo que quiera, pero en mi casa mando yo –me contestó, con dos piedras en la mano.

-¿De manera que yo no mando aquí? –le respondí con tres piedras.

Me miró con lástima, como queriéndome decir “pobrecito”.  Con la sola mirada bastó. Tuve que reconocer que, en efecto, en mi casa mandamos los dos, aunque ella un poquito más.

En seguida vino la orden a los hijos y a mí: “Consíganme las latas de cerveza que más puedan”. Entonces le reviré:

-Usted sabe que nuestros hijos no toman. Salieron zanahorios. Y a mí me la prohibió el médico, por la diabetes.

-Yo no los estoy mandando a jartar. Lo que digo es que me consigan latas de cerveza- Y luego remató, en tono de amenaza: “Yo veré”. 

De modo que le conseguimos montones de latas para los faroles de la noche de velitas. Fuimos a las cantinas, a los bares, a las discotecas, a los basureros. Nos tocó duro, pero le cumplimos la orden.

En realidad, el culpable de todo este despiporre fue el Papa Pío IX (llamado Giovanny Battista antes de ser Papa), quien en el año 1854 declaró que María, la Virgen, había sido concebida sin pecado. El papa anunció que el 8 de diciembre de ese año haría la proclamación, de modo que los católicos de Roma, amigos de las fiestas, los rezos y las montoneras, como también somos por aquí, se reunieron la víspera en la plaza de San Pedro, y por la noche prendieron velas, rezaban y cantaban, en una vigilia en honor a la Inmaculada concepción.

La guachafita les quedó gustando y la costumbre de prender velitas  el 7 de diciembre se regó por todo el mundo para honra de la Virgen y para bien de los que venden velas. La cosa llegó hasta nosotros, y por eso el 7 de diciembre hasta en los cementerios se prenden velas y velones para que los muertos la pasen sabroso esa noche, sin oscuridad y sin responsos, pero con canciones e iluminaciones.

Pues bien, la noche del 7 de diciembre del año pasado, prendimos los faroles (hermosos, por cierto) en el andén y nos sentamos a ver el parpadeo de las llamitas, a escuchar la música a todo volumen de los vecinos y la  pólvora lejana, llena de recuerdos, y a ver las lucecitas de los globos que volaban por allá en las alturas.

Al otro día cuando nos levantamos muy temprano, antes que el sol,  a poner la bandera blanca, encontramos que se habían robado todos los faroles. Cuando nos acostamos los habíamos dejado muy bien prendidos y asegurados a las puertas y ventanas, pero no amaneció ninguno. “Eso fueron los venezolanos”, dijimos al unísono, siguiendo la cucuteñísima costumbre moderna de echarles la culpa de todo lo malo que nos acontece a los hermanos que le huyen al paisano Maduro.

Este año pasaron unos tipos vendiendo faroles para la noche de las velitas. Mi mujer decidió comprarlos para no ponerse en el pereque de conseguir latas, adornarlas, embellecerlas y tener que cuidarlas hasta la media noche. Compró dos o tres docenas para iluminar la casa por dentro y por fuera. 

La sorpresa fue mayúscula cuando mi mujer descubrió que los faroles comprados eran los que nos habían robado el año pasado. 

-¿Cómo lo supo?- le pregunté.

-Porque los marqué con mis iniciales por debajo. 

En efecto, ella, celosa, desconfiada y cuidadosa como siempre ha sido, los marcó a su modo. “¿Será que yo también estoy marcado?”, fue mi inquietud esa noche de faroles.

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Región
Artículo

Controles viales para agilizar la movilidad en Día de la Madre

Norte de Santander celebra a la mamás este domingo. En la vía Cúcuta-Pamplona hay nueve puntos con restricciones.

Cortesía y La Opinión
+ Deportes
Artículo

Fin al Manzana Postobón Team por casos de dopaje

El único club de ciclismo profesional continental que tenía Colombia desaparece de las carreteras internacionales.

Colprensa
Publicidad
Cultura
Artículo

Norte de Santander, protagonista en Premio Obras Cemex

Plaza de mercado de Gramalote ganó en espacios colectivos.

Cortesía
+ Deportes
Artículo

Miguel ángel López es décimo en la general

Perdió tiempo por falla mecánica.

AFP
Publicidad
Política
Artículo

Hernández recibió aval azul para Alcaldía de Los Patios

Con miras a las elecciones regionales del 27 de octubre

Especial
Frontera
Artículo

9.000 niños venezolanos comen con apoyo del Programa Mundial de Alimentos

Las compras se hacen en más de un 90 por ciento en la región.

Archivo La Opinión
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Economía
Artículo

Cómo emprender con poco dinero

Un lazo entre el emprendimiento y la financiación se reinventa.

Internet
Ocaña
Artículo

Mil días para cambiar a Ocaña con niñez pobre

 Secretaría de Desarrollo Humano es la encargada de brindar la atención a los niños pobres.

Cortesía
Publicidad
Judicial
Artículo

Los padrastros, principales abusadores sexuales: Policía

Es importante que las personas comprendan que manosear a un menor de 14 años es un delito grave.

Cortesía
Cultura
Artículo

Convocado II Salón de Artistas de Pamplona

Cuenta con el apoyo del Programa Nacional de Concertación del Ministerio de Cultura.

Roberto Ospino
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.