Formulario de búsqueda

Por: Elisa Montoya
Lunes, 25 Junio 2018 - 1:00am

Miedo post-electoral

Es totalmente comprensible que entre los matices de este miedo post-electoral se encuentren la frustración, el enojo, la rabia, el dolor.

El triunfo de Iván Duque Márquez en las pasadas elecciones presidenciales dejó en al aire un vaho a derrota. El 22% del censo electoral sintió que perdió una gran batalla luego de que el candidato del Centro Democrático se quedara con el 54% de los votos de la segunda vuelta. Por mi parte, siento que perdí desde la primera vuelta, donde la jornada dejó sin posibilidades a la dupla Presidente-Vicepresidente que yo apoyaba y que muchos consideraban era la mejor para dirigir el país y darle un nuevo rumbo.

Sin embargo, no tengo esa sensación de ‘perdió Colombia’ y ‘todo está perdido’, como muchos de los que fueron derrotados por una de las maquinarias políticas más poderosas de este país: Una maquinaria que a pesar de tener entre sus engranajes los corruptos más descarados, criminales confesos (Popeye por ejemplo) y a ultraconservadores que anhelan el retroceso de la Nación en materia de derechos civiles, ganó.

En cambio, si siento mucho temor y miedo. Siento más miedo que el que llevó a diez millones de colombianos a votar por Iván Duque, y esa es la sensación de millones de personas en el país, incluso de los otros 17 millones de colombianos que estando inscritos para votar en esta jornada no lo hicieron y se abstuvieron de decidir lo que consideraban lo mejor para el país (recordemos que el abstencionismo en las Presidenciales este año fue del 46,2% del potencial electoral nacional).

Este miedo es totalmente legítimo sea cual haya sido su opción política durante la jornada. Lo que no es admisible es, que estando del lado derrotado, usted desee el fracaso del nuevo Presidente de Colombia, porque todos, tanto los de izquierda, como los de derecha y centro, vamos en el mismo barco y no podemos desear que este se hunda, bajo ninguna circunstancia. 

Es totalmente comprensible que entre los matices de este miedo post-electoral se encuentren la frustración, el enojo, la rabia, el dolor de patria o como lo deseen llamar, pero no es constructivo, desde ningún enfoque político, anhelar ver cómo ‘arde el país’ a causa de la decisión tomada el pasado 17 de junio: No arderían ‘ellos’, los otros, arderíamos todos. 

Evidentemente, es lamentable que la coalición clientelista de este país haya triunfado y estemos nuevamente entre las fauces de los políticos tradicionalmente corruptos de Colombia, a los cuales no les importa, ni siquiera un poco, el ejercicio de las libertades y derechos civiles. Y esto último, asusta mucho más que cualquier término rebuscado como narco-comunismo o castro-chavismo. Incluso siento miedo de que la victoria de la ultra derecha signifique una vulnerabilidad para mí y para todos los otros hacedores de opinión del país. Sentimos que ‘debemos andar con cuidado’ para no terminar silenciados, de una u otra forma. 

El miedo que invade a millones de colombianos en este momento tiene que ver con los flashback que nos llegan cada vez que vemos el rostro de Álvaro Uribe Vélez, expresidente con 28 investigaciones en curso en la Corte Suprema de Justicia: unas por falsos positivos, otra por la muerte de un defensor de derechos humanos, por el caso del hacker Sepúlveda y otra por presunta omisión en las masacres paramilitares de La Granja y El Aro cuando fungía como gobernador de Antioquia. Este mismo miedo está relacionado con actos de corrupción como Agro Ingreso Seguro, Reficar, las dádivas por votación al referendo (Yidispolítica) y la recepción de sobornos por parte de Odebrecht.

El miedo no emana de la mezquindad, los derrotados no estamos pensando en lo que individualmente podríamos perder con el Gobierno de Duque, sino de las batallas colectivas que se podrían ir al traste dada la falta de oposición en el Congreso, de la reducción del poder de las Altas Cortes, de la invisibilidad de los entes de control ante una maquinaria tan grande y clientelista, de posibles señalamientos a defensores de derechos humanos, de víctimas o líderes campesinos e indígenas, de un retroceso del bienestar social por una reducción presupuestal en rubros como educación o salud, mejor dicho, el miedo a perder lo poco que tenemos todos. 

El miedo aquí no tiene que ver con expropiaciones imaginarias, sino a que ‘El futuro es de todos’ nos hace preguntarnos en qué tipo de futuro vamos a vivir, tanto los derrotados como los que quemaron pólvora y celebraron con la elección del protegido (por no decir títere) de Álvaro Uribe Vélez.

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Cúcuta
Artículo

20 días sin tránsito en las calles de Cúcuta

Desde el 28 de agosto no hay quién imponga comparendos en la ciudad.

César Obando
Región
Artículo

Áreas estratégicas, en la mira

Dos veedurías buscan vigilar estas zonas y evaluar la eficacia de la gestión ambiental en la región.

Archivo
Publicidad
Economía
Artículo

El 52 por ciento de los empleos corrientes serán ocupados por robots

La robotización podría hacer desaparecer 75 millones de empleos de aquí a 2022.

Archivo
Entretenimiento
Artículo

Emprendedoras cucuteñas se lanzaron a trabajar en línea

La primera feria de diseño local duró dos días en el Club Tennis. 

Alfredo Estevez
Publicidad
Ocaña
Artículo

La cruel realidad de los desplazados en Ocaña

Faltan recursos para atender a las víctimas del conflicto.

 

Javier Sarabia / La Opinión
Cúcuta
Artículo

Grave, crisis de los presos en Cúcuta

Las cifras de internos dan cuenta de 3.800, es decir, 1.270 por encima de la capacidad de la penitenciaría.

Archivo
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Pamplona
Artículo

Pamplona: hospital ya pagó $6.200 millones

Con el pago de las deudas, el hospital se salvó de una liquidación que parecía inminente.

Archivo
Judicial
Artículo

Contrabandista herido, en procedimiento policial

El gremio gasolinero denuncia cobro de dinero y exceso de fuerza de la policía.

Cortesía
Publicidad
Judicial
Artículo

Lo encontraron muerto, en La Angalia

El hombre de 48 años de edad fue hallado en un caño.

Cortesía
Economía
Artículo

Subsidios de energía para estratos 1, 2 y 3 se van a mantener: Minminas

“Les damos la garantía de que vamos a trabajar para mantener esos subsidios", dijo.

Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.