Formulario de búsqueda

Por: Fabio Humar
Jueves, 5 Abril 2018 - 1:00am

Políticamente correcto

Mientras se escoja un lenguaje jabonoso, insípido e insonoro, indoloro, todo seguirá igual. 

Ya basta. Ya está bueno de embadurnados de eso que llaman lo políticamente correcto, que se convirtió en una espesa melaza que todo lo cubre, viscosidad que impide decir la verdad, y por ende ocultar los problemas.

Los pobres, ahora se llaman los “menos favorecidos”. Los gordos, ahora son “hipetrigleceridémicos”.  Al rico, se le llama “persona pudiente”, y al feo se le dice “menos agraciado”. Y así, como queriendo evadir la realidad, vamos por la vida.

En algún momento, se apoderó de la humanidad la necesidad de esconder lo que consideraba doloroso, indigno o simplemente incómodo. Y como aquello de tapar el sol con un dedo es imposible, entonces se modificó el lenguaje. 

Viejo truco ese de cambiar el nombre de las cosas, como si por arte de birlibirloque dejara de ser lo que siempre han sido, y se convirtieran en lo que queremos que sean. 

A los viejos les diremos “adultos mayores”, para no aceptar que se están apagando. A los homosexuales, ahora se les debe decir que son “una minoría sexual”, porque aquello de aceptar que otros piensan distinto es muy difícil.

Al paso que vamos llamaremos a los niños “adultos menores”. 

Y es que el famoso lenguaje inclusivo, o políticamente correcto, es escurridizo, como si de una culebra enjabonada se tratara, y se va colando por doquier: Los secuestros pasaron a llamarse “retenciones”.

Los homicidios “incidentes”, y la rampante corrupción, la llamaremos “indelicadeza en el manejo de la cosa pública”. 

Y los efectos no son menores, desde luego. Decir las cosas por su nombre, por doloroso que sea, nos obliga a hacer introspección, a revisar que anda mal, y ver cómo lo corregimos. La verdad duele, sí, pero el dolor es la terapia que se requiere para mejorar. 

Pero esta especie, que se supone la más evolucionada, ha escogido caminos que evitan el dolor. 

Desde cambiar el nombre de las cosas, hasta escoger mandatarios que prometen ríos de miel y leche, a sabiendas de que ello no pasará. 

Desde luego que el lenguaje hiriente y grosero no debe tener cabida, pero a eso no me estoy refiriendo. Ser honesto, directo y preciso con las cosas es la antípoda de grosería y patanería. Es, a mi modo de ver, la forma de ser adultos, de reconocer problemas donde los hay, y dejar de utilizar el pensamiento mágico para atener nuestras necesidades. 

El día que el gordo se diga a sí mismo gordo, quizá deje de comer y solucione su problema. Pero mientras se escoja un lenguaje jabonoso, insípido e insonoro, indoloro, todo seguirá igual. 

¡Cuánto nos falta crecer!

 

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Tecnología
Artículo

Robot colombiano creado para la atención de usuarios concursará en Australia

“Ópera” se prevé que llegue a ofrecer soluciones del “día a día”, gracias a la inteligencia artificial.

Twitter
Mundo
Artículo

Roban alimentos que supermercados tiran a la basura

En Alemania un grupo de jóvenes revisan los contenedores de basura y sacan la comida que, en su mayoría, está por vencer.

AFP
Publicidad
Vida y salud
Artículo

Saltarse el desayuno tiene un componente genético

Según un estudio, omitir la primera comida del día es causa de obesidad y no consecuencia.

Pixabay
Zona verde
Artículo

Descubren una nueva especie de diminuta rana en Costa Rica

La especie mide entre medio centímetro y dos centímetros, es de color café oscuro y su vientre es gris azulado.

EFE
Publicidad
Vida y salud
Artículo

Estas son las enfermedades más comunes en las vacaciones

La diarrea, las quemaduras solares, intoxicaciones y el dengue son las que registran mayores casos. 

Archivo
Colombia
Artículo

En la selva con el Eln, la última guerrilla de América

En Colombia “hay guerra para rato”, según ‘Uriel’, comandante del Frente de Guerra Occidental.

AFP
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Cultura
Artículo

Murió Ana Consuelo Gómez, directora de Ballet Ana Pavlova

Fue la primera bailarina cuando se fundó la Compañía de Ballet Clásico Colombiano en los años 70.

Colprensa
Frontera
Galería de imagenes

'La humanidad no tiene fronteras'

En el marco del Día Mundial del Refugiado, Cúcuta vivirá una toma cultural fotográfica.

Cortesía
Publicidad
Judicial
Artículo

Zozobra en la frontera, aún no confirman muertos por enfrentamientos

Las autoridades no han podido ratificar las versiones de habitantes de Boca de Grita y Puerto Santander sobre una masacre.

Archivo-referencial
Fútbol
Artículo

La sigilosa defensa de Colombia sostiene la ofensiva de James y Falcao

El buen desempeño acercó a los cafeteros al podio de favoritos que se disputan Brasil y Uruguay.

AFP
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.