Formulario de búsqueda

Por: Fabio Humar
Jueves, 5 Abril 2018 - 1:00am

Políticamente correcto

Mientras se escoja un lenguaje jabonoso, insípido e insonoro, indoloro, todo seguirá igual. 

Ya basta. Ya está bueno de embadurnados de eso que llaman lo políticamente correcto, que se convirtió en una espesa melaza que todo lo cubre, viscosidad que impide decir la verdad, y por ende ocultar los problemas.

Los pobres, ahora se llaman los “menos favorecidos”. Los gordos, ahora son “hipetrigleceridémicos”.  Al rico, se le llama “persona pudiente”, y al feo se le dice “menos agraciado”. Y así, como queriendo evadir la realidad, vamos por la vida.

En algún momento, se apoderó de la humanidad la necesidad de esconder lo que consideraba doloroso, indigno o simplemente incómodo. Y como aquello de tapar el sol con un dedo es imposible, entonces se modificó el lenguaje. 

Viejo truco ese de cambiar el nombre de las cosas, como si por arte de birlibirloque dejara de ser lo que siempre han sido, y se convirtieran en lo que queremos que sean. 

A los viejos les diremos “adultos mayores”, para no aceptar que se están apagando. A los homosexuales, ahora se les debe decir que son “una minoría sexual”, porque aquello de aceptar que otros piensan distinto es muy difícil.

Al paso que vamos llamaremos a los niños “adultos menores”. 

Y es que el famoso lenguaje inclusivo, o políticamente correcto, es escurridizo, como si de una culebra enjabonada se tratara, y se va colando por doquier: Los secuestros pasaron a llamarse “retenciones”.

Los homicidios “incidentes”, y la rampante corrupción, la llamaremos “indelicadeza en el manejo de la cosa pública”. 

Y los efectos no son menores, desde luego. Decir las cosas por su nombre, por doloroso que sea, nos obliga a hacer introspección, a revisar que anda mal, y ver cómo lo corregimos. La verdad duele, sí, pero el dolor es la terapia que se requiere para mejorar. 

Pero esta especie, que se supone la más evolucionada, ha escogido caminos que evitan el dolor. 

Desde cambiar el nombre de las cosas, hasta escoger mandatarios que prometen ríos de miel y leche, a sabiendas de que ello no pasará. 

Desde luego que el lenguaje hiriente y grosero no debe tener cabida, pero a eso no me estoy refiriendo. Ser honesto, directo y preciso con las cosas es la antípoda de grosería y patanería. Es, a mi modo de ver, la forma de ser adultos, de reconocer problemas donde los hay, y dejar de utilizar el pensamiento mágico para atener nuestras necesidades. 

El día que el gordo se diga a sí mismo gordo, quizá deje de comer y solucione su problema. Pero mientras se escoja un lenguaje jabonoso, insípido e insonoro, indoloro, todo seguirá igual. 

¡Cuánto nos falta crecer!

 

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Judicial
Artículo

Mortal cita en cementerio de Los Patios

El cadáver de Jhon García quedó entre algunas tumbas.

Alfredo Estévez / La Opinión y Cortesía
+ Deportes
Artículo

Gimnasia rítmica en el coliseo Eustorgio Colmenares

El domingo, desde las 3 de la tarde. 

Archivo
Publicidad
Economía
Artículo

Centro para subasta de ganado ya tiene terreno

Estaría cerca a la nueva terminal de transportes. 

Archivo
Cúcuta
Artículo

Nuevos acuerdos con los ambulantes para 2019

Un encuentro permitió avanzar en compromisos de recuperación del espacio público. 

Archivo
Publicidad
Economía
Artículo

Ahorre su prima de diciembre de manera segura

Es importante saber invertir bien ese dinero para que no se vuelva activo de bolsillo. 

Internet
Región
Artículo

En Villa del Rosario someten puente peatonal a pruebas de carga

Durante una semana la concesionaria San Simón hace las pruebas a la estructura metálica.

Mario Caicedo / La Opinión
Publicidad
suscripciones
Publicidad
+ Deportes
Artículo

Voleibol en Centrales

El cuadro de honor.

Cortesía
Entretenimiento
Artículo

Colombia y Venezuela, por un cupo en Miss Universo

La colombiana Valeria Morales no escatima en energías para lograr su objetivo. 

AFP
Publicidad
+ Deportes
Artículo

Grandes estrellas que se tomarán el Tour Colombia

Estarán Rigoberto Urán, Nairo Quintana y Chris Froome, entre otros. 

Archivo
Cultura
Artículo

Mincultura fortalece el aprendizaje musical

Buscan que, al terminar la primaria, los niños sepan leer y escribir música, cantar a cuatro voces e interpretar un instrumento.

Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.