Formulario de búsqueda

Por: Gustavo Gómez A.
Martes, 28 Agosto 2018 - 3:39am

Se están acabando las cometas

Se acabaron las metras, bolas de cristal, que hacían reflejos con la luz del sol, y cuyo tas-tas, al golpearse las unas con las otras, producían una sensación de satisfacción musical, que seguía resonando toda la tarde.

Se acabaron los trompos. Se acabaron las metras. Se acabaron los caballitos de palo. Y se están acabando las cometas.

Pasaron aquellos tiempos en que muchachos y adultos se reunían en el patio de la casa (porque todas las casas tenían patio), o en el solar (porque todas las casas tenían solar), o en la callejuela del lado, por donde no pasaban carros ni caballos, a jugar al trompo. 

El que perdía, debía poner su trompo al escarnio público, para que los demás jugadores le dieran con el herrón de sus trompos y le sacaran astillas y lo dejaran inservible. Por eso cada jugador cargaba dos trompos: el de jugar, vistoso, de colores, sedito, bien cuidado y con su herrón afilado, y el trompo de poner, viejo, triste, herido y gachareto. Era como una fábula de las personas: algunos lucen elegantes, con buen nombre y buena estrella, y otros van con la suerte en contra, apabullados por la vida, como trompo de poner.

Se acabaron las metras, bolas de cristal, que hacían reflejos con la luz del sol, y cuyo tas-tas, al golpearse las unas con las otras, producían una sensación de satisfacción musical, que seguía resonando toda la tarde. Las mamás, cómplices y asesoras de sus hijos en estos infantiles menesteres, les hacían bolsitas de tela, de alguna camisa ya inservible o de una pañoleta desteñida, para que allí guardara sus metras, sin peligro de desfondar los bolsillos de los pantalones.

Se acabaron los caballitos de palo que servían para recorrer  al galope los corredores de la casa. A veces los niños del vecindario organizaban cabalgatas, como las de los adultos en época de ferias, pero sin dejar cagajones a su paso. Y en la escuela organizaban competencias donde cada caballito sacaba a relucir sus dotes de buena bestia, pujante y veloz,  según fueran las zancadas de sus jinetes.

Se acabaron los camioncitos de palo, que se arrastraban con una pita o el cordón de unos zapatos viejos, y cuyo bufido había que hacerlo con la boca, porque los tales carritos, en un alarde futurista, resultaban silenciosos. En Navidad, cada niño varón esperaba su carrito de madera, así como cada niña, su muñeca de trapo de abundante cabellera, tejida con cabellos de mazorca.

Me entra la nostalgia y la suspiradera con tantos recuerdos de nuestra infancia, tan distinta a la de hoy, donde el celular, con sus muñequitos y sus chistes y sus groserías, es la entretención del niño.

Me entra la nostalgia en estos domingos de agosto, cuando miro al cielo, en busca de cometas, y no las encuentro. El aire de los atardeceres de agosto ya no tiene el encanto de aquellos años, hace pocos, en realidad, cuando las cometas surcaban el espacio y se bamboleaban orgullosas de su porte y de sus colores, como las muchachas cuando van por la avenida quinta luciendo sus formas y su caminar presuroso, luchando contra el viento que les levanta las faldas y les hace cosquillas en sus muslos.

Se están acabando las cometas, que le daban a este mes un toque especial de ensoñación y una enseñanza de que hay que elevarse y elevarse en busca tal vez de lo desconocido, de lo infinito, de la gloria.

Una que otra cometa, acaso despistadas, acaso en el lugar y el tiempo equivocados, se ven, de tarde en tarde, sin aspavientos, casi tristes, rememorando el susurro de los vientos que se quedaron en el recuerdo, pero que no volverán engalanados con el traje de fantasía de las cometas.

Hoy son otros los afanes y otros son los sueños. Todo es adelanto, todo es tecnología, todo es progreso, como dicen los estudiosos de los tiempos modernos. Todo cambia, para bien o para mal. Y es entonces cuando nos damos cuenta que la vejez llegó a nosotros, y que nos toca repetir con el poeta: “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos…”.
  

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Política
Artículo

Se necesita celeridad en el PNIS: alcalde de Tibú

El mandatario le hizo una petición especial al presidente Iván Duque.

Mario Franco
Pamplona
Artículo

Empopamplona no está en venta

La Alcaldía y el concejo frenaron la polémica.

Roberto Ospino
Publicidad
Economía
Artículo

Arroceros de la región no planean reducir cosechas

El gremio espera definir área a sembrar.

Archivo La Opinión
Judicial
Artículo

Un muerto y un herido en accidente de tránsito en Tibú

En el lugar quedó averiada la motocicleta.

Cortesía
Publicidad
Región
Artículo

Asamblea, a sesiones extras

Se espera que esta semana se definan los días de realización de las plenarias.

Archivo La Opinión
Economía
Artículo

Colombiatex reúne a 22 países y 600 marcas

200 personas del clúster de la moda estarán en el evento que se desarrolla desde hoy hasta el 24 de enero.

Archivo
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Judicial
Artículo
Región
Artículo

Estiman $20.7 billones para inversión regional

Se prevé que con estos recursos se prioricen las inversiones para proyectos de impacto territorial.

Archivo La Opinión
Publicidad
Región
Artículo

Lanzan alerta en Toledo por incendios

Activaron los planes de contingencia para hacerle frente a las emergencia.

La Opinión
Judicial
Artículo

Hablan familias de la tripulación secuestrada

‘Queremos que el papa Francisco nos ayude’.

Archivo
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.