Escuchar este artículo

Actividad social en la celebración del Congreso de Historia

Martes, 31 de Agosto de 2021
Para disminuir la tensión acumulada de los preparativos y celebración de bicentenario, anhelo referirme a actividades sociales llevadas a cabo en los cuatro días.

Es apenas lógico que durante el Congreso de Historia que se desarrolló en Villa del Rosario, teniendo como sedes la Casa natal del general Santander y la Universidad de Pamplona, se hable de asuntos pertinentes con la convocatoria, y así fue, con las conferencias y el desarrollo de las mesas de trabajo, como también lo fue en los meses previos a la fecha de inicio del mismo, como lo confirman las ediciones diarias de La Opinión, donde, columnistas propios y externos, expresamos libremente nuestras opiniones sobre el bicentenario que celebramos: la Constitución de 1821. 
 
Es por ello que hoy, para disminuir la tensión acumulada de los preparativos y celebración de bicentenario, anhelo referirme a actividades sociales llevadas a cabo en los cuatro días del Congreso de Historia. Es el caso, por ejemplo, de una tertulia amena en el lobby del hotel Hampton by Hilton, con los doctores Antonio Cacua Prada, Eduardo Durán Gómez y Pedro Vicente Cacua Bernal, momento en que, si bien es cierto que se trata de una plática informal y algo de euforia, no es menos cierto que en ella se tratan temas puntuales de historia y de política, para mencionar algunos, como también apuntes de personalidades de la historia política colombiana que jamás leeremos en libros.  
 
Creo que la sorpresa mayor la tuvo el doctor Pablo Chacón Medina, quien alguna vez me comentó su anhelo de conversar con algunas de las personalidades que asistieron al Congreso de Historia, que son amigos comunes, pues a su residencia, y con la complicidad de Oscar Hernando Villamizar Becerra, le llegamos con Antonio Cacua Prada, Eduardo Durán Gómez, el exministro y exembajador Carlos Rodado Noriega, y Samuel Robinson Davis, presidente de la Academia de Historia de San Andrés y Providencia, quien resultó pariente de una de mis compañeras de estudio en la Universidad Libre, de Barranquilla: la providenciana Gozel Martina Robinson Jackson.

El doctor Pablo Chacón Medina, a quien vi muy lúcido, hizo a los asistentes un recorrido de sus cinco décadas de actividad profesional, su consagración a la poesía y calidades de prosista, y un relato de la vida y obra de los políticos que conoció y estrechó amistad en todos los niveles del Estado, como Horacio Serpa Uribe, entre muchos otros. El doctor Carlos Rodado Noriega, al escuchar esta trayectoria vital brillante, dedicó al abogado penalista ilustre unas palabras de elogio y admiración. En fin, las atenciones de los anfitriones - “Pablito” y Marta Blanco - fueron excepcionales. 
 
En la clausura del Congreso de Historia la Asamblea de Norte de Santander, presidida por el diputado José Luis Enrique Duarte Gómez, reconoció, mediante resolución de exaltación, el trabajo de cuatro personas que impulsaron la realización del citado Congreso: los doctores Armando Martínez Garnica, director académico del Congreso de Historia y presidente de la Academia de Historia de Santander; Luis Fernando Niño López, presidente honorario del Bicentenario del Congreso de 1821; Olger García Velásquez, presidente de la Academia de Historia de Norte de Santander -AHNS-, y Fernando Andrés Chelle Pujolar, miembro honorario de la AHNS.