Escuchar este artículo

Acumulación de males

Domingo, 22 de Mayo de 2022
La desigualdad en Colombia afecta derechos fundamentales como la vida, la salud, la educación y la recreación.

El balance de Colombia en más de 200 años de su construcción como Estado independiente, con toda una estructura institucional, de identidad democrática, según los gobernantes del establecimiento, registra la acumulación de graves problemas recurrentes. Y no son pocos, ni frágiles. Año tras año se han agudizado, bajo la indiferencia o la permisividad de una burocracia ociosa, insensible a los estragos de las políticas perniciosas dispuestas por un Congreso desconectado de la realidad y acogidas por el Ejecutivo distanciado de las necesidades insatisfechas de la comunidad. Ello es la negación a las soluciones pendientes de problemas reconocidos en su gravedad.

Aunque está consagrado en el artículo 1 de la Constitución de 1991 que “Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y la prevalencia del interés general”, la realidad presenta una situación diferente. La división de la sociedad en clases estimula la discriminación y es caldo de cultivo de la desigualdad, con diferencias abismales entre el círculo de poder que lo tiene todo y la mayoría de la población, sometida a los vaivenes de un ingreso por debajo de lo que requiere.

La desigualdad afecta derechos fundamentales como la vida, la salud, la educación, la recreación y otros beneficios que le dan solvencia a la dignidad humana. A las malas condiciones que son predominantes en la existencia de los colombianos hay que agregar crisis explosivas como los crímenes de exterminio de los líderes sociales y de dirigentes de las corrientes políticas de oposición, o defensores de los derechos humanos, la corrupción al por mayor, la penetración política del narcotráfico y el crecimiento de la pobreza, con todas las encrucijadas que produce.

El país no puede seguir en ese desbarrancadero y ya es tiempo que los ciudadanos tomen conciencia de los problemas que no han sido capaces de solucionar los que han gobernado a Colombia. Es hora del relevo de dirigentes dedicados al enriquecimiento ilícito mientras retumba el hambre en millares de estómagos. También hay que sacar al país del laberinto del odio y de la peste de la mentira, con la cual buscan contener los cambios que se hicieron prioritarios.

La elección de Presidente el 29 de mayo tiene que ser la expresión de una voluntad colectiva de dejar atrás toda la escoria política para entrar en una etapa histórica de renovación, a fin de darle a Colombia la dimensión democrática que la sustraiga de tantas frustraciones. Hay que cerrarle espacios al autoritarismo, a la intolerancia y toda forma de represión o de mordaza.

Los malos gobiernos han puesto a Colombia en un nivel de atraso. Se les acabó el tiempo, pues más de lo mismo sería una dosis tóxica.

Puntada

La política en Colombia debe dejar de ser una diatriba de agravios y convertirse en un ejercicio de las ideas, de la verdad y la decencia. Sobran las bodegas destinadas a las jugaditas tramposas y perversas y las versiones amañadas cargadas de picardía.

ciceronflorezm@gmail.com

cflorez@laopinion.com.co

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda