Escuchar este artículo

Casas coloniales cucuteñas

Martes, 16 de Agosto de 2022
Un libro sobre los inmuebles históricos de Cúcuta.

Circula en la ciudad un libro recién impreso que llama verdaderamente la atención, porque es el primer intento que se hace de desentrañar la historia arquitectónica de viejas casonas de lo que pudiéramos llamar sector histórico de Cúcuta. El libro se titula Las casas coloniales en torno al parque La Victoria de San José de Cúcuta, escrito al alimón por dos reconocidos docentes de la Universidad Simón Bolívar y miembros de la Academia de Historia de Norte de Santander: el cucuteño Leonardo Yotuhel Díaz Güechá y el pamplonés Ciro Alfonso Pérez.

 Aunque el título de la obra dice “en torno a”, que, según el DRAE, significa “alrededor de”, los autores, con muy buen criterio, no se ciñen estrictamente a este aspecto, es decir, a lo que fue ese cuadrante en un momento dado, y por ello corren su mirada a calles y avenidas adyacentes al marco estricto del parque La Victoria (Parque Colón). Ello es válido porque de lo que fue ese cuadrante es poco lo que queda y difícilmente se puede saber cómo era, lo que los autores achacan a carencia de material fotográfico, bien “por pertenecer a colecciones particulares de uso restringido” o “el mal estado de algunas fotografías por el paso del tiempo”. De ese cuadrante hoy sólo queda el antiguo Hospital San Juan de Dios, el inmueble del Ancianato Rudesindo Soto y, tengo entendido, la sede actual de la Notaría Primera. Dentro del parque Colón sobrevive lo que alguna vez se llamó Caseta de los músicos y la escultura de la Victoria, obra del cucuteño Olinto Marcucci. 

 De manera que este trabajo es meritorio y el inicio de una gran obra que pueden retomar otros estudiosos, como lo piden los autores, y sería el momento oportuno para hacer precisiones, porque llegarán nuevos datos. Además, como bien consigna el prologuista Fernando Chelle P., también de nuestra Academia de Historia, en Cúcuta las edificaciones históricas de mayor conservación están ubicadas entre las calles 12 y 17 y las avenidas 3º y 4º del actual trazado urbano de la ciudad. 

 En el inicio del libro los autores hacen una serie de consideraciones sobre conservación del patrimonio histórico, ausencia de normas para su preservación y tratan de demostrar que se puede progresar sin destruir el patrimonio arquitectónico y urbanístico de la ciudad. Ellos, concretamente, ahondan en el estudio de inmuebles históricos: la casa natal de Eduardo Cote Lamus, la sede del Diario de la Frontera, casa de Rudesindo Soto, colegio San Juan de la Cruz, Escuela Normal Superior María Auxiliadora, Sociedad de Artesanos Gremios Unidos y el Hotel Internacional. Con el trazado citado por el prologuista encontramos muchos otros inmuebles valiosos: Torre del Reloj, Quinta Teresa, Quinta Yesmín, entre muchos otros.

 La lectura de este libro, ameno y que se puede leer de un tirón, me recuerda la cita del expresidente Alfonso López Michelsen sobre un artículo de Tomás Rueda Vargas, su profesor de literatura en el bachillerato: “Restaurad los viejos caserones coloniales que se desploman injuriados por el tiempo;…”. Rueda Vargas no solicitaba una regresión al oscuro coloniaje. Felicitaciones a Yotuhel y Ciro por este obsequio a la ciudad y sus habitantes

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda