Escuchar este artículo

Cierre de escuelas – Desempleo – Egoísmo - Reconocimiento

Miércoles, 16 de Febrero de 2022
La empresa privada merece un reconocimiento por su apoyo a la salud y a la vacunación, a la reforma tributaria, a la defensa del empleo y al incremento salarial.

Amables lectores: Los ministros de Educación y Salud anunciaron retorno total a la presencialidad en el sector educativo del país. Lo anterior es una excelente idea, pero estimo tardía. No existía justificación alguna en una economía con reapertura total de las actividades productivas, incluidos bares y sitios de diversión nocturno y retorno a las oficinas que las escuelas públicas se mantuvieran cerradas. Leyendo al columnista Francisco Miranda, me sorprendí con el dato de una investigación de la UNESCO y del Banco Mundial, donde se calcula en 17 billones de dólares los ingresos vitalicios que perderán los niños y jóvenes del planeta, por los cierres de las escuelas.

Es ingenuo, afirma Miranda, pretender que casi 2 años de educación, por medio de una plataforma no tenga mayor impacto en la calidad académica. La brecha entre la educación pública y privada en este periodo se agrandó. Mientras gran parte de la educación privada retornó a la presencialidad durante el primer semestre del 2021, más de 3 millones de alumnos del sistema público, no gozaron de presencialidad. No obstante la vacunación para profesores y administrativos, colegios y escuelas oficiales siguieron sin abrir debido a la fuerte oposición de los sindicatos de maestros oficiales a la presencialidad.

Aunque el país ha seguido generando empleo, la tasa de desempleo para octubre del 2021 alcanzó el 11,8%. Por regiones, Cúcuta muestra un alarmante nivel del 16,9%. Es indispensable aumentar la productividad y modernizar la legislación laboral estructurando programas de formación para el trabajo, que permitan responder a las necesidades de personal del sector productivo. Se debe avanzar en el estudio del esquema de trabajo por horas, porque no se debe olvidar que el reto de lograr mayores niveles de empleo, es crucial para nuestro desarrollo económico. 

La pandemia ha sacado a flote el egoísmo que siempre ha caracterizado a la especie humana. Hay falsificación de certificados de vacunación, algunas personas toman un vuelo sabiendo que se han contagiado de Covid con la excusa de usar tapabocas y no tener contactos físicos. Es preocupante que un número de personas estén condicionadas a tener un nivel de egocentrismo e indiferencia. Estamos conjugando de manera sobresaliente el verbo yoyear. Primero yo, segundo yo y tercero yo. Es triste y lamentable que en el país se haya montado una estrategia de orientación política para destruir la imagen no solo del Presidente y del sector privado, sino de todo lo que huela e institucionalidad. 

Colombia ha obtenido logros importantes como se ha reconocido internacionalmente. La revista internacional The Economist escribió: “Colombia primer país que más se acerca a la normalidad previa al Covid”. También añade la revista: “Colombia es el país que más se ha reactivado” y lo ubica con un puntaje de 108,5% de normalidad.

El país se acerca al comportamiento social y económico de antes de la pandemia. La empresa privada merece un reconocimiento por su apoyo a la salud y a la vacunación, a la reforma tributaria, a la defensa del empleo y al incremento salarial. El empresariado ha sido fundamental en estos avances, pues se la jugó a fondo por el país. Aunque todavía existen graves problemas, es indispensable continuar en la senda de lo logrado y corregir lo necesario. 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda