Escuchar este artículo

Consumo hogareño y temporalidad laboral

Miércoles, 22 de Junio de 2022
Los colombianos requieren más y mejores empleos.

Amables lectores: Aunque es de conocimiento público, en Colombia da vergüenza decir que somos productores y exportadores de cultivos ilícitos como coca y marihuana.

Las cifras no nos dejan mentir ni guardar silencio cómplice. El gasto de los hogares, como afirma Mauricio Cabrera, ha sido el verdadero motor de la recuperación económica con un crecimiento del 14,8% mientras que la economía lo hizo solo al 10%, esto representa un aumento en el gasto de 94,6 billones de pesos en el periodo.

La gran pregunta que con toda razón se hace Cabrera Galvis es ¿de dónde sacaron los colombianos el dinero para este mayor volumen de gastos? La pregunta se justifica, porque el año anterior, hubo 1,5 millones más de desempleados sin ingresos y se tienen datos de que un 30% de los hogares en Colombia no tienen ingresos para las 3 comidas diarias.

Algunos expertos en economía dan explicaciones como el aumento de los precios del café en el exterior, unido esto a la devaluación, que ha permitido que unas familias productoras del grano reciban 1,5 billones de pesos adicionales y que las remesas del exterior hayan aumentado en el mismo periodo cerca de dos mil millones de dólares.

Las variables exteriores son ciertas, pero solo representan un 10% del crecimiento del gasto en los hogares. Otro factor a tener en cuenta es el deterioro del ahorro. Según el DANE la tasa de ahorro en los hogares disminuyó en el 2020 del 10,2% al 2,2% en el 2021. En este año los afiliados a fondos de cesantías retiraron 7 billones de pesos.

Por fortuna, existen personas, que sin ser economistas, como el columnista Felipe Zuleta, escribieron que para explicar el origen del dinero utilizado para cubrir el mayor gasto generado en los hogares y que aunque es claro que una parte viene del sector formal de la economía, otro volumen similar viene de cuatro fuentes ilegales, a saber: narcotráfico, contrabando, corrupción y minería ilegal.

Afirma Zuleta que con certeza de no ser por estas actividades ilícitas seguramente no estaríamos hablando de esta recuperación económica y que es triste saber que lamentablemente Colombia se convirtió en la lavandería de dinero ilícito más grande del mundo.

 La explicación es muy cierta y vemos que a pesar de los esfuerzos de erradicación de cultivos de coca, la producción de coca no ha disminuido. La devaluación es un gran estímulo de esta mayor producción pues está demostrado que la coca es el producto que se exporta y que mejor responde a la tasa de cambio. Igual sucede con la minería ilegal que hoy es más rentable por el elevado precio internacional del oro. Aunque no existen cifras recientes que soporten el monto del ingreso de estos dineros a la economía, en las ciudades se ven nuevos ricos que sin explicación alguna de ingresos lícitos realizan ostentosos consumos personales, en fiestas, vehículos y viajes. En Colombia se debe declarar la guerra a la precariedad laboral y a la temporalidad.

Se debe tener como ejemplo lo recientemente pactado en España entre empresarios, trabajadores y el Gobierno, donde se penalizará la contratación de baja duración y se incentivará la contratación indefinida. Se ha demostrado hasta la saciedad que en Colombia por 30 años se ha generalizado la subcontratación o intermediación laboral con falsas cooperativas y que así no se mejora la productividad.

En nuestro país es de absoluta necesidad tener más y mejores empleos evitando el abuso y chantaje que hoy se realiza con el trabajador temporal.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda