Escuchar este artículo

Corta Distancia

Sábado, 4 de Abril de 2015

El sábado 28 de marzo sobre la Autopista Internacional que de Cúcuta conduce a San Antonio del Táchira, alrededor de las diez y media de la mañana un vehículo de transporte público afiliado a la empresa Corta Distancia se accidentó dejando más de una decena de heridos y  sobre la situación presentada pretendo opinar alrededor de varios aspectos que merecen revisión, atención y corrección.

Las declaraciones del coronel Eiver Alonso (Comandante Operativo de la Secretaría de Tránsito de Cúcuta), no tuvieron la claridad pertinente puesto que no conozco pieza alguna vehicular que se llame “troque trasero” tal como aparece en la noticia, presumiendo que se trata de un error en la transcripción de lo expresado por el oficial y así las cosas es probable que la causa del accidente se originó en una falla del tren trasero por agotamiento de algunas piezas que lo conforman y débil o nulo mantenimiento del sistema de suspensión.

Con respecto a la vigilancia de dicha vía y por tratarse de la red vial nacional, el control debe estar a cargo de la Policía de Carreteras aunque es común e irregular ver y ser víctima de los operativos del grupo perteneciente a Tránsito Villa del Rosario, quienes son expertos en normas y las aplican “rigurosamente” pero cuando se suceden a diario los trancones sobre la misma autopista, muy cerca al Puente Internacional Simón Bolívar; no aparecen ni por equivocación porque saben allá no hay nada de nada.

Ahora, es conveniente revisar con las autoridades del país hermano la situación técnico mecánica de los vehículos de matrícula extranjera que cubren rutas autorizadas porque muy a nuestro pesar, dichas unidades además de haber cumplido su vida útil generan contaminación como resultado de emisiones de gases incontroladas y en cambio, las empresas nacionales se someten a revisiones que aunque no son muy eficientes son obligatorias.

La revisión de vehículos debe tener una cuidadosa vigilancia por parte de las autoridades de tránsito puesto que por cada certificado falso adquirido por cualquier medio, se pone en riesgo la vida de muchas personas que no advierten situaciones de peligro derivadas de la irresponsabilidad de los conductores.

El accidente ocurrido deja varias lecciones que deben ser repasadas por los actores de la movilidad porque a decir verdad y con base en lo ocurrido, no pasó mayor cosa toda vez que estamos hablando de una vía en la que transitan miles de vehículos diariamente; aún más en el instante que ocurrió el incidente.

La revisión de los vehículos no puede seguir siendo un “paseo” puesto que la distancia entre la vida y la muerte es bien llamada: Corta Distancia.